Regionales | Justicia | acusado | empresa

Cabrera: estafó a sus patrones y ahora deberá pagarles casi $ 60 millones

El hombre fue denunciado en 2015 por la empresa manicera para la que trabajaba. Además de los gastos que le fueron impuestos por la Justicia riocuartense, el empleado fue sentenciado a 2 años de prisión condicional

La Justicia de la ciudad de Río Cuarto penó con dos años de prisión en suspenso y el pago de casi 60 millones de pesos a un empleado administrativo que estafó a una empresa manicera de General Cabrera para la cual trabajaba. La denuncia de la firma contra el trabajador fue realizada en el año 2015, y días atrás se conocieron los argumentos de la condena. Se trató de un juicio abreviado, dado que el acusado reconoció haber cometido el delito.

“Las pruebas eran contundentes, era imposible que no fuera condenado”

El abogado Juan Cignetti, representante de los damnificados (Grupo Cavigliasso), detalló a Puntal que "la sentencia fue dictada en el marco de la causa que se sigue en contra del señor Hernán Salvo”. Explicó que el fallo fue dictado por la Cámara de Acusación de Primera Nominación, el día 30 de marzo, y los fundamentos fueron brindados el 22 de abril.

La causa era por hurto y falsificación de documento privado, y estafa. Y en esta sentido el letrado explicitó que “la pena, en concreto se la imponen por el delito de estafa ya que el delito de hurto y de falsificación de documentos, entiendo estarían prescriptos”. “El proceso tuvo muchas idas y vueltas, en tiempos en los que la Justicia que estaba desbordada de causas, pero las pruebas eran contundentes, y a partir de ahí, era imposible que no fuera condenado”, recalcó el abogado.

En cuanto a los dos años de prisión en suspenso que se le impusieron al acusado, Cignetti explicó que "es una condena penal que si bien no es de cumplimiento efectivo impone una serie de restricciones que va a cumplir con riesgo de que se pueda agravar su situación procesal”.

Asimismo, advirtió que el fallo “contiene una condena civil, que todavía no está firme, pero le demanda resarcir el perjuicio patrimonial causado a la empresa y eventualmente esa parte de la sentencia podría ser recurrida por parte de los abogados del acusado”.

La liquidación presentada arroja una suma de 58.500.000 pesos y "desde luego eso se sigue incrementando hasta el momento del efectivo pago y eso por supuesto más costas", subrayó el abogado defensor de la firma afectada.

Sobre si el acusado es solvente para afrontar el pago de lo que se le impone, Cignetti fue cauto. "Estamos analizando las alternativas procesales que vamos a seguir, motivo por el cual en atención al secreto profesional es que no puedo dar más información".

“Este tipo de proceso tal vez no tiene tanta prensa pero para los damnificados y para la sociedad toda es importante saber que la Justicia avanza y que llega", recalcó.