Villa María | Ley | salud mental | usuarios

Salud mental: "no nos vamos a cansar de decir que la ley nos resguarda"

Lo aseguró Silvana Pons, responsable del colegio de psicólogos de la ciudad de Villa María en torno a los debates que se presentaron a nivel nacional sobre la internación de personas que atraviesan un cuadro de adicción

Más allá del impacto de los últimos dos años que trajo la pandemia, todavía existe un enorme desconocimiento y destrato a una temática importante como lo es la salud mental. Desde cómo hablamos sobre salud mental, cómo tratamos el tema, qué importancia y valor le damos a esta problemática.

En este contexto es que en Argentina se volvió a debatir la Ley de Salud Mental y Adicciones y Marina Charpentier, madre del reconocido músico Santiago “Chano “Charpentier, participó del debate en el Senado de La Nación.

La mujer que se transformó en vocera y activista manifestó: “La ley no me ayudó. Tengo facilidades económicas que me permitieron pagar internaciones carísimas, pero esa no es la realidad del común de las madres. ¿En qué cabeza entra que una persona que consumió marihuana, paco o cocaína va a ir libremente a internarse?”, reclamó durante su discurso en referencia al artículo 20 de la ley de salud mental actual.

Sobre el tema, PUNTAL VILLA MARÍA, dialogó con Silvana Pons MP: 4.816 responsable de la comisión directiva del colegio de psicólogos de Villa María.

“Primero y principal, quiero contextualizar que estos embates en contra de la Ley de Salud mental los venimos viendo en reiteradas oportunidades, con mayor o con menor intensidad, pero siempre se dan” indicó Pons.

En esa línea, la profesional de la salud mental señaló que, “sucede que los casos particulares donde hay una persona o una familia, o un sujeto que está con algún padecimiento subjetivo o mental, se le da un espacio a los medios de comunicación, lo cual está perfecto, no debe ser cercenado de ninguna manera, pero se encuentra bajo una emoción muy particular” remarcó.

La psicóloga opinó que, en esos casos particulares, son personas que no conocen la trama de la ley. La viven como usuarios que es muy válido también, pero de ahí a poder opinar respecto de, si la ley debe ser modificada o no, hay un camino bastante largo por recorrer” señaló y agregó: “esos discursos se empiezan a repetir sistemáticamente en todos los medios de comunicación, sabemos el efecto que tiene cuando una noticia se repite sostenidamente, día tras día, entonces hoy estamos frente a un imaginario que dice que la Ley de salud mental está hace 11 años proclamada y no se cumple, es lo que está diciendo la gente y es falso” completó.

¿Cuál es el reclamo?

Es específicamente el Artículo 20 de la Ley Nacional de Salud Mental N° 26.657, en donde se definen las internaciones voluntarias e involuntarias, es el reclamo que las familias tienen su principal foco.

“La ley de salud mental es organizadora y resguarda a los profesionales que trabajamos en el campo de la salud mental y resguarda a los usuarios” subrayó Pons y agregó: “Puso el derecho humano de las personas con padecimiento mental como algo prioritario que antes no era tenido en cuenta y la Ley nos da cuenta y es parte de un proceso de cambio de paradigma que lleva mucho tiempo, en estos 11 años se han hecho muchas cosas”.

La presidenta del colegio de psicólogos indicó que falta mucho por hacer y que es necesario seguir discutiendo. También ratificó que la ley puede ser mejorable, pero es un marco y funciona.

“La Ley no es obsoleta. Si nos vamos a referir a que hay que hacer cambios porque pasaron años, no. Podemos sentarnos a discutir algunas cuestiones puntuales, pero debe ser un debate abierto; constructivo; sostenido; transversal y federal. Para hacer cambios y opinar, respecto de lo que hay que modificar, si es que lo hubiera” opinó.

Sobre el caso puntual que se hizo público, la psicóloga señaló que, si bien hoy se repite que la ley prohíbe la internación, “no es así” dijo, “la ley no prohíbe la internación y tampoco prohíbe la internación involuntaria, las internaciones se hacen todo el tiempo, todos los días” advirtió.

La profesional explicó que sucede algo que es característico de los usuarios de los servicios de salud mental que es la “cronicidad de los padecimientos mentales”.

“La cronicidad establece que una persona requiere internación, es decir, que tenga criterios válidos de internación, ahora en junio de 2022 y es muy probable que en noviembre del 2022 no tenga más criterios y la persona sea externada y está bien” dijo.

“No significa que haya fallado el equipo interdisciplinario, no significa que la persona no haya hecho modificación. Es muy probable que la persona vuelva a tener otro proceso de internación, quienes trabajamos en esto lo conocemos, pero entendemos que es difícil captarlo por la característica disruptiva que tiene siempre en los usuarios de salud mental en todos los sistemas” observó sobre el tema que se debate.

Falta de información

En torno a la exposición y reclamo de las familias, la titular del colegio que nuclea a los profesionales de la salud mental manifestó que se inició con una premisa que no es correcta que es que no se puede internar, “a partir de allí se empieza a repetir, sistemáticamente algo y se pone en tela de juicio una ley, que repito, puede ser mejorada, pero es muy buena” aclaró

“Es fruto de una gran producción, no fue fruto de una persona que se le ocurrió redactarla y presentarla. Yo invitaría a todos a que vean el recorrido que tuvo la ley antes de ser sancionada, llevó mucho tiempo y mucha construcción en diferentes niveles” reparó.

La profesional explicó que es uno de los temas de debate y conversación entre los trabajadores del área, “Sabemos que pasado un tiempo vuelve a ser tapa en los diarios y no nos vamos a cansar de decir sostenidamente que la ley nos resguarda” aseveró.

“Hay un montón de intereses de por medio, de medios de comunicación que pueden estar sostenidos por la industria farmacológica que mueve millones y de momento no se ve tan beneficiada con la Ley de salud mental, es un planteo que nos debemos dar como sociedad” culminó.

Desde el Colegio de psicólogos de Villa María sostienen que la institución se encuentra abierta a la comunidad, “los usuarios o quién sea está invitado a participar para dilucidar cualquier duda que pueda existir” expresó Pons para cerrar las opiniones.