“La participación ciudadana evolucionó y nuestro desafío es estar a la altura”

El presidente de la Dirección de Participación Vecinal, Sebastián Panero, habló de la responsabilidad que implica llevar la voz de los centros vecinales al Municipio. También precisó por qué cambió el periodismo por la gestión

El mejor mapa de la ciudad está, sin dudas, en la habitación 221 del ex Palace Hotel. Como si algún huésped de otros tiempos hubiese soñado la ciudad futura y el plano de sus 34 barrios se hubiese adherido a la pared. Una gigantografía onírica que se fue volviendo de 3D ventanas afuera. Y quizás por eso es que allí, en la misma habitación 221, funciona el Área de Centralización y Vecinalismo de la ciudad; esa que preside Sebastián Panero y su coequiper, Laura Sánchez. Para que nadie olvide que toda urbe crece primero en el plano de los sueños.

Y así es que Sebastián, experiodista de este medio, explica por qué cambió de rubro, dejando atrás el “rec” para poner “play”.

“Yo necesitaba hacer cosas y con el periodismo no me alcanzaba. Cuando hacía judiciales, escribía con angustia sobre la dura realidad de muchos barrios; viendo pibes con problemas y sin poder hacer nada, sólo escribir. Por eso cuando surgió la propuesta de ocupar esta dirección, no lo dudé. Ahora, en vez de informar sobre la realidad, puedo contribuir a cambiarla”.

-¿Y has podido hacer cosas por esos chicos y barrios?

-Sí. Pero tampoco es que uno tenga la posibilidad de dar solución a todo. Igual, esto es algo muy distinto al periodismo. Lo que yo siento es que me sumé a un equipo que hace un grandísimo esfuerzo para trabajar esos problemas desde un punto de vista humano y social. Hay muchos proyectos del Área de Inclusión, por ejemplo, que están profundamente pensados. Y te puedo decir con orgullo que soy parte de ese equipo y de esos proyectos.

Amplificación sensible de la voz barrial

-¿Y cómo definirías, entonces, el espíritu de la Dirección de Participación Vecinal? 


-Nuestra misión es ser el nexo entre el Municipio y los centros vecinales, porque son ellos quienes trasladan las inquietudes del barrio hasta acá. Y esos reclamos pueden ir desde una calle poceada y una luminaria rota hasta problemas puntuales de faltas de garrafa, colchones, bolsones...

Por su parte Laura Sánchez, vicepresidenta y coequiper de Sebastián, agrega que “la idea de la dirección es regular el movimiento de los centros vecinales tratando directamente con vecinalistas”.

-¿Y cuáles son esas tareas de regulación?

-Pedimos los balances anuales de cada centro -comenta Sebastián-; o si hay una comisión que se ha desmembrado, tratamos de acompañarla para que formen una subcomisión de apoyo y no quede acéfala. Hoy la participación ciudadana evolucionó; ya no es lo que era hace un tiempo. Y nuestro desafío es estar a la altura. 

-¿Cómo es esto?

-Los Centros Vecinales han cambiado mucho su modo de funcionar y hay diferentes realidades en los barrios. Tenés centros vecinales con salones hermosos que se alquilan para fiestas y barrios enteros que todavía no tienen sede. Y estamos trabajando mucho para que la tengan. Hay reclamos del Malvinas Argentinas, Parque Norte, Ramón Carrillo o el Evita, de los cuales hemos tomado nota.

-¿Cuáles son las prioridades desde esta dirección?

-Trabajar en simultáneo con todos los barrios y actuar en función de sus necesidades, receptando inquietudes y  derivarlas al área correspondiente. 

-¿Y cuál es el área con más derivaciones?

-Sin dudas la de Obras Públicas, que es donde se hace el mantenimiento de calles y luminarias. En Villa María hay unas 12 mil luminarias y ese un reclamo y un mantenimiento permanente. Pero el Área de Inclusión está trabajando muy bien también...

-¿Tenés algún caso puntual?

