Villa María | libro | Villa María | caso

Es de Ordóñez, vive en Villa María y en plena pandemia se aventuró a publicar su primer libro

Román Buttiero (24) lanzó hace tres meses una novela del género policial. Comenzó la obra en 2014 y la terminó el año pasado, durante el aislamiento. "Mi filosofía para escribir es ponerme siempre en el lugar del lector", manifestó el escritor ante Puntal

“Luego de su jubilación, Julia Bertesaccker se quedó sola. Nadie la tenía en cuenta. Nadie se interesaba por su delicado estado de salud. Nadie se acordaba de su existencia. O quizás alguien sí, pero era alguien sin buenas intenciones. «Me lo merezco. Me lo merezco… ¿Me lo merezco?»”, señala la sinopsis de “Caso Bertesaccker”, el libro que hace pocos meses lanzó Román Buttiero, escritor oriundo de Ordóñez pero radicado en esta ciudad.

Ante Puntal Villa María, el joven de 24 años brindó detalles de su primera publicación. “Todavía no caigo. Por ahora, mi mente no procesó esto. Cuando le entrego un libro a alguien, no siento que sea mío”, sostuvo durante la entrevista.

-¿Cómo se da el lanzamiento de este libro?

-Escribo desde chico, pero nunca terminaba un proyecto. Siempre comenzaba y tenía las ideas claras, pero por falta de tiempo no las continuaba. Esta historia la empecé en 2014, la tuve que interrumpir por la universidad. El año pasado, con todo lo de la pandemia, encontré el tiempo para sentarme y escribir todo de nuevo. Decidí ponerme en el papel del lector y me pregunté qué sería lo que me gustaría leer. Todas esas preguntas las fui respondiendo para generar una trama sólida que no tuviera huecos ni errores.

-De esa manera fuiste construyendo la historia, pero.. ¿cuándo se da la publicación?

-En abril, aunque el proceso ya venía desde el año pasado. El libro pasa por una etapa de corrección que es bastante ardua. Uno tiene que leer la historia muchísimas veces para ver si tiene errores, corregirlos y mandarlos a la editorial. Es un ida y vuelta bastante largo.

-¿Resulta difícil insertarse en el mercado de la literatura?

-En mi pueblo (Ordóñez), el tema de la venta me resultó más sencillo, dado que es un lugar donde ya me conocen. En esta ciudad, es un poco más difícil, por el tema de que te conoce poca gente. Creo que esa es la mayor dificultad, insertarse en un lugar donde no viviste toda la vida. Más allá de eso, la gente que ha leído el libro me ha hecho comentarios muy buenos, y eso es lo que más feliz me hace. Es la mejor propaganda que puede tener un libro. Que haya satisfecho tanto con el final como con el desarrollo, la trama y los personajes.

-¿Por qué elegiste el género policial para darte a conocer?

-El policial es lo que más me gusta leer,lo que más me gusta ver, lo que más me llama la atención y lo que más me engancha. Quise contribuir a ese género inventando una historia nueva. Actualmente, me encuentro trabajando en una colección de cuentos de suspenso.

-¿Qué lectores del género te gustan?

-Lo primero que leí y que me gustó mucho fue John Katzenbach. Arranqué con El psicoanalista. Leí bastante de él.Creo que es el principal referente en este género.

-¿De qué trata Caso Bertesaccker?

-La novela trata sobre una anciana, Julia Bertesaccker, domiciliada en Buenos Aires. Es una exoncóloga jubilada que no tiene contacto con el exterior. Por decisión propia, después de jubilarse, se aísla del mundo y no tiene trato casi con ninguna persona. Un mal día, esta señora aparece asesinada en su casa. En su extensión, el libro trata sobre la investigación del caso para llegar a la verdad. Se trata de un caso ambientado en Argentina. Los lugares resultan conocidos para el lector y puede sentir empatía con ellos. Los diálogos son absolutamente familiares. La novela es muy argenta y tiene muchas cosas con las cuales el lector se va a sentir identificado.

Más sobre el escritor

La pasión de Román Buttiero por la escritura nace desde pequeño. “En quinto o sexto grado, con todos los cuentos que había escrito en la primaria, armé un librito anillado”, aseveró.

Y agregó: “La escritura siempre fue un pasatiempo que me permitió expresar y plasmar en un papel las historias que se me ocurrían”.

Buttiero llegó a Villa María para estudiar matemática, carrera que cambió por el profesorado de Química. También enseña portugués y toca el piano, la guitarra y el bajo.

Caso Bertesaccker.jpeg