Villa María | Justicia | Violencia | mujer

Verónica Vivó pedirá a la Fiscalía General que revise el accionar de Juliana Companys tras una detención

La edil declaró que una joven mamá fue aprehendida por 7 días cuando se podía comprobar que la denuncia por violencia familiar era falsa. Por su parte, la funcionaria de la Justicia aseveró que hacía su trabajo

El viernes pasado una joven de 26 años fue detenida por presunta autora de violencia familiar contra su hijo de 3 años, a quien le habría propiciado heridas con un látigo.

En torno a este hecho, la edil Verónica Vivó convocó a la prensa y anunció que presentará a la Fiscalía General una nota para que sea revisado el accionar de la fiscal de segundo turno, Juliana Companys, quien ordenó el allanamiento en el domicilio particular de la acusada y posterior detención.

En la conferencia, Vivó declaró que fue testigo de los hechos que son adjudicados a la joven y que no fueron de esa manera. “La lastimadura que el niño tiene se produjo en mi casa, en mi patio, con mi familia y por mi perro”, remarcó Vivó y agregó: “Y el padre lo sabía”.

La edil describió que la mujer fue detenida el viernes 13 pasadas las 21.30, que el sábado podían comprobar que los hechos no fueron de esa manera; sin embargo, aseguró que la joven permaneció en alcaldía hasta ayer a las 13.45.

En torno a esto, Vivó garantizó que la denuncia la realizó su ex pareja de la joven con quien posee una causa con la misma carátula hace tres años.

Por otro lado, este medio se comunicó con la fiscal Juliana Companys, quien manifestó que no hay nada que responder, que llevaba a cabo su trabajo.

Presentación

“No me voy a callar en este caso de violencia de género e institucional, en este atropello que esta mujer llevó adelante”, expuso Vivó y agregó: “Voy a remitir todas las acciones de la fiscal, detalladamente a la Fiscalía General para que pueda evaluar todo el proceder que tuvo pero también lo voy a poner en conocimiento al gobernador, a quien le voy a pedir una audiencia”.

También sostuvo que tendrá reuniones con todas las funcionarias de la Provincia que están comprometidas con las causas de violencia. Además, precisó que comenzarán la semana que viene a gestionar todo lo mencionado.

“Los funcionarios públicos somos los que más tenemos que estar velando por la seguridad y por la gente” expresó y agregó: “En nuestra ciudad nadie es más que nadie, somos todos iguales y tenemos que velar por esto”.

Al respecto, prosiguió: “Esta señora llegó hace dos años y ni siquiera la Justicia sabe cómo lo hizo al lugar en donde está” y enfatizó: “La verdad que su accionar demuestra que no está preparada para la función que tiene que desempeñar o para el rol que juró desempeñar”.

La situación

En la conferencia, Vivó contó su perspectiva sobre los hechos. En ese sentido, relató que ella se encontraba con la joven cuando la Policía notifica sobre la denuncia. Tras pedirle que se dirija a su domicilio particular, la edil acompañó a la mujer que es su amiga y compañera de trabajo.

“El mismo día del allanamiento, estaba con esta joven, quien recibe la llamada de la policía donde le dicen que necesitaban que fuera a su casa porque necesitaban entregarle una notificación. Entonces es que decido acompañarla, allí el oficial de Justicia y la policía dicen que vienen por una denuncia de que le había pegado a su hijo con un látigo o el cinto que le había producido la lastimadura.

“Le dije que había presenciado el hecho, que había sido en mi casa, que me ofrecía como testigo. Que lejos de ser una madre golpeadora, que me ponía a disposición de la Justicia”, narró Vivó.

Y continuó: “Me dijo que yo no era quién para molestarla un viernes a las 21.30 de la noche a una fiscal de la ciudad de Villa María. Ahí entendí que la soberbia no escucha. Estamos en las manos de esta gente para que decida nuestra libertad, nuestro futuro, es alarmante”.

“El lunes y el martes, la fiscal no movió la causa”, dijo y siguió: “Estamos hablando de una mujer encerrada en la Alcaldía, donde se detienen a personas por un par de horas o un fin de semana. No hay ningún tipo de comodidad, no hay duchas y duermen en el piso”.

En continuidad, dio a conocer que la jueza de Control pidió la libertad y que demoraron en remitirla. “Hoy estamos absolutamente desprotegidos, el principio de inocencia no existió. El mismo sábado demostramos que se trataba de una denuncia falsa”, aseveró.

“En una causa de violencia familiar le tiraron con toda la violencia institucional a esta joven mamá. La Justicia recién ayer (por jueves) se acordó que tiene otra hija y empezaron a averiguar dónde estaba esta nena de 5 años y oficiaron al Municipio para que vaya a la casa donde hicieron el allanamiento para ver si estaba allí”, detalló.

También aclaró que los demás ediles están al tanto, pero que se trata de una cuestión más bien personal, por eso prefirió dejar de lado su acompañamiento.