Las Leonas recibieron a Riachuelo en el Salón de los Deportes. Fue la primera vez que el equipo femenino juega en el estadio villamariense de las grandes emociones.

Si bien habían entrenado la temporada pasada, nunca habían tenido la oportunidad de jugar.

El equipo que dirige Cristian Santander llegó al duelo con las riojanas luego del gran triunfo en Buenos Aires ante Obras. Con la posibilidad latente de meterse en semifinales directamente y sin tener margen de error (Ameghino llegó en el tercer lugar a tres puntos de Obras, que estaba segundo).

Riachuelo ocupaba el quinto lugar pero con el mismo objetivo de Ameghino de terminar lo más arriba posible.

Ameghino manejó el partido a su criterio y siempre fue dueño de todas las acciones del juego.

El primer cuarto fue parejo, pero para el conjunto villamariense. Se cerró 23 a 19. En el segundo capítulo se plasmó la diferencia más grande. Riachuelo quedó en 19 y Ameghino sumó 45. Una diferencia abismal.

El tercer cuarto fue una clara muestra de dominio y contundencia que las leonas cerraron en 60 a 30 y en el último se sentanció con un 78 a 46 tremendo. Hoy vuelven a jugar ante Montmartre.