Villa María | juicio | víctima | Justicia

Habló el hijo de la víctima: "Siento que en Villa María no hay justicia"

Al finalizar el juicio, Vidal Martínez, el hijo mayor de Luis, hizo saber su frustración por el fallo, al que consideró “injusto”.

“Siento que en Villa María no hay justicia. Se lavan las manos los jueces, los fiscales, todos. No puede ser que no hayan encontrado a un responsable con todas las pruebas que había”, aseveró con profundo dolor el joven de 22 años.

La estrategia de los abogados defensores consistió en que Nelson Fabián Druetta (el padre de los jóvenes) asuma la responsabilidad por la muerte de Luis Vidal Martínez y también por los golpes que recibió Nicolás Héctor Ancovic.

Agustín, el mayor de los hermanos, declaró ante el Tribunal que no estaba en la casa cuando Martínez recibió la golpiza. Máximo, en cambio, dijo que sí estaba en la vivienda pero que no escuchó nada porque llevaba auriculares. Haciendo uso de la última palabra, el progenitor de Agustín y Máximo se hizo cargo del hecho:“Sólo me defendí de los ataques, pero no maté”.

Ante Puntal Villa María, Vidal Martínez dijo convencido que no fue una sola persona la que atacó a su papá. “Uno de los hijos tenía el pie con moretones. Le pegó a la pobre víctima cuando estaba en el suelo”, comentó.

“A mi papá le pegaron patadas, le rompieron el cráneo, no se pudo defender, encima lo atacaron con palos, no puede ser que no hayan encontrado al culpable. Es un fallo injusto”, destacó.

“La de mi viejo es un alma en pena. No puede descansar en paz porque no han hecho justicia contra los asesinos”, dijo en otra parte de la charla, de la que también participó su madre, Claudia Laciar.

El hijo de la víctima, también oriundo de Laboulaye, como su padre, reconoció que para poder viajar a Villa María y participar de todas las jornadas del juicio tuvo que pedir plata prestada a un amigo.