Deportes | Juan Manuel Taborda |

Juan Manuel Taborda ingresó con autoridad en el "Salón" de la fama

El invicto villamariense retuvo la corona Latina OMB de los medianos al vencer por nocaut técnico al colombiano Jhon Jairo Terán Martínez, quien tras besar la lona en el cuarto round, no salió a combatir en el quinto asalto

Una vez más dio la talla, pero esta vez Juan Manuel Taborda ingresó en la historia del deporte villamariense. Ya es orgullo de la ciudad.

En la primera velada realizada en el nuevo Salón de los Deportes, lo hizo estallar. Elaboró una gran victoria por nocaut técnico ante el potente colombiano Jhon Jairo Terán Martínez, que no salió a combatir en el quinto asalto.

Su pulcra línea boxística, sus numerosos recursos técnicos, su estilo refinado y sin trampas se encargaron de atrapar a los villamarienses que respondieron a la gran propuesta en buen número, pese a que jugó la selección argentina de fútbol previo al Mundial de Qatar.

Se recibió de ídolo en su tierra. Su gente ya lo conocía, pero la idea era que ganara por aclamación, lo que sólo reciben aquellos deportistas diferentes, los fenómenos.

Es tan humilde y tan grande Juan Manuel Taborda, que opacó hasta minimizar a un rival más alto, que subió al ring con 18 triunfos, 15 nocauts y apenas 1 derrota, pero se retiró con la pena máxima y con una mínima expresión boxística (más allá de la paliza que recibió, una seria lesión en su mano izquierda impidió su continuidad).

Deja su sello en cada combate. Taborda ratificó que pega fuerte y preciso y que no le pueden pegar. Ni el más temible de los noqueadores colombianos de su categoría lo pudo encontrar, como tampoco los nacionales pudieron quebrar su invicto, que se extendió a 18 triunfos (11 por nocaut, 1 empate).

El primer round fue una demostración de lo inteligente que es Juan Manuel Taborda. No dudó en quitarle el protagonismo a un rival de potente pegada, que ni pudo soltarse, casi ni tiró. Lo anticipó, se mostró más rápido, le achicó los espacios con su jab que es contundente, a punto que el visitante admitió que sintió un recto al mentón, que no pudo asimilar.

El segundo asalto fue un testimonio elocuente de superioridad. Si Terán Martínez no pegó en el primero, tampoco pudo en el segundo, que lo vio arrodillarse en la lona (el árbitro juzgó por resbalón, pese a que había recibido un cross de derecha en el oído).

El colombiano entendió que el tercero podía ser “el vencido” y se atrevió a proponer, pero Taborda sacó a relucir al estilista, y el Salón estalló al compás de su tremenda cintura y sus dotes para esquivar y neutralizar golpes, escapando airoso, y al mismo tiempo pegando duro. En un cruce, el colombiano lo rozó y le hizo sangrar sus fosas nasales.

Por primera vez sangró en su tierra Taborda, suficiente motivo para decidirse a terminar el combate en el cuarto, en el que mostró toda su alta gama de golpes, y el colombiano cayó pidiendo piedad.

La campana lo salvó, pero ya no salió al quinto asalto. El estallido de reconocimiento a Juan Taborda fue emocionante. El boxeador se había transformado en ídolo, por sus condiciones de boxeador fenomenal y por su grandeza humana.

Camino a la gloria, Taborda ya ingresó con autoridad al Salón de la Fama en su ciudad, donde demostró que está listo para pelear por el título mundial.

“El Anfiteatro es muy grande, pero será un lindo desafío poder llenarlo”

Lo afirmó Juan Manuel Taborda, quien consideró: “Sentí el apoyo de la gente de mi ciudad. El colombiano me atacó y pega fuerte, pero no me pudo encontrar”.

El público se retiró del Salón de los Deportes con la satisfacción de haber encontrado lo que fue a ver.

Juan Manuel Taborda demostró que es un fenómeno como boxeador, que es diferente en el ring y que es capaz de convocar y ser amado e idolatrado por su ciudad, que lo vio ganar con autoridad.

“Me siento muy feliz por la respuesta de la gente. Espero volver a hacerlo en mi ciudad. Me sentí cómodo, gané todos los rounds. El rival me atacó, lo que pasa es que pegaba fuerte y no me encontró, sólo me rozó. Yo no podía errar, porque si me conectaba, me mandaba a la lona”, dijo el invicto.

Aclaró: “Vi lo que hacía, lo anticipé para que no se viniera, y era cuestión de tiempo a partir del segundo round, porque me sentía cada vez más activo. Me hubiese gustado que saliera al quinto, ya lo había conectado y había caído”.

Estimó que “el cabezazo fue en el primer round, pero no me cortó. El sangrado me sorprendió y tenía que conectar un golpe justo, en la sien o en la cabeza. Me tomé mi tiempo para medirlo y por suerte pude ganar antes del límite como quería. Sentí el apoyo de la gente”.

Resaltó que “él era más alto y más largo de manos. Tenía que meterme con velocidad cuando lanzara y después fue cuestión de tiempo. Él tenía pegada, por eso me sirvió este combate, porque me atacó bastante más que otros. Me tocó, pero no sentí su mano pesada. Él esperó para tirar la derecha, pero lo conecté fuerte varias veces, al cuerpo y a la cabeza”.

Consultado si quiere otra pelea en la ciudad, dijo: “Podría ser en el Anfiteatro. Es muy grande, pero será un lindo desafío poder pelear y llenarlo. Será cuestión de ir por otro título y quizás ese sea el momento ideal. Pero me encantó volver a Villa María y me sentí feliz”.

Fotos, abrazos, autógrafos, besos y cantos. El nuevo ídolo de la ciudad ya había esquivado casi todos los golpes arriba del ring y tuvo resto para bajar del cuadrilátero y prestarse a recibir toda muestra de afecto y dialogar con todos los periodistas. Cuando se es grande, la humildad es la mayor riqueza, y el saber no ocupa lugar.

En el Salón ahora, en Unión en su debut profesional, o en el Anfiteatro mañana, Taborda es un crack en el ring y está lleno de grandeza.

Resultados de una velada histórica

Marianela “La Chila” Ramírez retuvo el título sudamericano supergallo en una espectacular pelea en la que venció en fallo mayoritario a la venezolana Diana “La Princesa” Rodríguez, que sufrió el descuento de 1 punto en el quinto round, lo que resultó letal.

Es que un juez vio ganar 95-94 a la púgil extranjera, que mostró muy interesantes recursos técnicos y firme pegada. En cambio, otros dos vieron ganar a “La Chila” por 95-94, eligiendo a la “fajadora” de Río Segundo, por su coraje y su inquebrantable ir al frente tirando.

¿Habrá revancha? También fue polémico el empate de Diego Perello (ganó 3 de los 4 rounds) y el cordobés Maximiliano “Tenaza” Suárez, quien nunca claudicó y tuvo su premio.

José “Puro” Paz perdió por nocaut a los 52’’ del primer round ante el mendocino Alejandro Gatica. También perdió por nocaut 1 Santiago Prado ante el bonaerense Cristian Pereira. Empataron Enzo Cancino y Mario Ferreyra.

Lo que se lee ahora