-Sí. Hace poco, a una vecina de barrio Lamadrid le robaron una garrafa y ellos lo resolvieron gestionándole otra mediante el Área de Descentralización. A otra vecina que se le inundó la casa y se le mojó el colchón le consiguieron uno nuevo. y a una que el Pami no le cubría este mes el bolsón de alimentos, se lo consiguieron. Pero no es fácil. Pensá que son 34 barrios y 8 Municerca. Y los pedidos son diversos y permanentes.

-¿Hay barrios que acuden más seguido a esta dirección?

-Sí, pero sólo tiene que ver con el funcionamiento de cada centro vecinal. Normalmente aquellos centros vecinales con los que trabajamos de manera más estrecha, vienen siempre. Y nuestro objetivo es que los 34 tengan la misma relación fluida con nosotros.

-¿Es decir que la frecuencia de los centros vecinales aquí no implica precariedad barrial?

-Exactamente. Porque hoy, desde el Área de Inclusión y los Municerca, están súper identificadas las familias y personas puntuales que precisan ayuda. Están todos contemplados. A veces pasa que tenés un llamado inesperado, como la otra vez que nos dicen “hay un hombre durmiendo en una plaza”. Pero cuando llamé al Área de Inclusión, ellos ya lo habían solucionado. Sabían quién era el hombre y los problemas que tenía. Gracias a ese trabajo de las áreas, se nos facilitó mucho la tarea. 

-Hablando de Municerca, pronto habrá un traslado de alto impacto, ¿no es así?

-Sí, porque el Municerca 3, de barrio Bello Horizonte, se trasladará en pocos días al edificio del exhospital Pasteur; a uno de los barrios más poblados y estratégicos de Villa María. Y desde allí atenderá los reclamos de miles de personas. Y, por cierto, reactivará un sector que durante los últimos tres años estuvo parado en lo laboral y en lo social.

-A modo de balance, ¿qué cosas dirías que se hicieron y cuáles faltan por hacerse?

-Lo que hemos logrado en estos últimos meses fue mejorar la participación de los centros vecinales. Y logramos la reforma en la ordenanza que los regulaban y que ellos habían propuesto; pidiendo pasar de una gestión de dos años a otra de cuatro; para que haya más tiempo de hacer obras y alinearse con los tiempos de una gestión municipal. Haber conseguido eso, nos pareció muy importante. Lo que nos falta es trabajar en actividades conjuntas con más centros vecinales a la vez.

-¿Por ejemplo?

-Por ejemplo en diciembre pasado se hizo por primera vez la Peña del Vecinalismo, de la que participaron 16 centros vecinales. Son un montón, pero nos hubiese gustado que participasen más. La peña fue en el club Rivadavia, y a pesar de que lo organizamos casi pegado a las fiestas y con lluvias tremendas, hubo 500 personas Y ese es nuestro desafío. Que se repliquen y crezcan este tipo de eventos. Porque esto implica salir y hablar con los medios, relacionarse con los vecinos, visibilizar al barrio. Y eso es lo que queremos; que los centros vecinales tengan un papel eminentemente social y de visibilización. 

-¿Lo que viene para el 2019?

-La idea nuestra, como dirección, es seguir fomentando la participación y tener una referencia clara de lo que pasa en los barrios; propiciando la comunicación entre los centros vecinales y el Municipio. Y continuar con un trabajo muy interesante que empezamos a fines del año pasado. 

-¿Cuál?

-Se trata de un ciclo de micros televisivos; “Vecinos”, que hacemos en forma conjunta con la Tecnoteca TV. Son pequeñas entrevistas a presidentes de centros vecinales contando la historia del barrio. La idea es hacer un documental y que los micros se repliquen en todos los canales de la ciudad.

Y cuando llega la hora de la foto, Sebastián y Laura sonríen junto a la gigantografía. Esa ciudad que se sigue soñando desde la habitación 221 del ex Palace y que, como en una película de ciencia ficción, crece cada día hacia el futuro.



Iván Wielikosielek. Redacción Puntal Villa María

Comentá esta nota

Noticias Relacionadas