Villa María | Juguetes | desarrollo | mundo

Juguetes sin género

Los juguetes y juegos para los niños son fundamentales ya que les permiten desarrollar distintas habilidades. Por eso es importante dejar que elijan con qué quieren jugar, sin limitarles las opciones.

POR JULIETA VARRONI

Los juguetes son sin lugar a dudas una de las debilidades de los niños. A lo largo del tiempo la variedad de juguetes ha ido en aumento y lo seguirá haciendo.

Muchas veces escuchamos relatos de nuestros padres o abuelos, de cómo sus juguetes eran pocos, pero muy queridos y atesorados por ello. Hoy la gran variedad en formato, diseño y utilidades conquistan el mercado. Sin embargo, no solo vemos variedad, sino que el uso con el que fueron pensados también resulta una novedad en sí.

Desde hace mucho tiempo tenemos incorporado un pre concepto de que algunos colores son de niñas y otros de niños, así como también que hay ciertos juguetes que tienen exclusividad para ellas y otros para ellos. De igual manera, aunque aún tenemos bastante interiorizados estos estereotipos, actualmente podemos encontrar, cada vez más opciones y darles a elegir a los mismos niños en función de sus gustos y preferencias.

La importancia del juguete

Jugar educa, socializa, transmite ideas, creencias, cultura y configura los esquemas sociales presentes y futuros de la mente del niño y la niña. Ofrece modelos de actuación ante varias situaciones de la vida hasta la construcción de su identidad y personalidad. Por eso es tan importante dejarlos que elijan con qué quieren jugar, sin limitarles las opciones.

“El juego toma en el niño un papel muy importante y serio, tanto, así como en los adultos es importante nuestro trabajo. Los niños se toman muy en serio el jugar, porque es uno de los motores de su desarrollo. Aquellos que no juegan no alcanzan un desarrollo integral. Cuando hablamos de jugar hacemos referencia no solo a las dimensiones placenteras y de distracción sino también a la construcción de su psiquis. A partir del juego conocen y construyen el mundo. Se da lugar al desarrollo de la inteligencia, la creatividad y la imaginación, lo que le va permitir ensayar nuevas soluciones ante problemas que se le presenten en el futuro”, manifestó la Psicóloga Micaela Maldonado (M.P 12261).

Aclaro también que, “mediante el juego, proyectan su mundo. El jugar no es solo una actividad es una forma de comunicación ya que ponen en él, sus afectos, sus pesares, sensaciones, etc. Mediante el juego toma una postura activa con lo que les pasa.”

Los juguetes sin género son una realidad. Los niños no distinguen entre juguetes para niños o niñas, ellos distinguen entre juguetes que les divierten y los que no. Somos los adultos los que, (no en todos los casos) les hacemos considerar que un juguete es adecuado para niños o para niñas.

Es importante que, en la acción de jugar, tanto el niño como la niña, jueguen indistintamente a todo y prueben diferentes opciones para crear sus propios gustos y preferencias disfrutando del juego simbólico.

“Los juguetes son el objeto que los niños manipulan en la acción de jugar. Desde los que compramos en una juguetería, un artefacto tecnológico o quizás un objeto cualquiera como una caja. Para ellos, lo que tiene a la mano lo transforma en un jugete porque va a ser la forma que el niño o la niña entiende el medio en el que vive. Es importante que puedan acceder a todos los juguetes, siempre acorde a su edad o al acceso que se pueda tener. No recortarle la cantidad de juguetes por el género, porque le estamos dando una forma de construir la realidad de su mundo recortada”, indicó la Dra. Maldonado.

Juguetes sin género

En primer lugar, debemos tener claro que la idea extendida de que determinados juguetes son de niños y otros son de niñas, es un error.

Cuando se habla de juguetes sin género, no se trata de juguetes especiales, sino se trata de evitar el concepto de que los juguetes tienen un género relacionado al sexo y concienciarse de que todos los niños pueden jugar con todos los juguetes. Las familias debemos dejar que nuestros niños puedan jugar a lo que más les gusta, disfrutar de los juguetes y dejar a un lado los estereotipos.

La sociedad ha evolucionado y los juguetes sin género permiten desarrollar todas sus capacidades y habilidades. Si las nenas no pueden jugar con autitos, piezas de construcción, pelotas, muñecos de acción, etc., se están perdiendo de desarrollar capacidades relacionadas con el conocimiento espacial, orientación, coordinación etc., y si no dejamos a los nenes jugar a las cocinas, con muñecas, disfraces, se perderán desarrollar habilidades sociales, motricidad fina, etc.

El siglo XXI avanza modificando algunos estereotipos en general. Pensar en juguetes unisex ayuda a acercar a los niños y niñas a sus verdaderos intereses sin limitar sus oportunidades de desarrollo. Hoy esos límites, tan duros en otros tiempos, se están borrando y surgen los espacios donde ambos sexos juegan con juguetes diversos más allá de su género.

Si a un niño sólo se le ofrece determinado tipo de juguete o de juego, se lo limita, se inhibe su capacidad de inventar, que es lo más significativo en la tierna infancia.

“En el mundo actual las tareas domésticas, la crianza de los hijos, la toma de decisiones, son compartidas tanto en hombres como en mujeres algo que en otra época no ocurría. Un varón que pida un bebote y no se lo damos, le estamos recortando la construcción de su propio mundo”, declaró.

Si un niño no juega con una muñeca, o una niña no usa herramientas para construir, seguramente es porque a nadie se le ocurrió ofrecérselos para jugar y si, en el mejor de los escenarios, sí tuvieron la posibilidad de jugar con ellos y aun así no los prefieren, también está bien, porque para los niños el juego es una actividad fundamental para su desarrollo y ellos deben poder elegir eso que les despierta curiosidad. Si los niños solamente juegan con un tipo de juguete, entonces están perdiendo la posibilidad de adquirir muchas otras habilidades.

Frente al interrogante sobre la irrupción del concepto “juguetes unisex”, la profesional indicó “los juguetes unisex facilitan el aprendizaje de todos los roles que podemos tener dentro de la sociedad. Al mismo tiempo resaltar que esos roles no sean impuestos por el sexo, sino una construcción a partir de poder darles infancias libres para mejorar el desarrollo de esos futuros adultos y para que eso ocurra debemos empezar a trabajar desde la infancia”, concluyó.

Es importante dejar que cada niño escoja libremente sus juegos favoritos después de mostrarles todas las alternativas, sin juzgar esa elección, porque después de todo, una princesa puede jugar con barro y los muffins horneados por un superhéroe son bastante ricos.