Villa María | libros | escuela | libro

Comenzó a llegar el material del programa "Libros para aprender"

Se trata del programa impulsado por el Ministerio de Educación de la Nación que busca reforzar los contenidos que se enseñan en el aula. "Es un recurso muy valioso", dijo la directora de la escuela República del Paraguay

En el marco del programa “Libros para aprender” del Ministerio de Educación de la Nación, establecimientos educativos de Villa María comenzaron a recibir el material para los alumnos.

Tal es el caso de la escuela República del Paraguay, que ya cuenta con los diferentes libros para primer y segundo ciclo.

“Estábamos esperando hace tiempo los libros, ya que cuando comenzó el año nos habían adelantado que estaba esta posibilidad de material para complementar el trabajo de los docentes y garantizar que todos los chicos pudieran tener un libro de texto cada uno y personal”, manifestó la directora de la institución, Alejandra Caula, quien comentó a este medio que la llegada se produjo ayer por la mañana y que se corresponde con la matrícula que cuenta la escuela.

Los mismos están diferenciados por grado, “son libros muy lindos y vistosos, con mucho color para que los niños puedan trabajar directamente”, indicó.

La educadora adelantó que será un trabajo previo de las docentes que deberán explorar y conocer el material, porque, si bien se corresponde con la currícula a nivel provincial, “cada seño va a preparar su propuesta didáctica considerando qué es lo que el niño puede hacer como aplicaciones de estos libros”, explicó la docente a cargo de la institución de calle Chile.

Contenido

Caula advirtió que los libros enviados por Nación no reemplazan la planificación docente, sino que su objetivo es que se pueda aplicar, reforzar y ejercitar lo que la docente trabaja en el aula. “La seño puede trabajar con el texto informativo y en el libro habrá textos para ejercitar, pero previamente la seño va a enseñar qué es un texto informativo, cuál es su estructura, cómo se debe redactar, qué vocabulario se debe emplear. Después el niño en el libro va a tener la posibilidad de acceder a un texto o crearlo, hay diferentes estrategias donde se podrá aplicar, ejercitar y desarrollar la actividad a modo de complementar lo que la seño enseña en el aula”,dijo a modo de ejemplo la directora.

La particularidad de esta entrega de material es que cada estudiante podrá llevarse el libro a su casa y no será necesario que el mismo regrese a la escuela. “Podrá ser intervenido y dejar sus datos al comienzo donde se encuentra la rotulación”,completó la docente.

En el caso del personal docente, también podrán contar con el material que sumará contenidos a la hora de planificar una clase.

Cabe señalar que cada libro que será entregado contiene todas las área curriculares. En el caso de primer ciclo, se encuentran las cuatro áreas fundamentales (las ciencias, la lengua y la matemática)y para los alumnos de segundo ciclo vienen separados por áreas.

“Estuve explorando algunos de ellos, como el de quinto grado, y los ejes curriculares de nuestro diseño curricular están presentes, como la oralidad, la lectura y la escritura, todo está considerado más allá de que la seño va a hacer su intervención y su impronta para enriquecer y hacer más fructífera la actividad con material que sin duda no es lo mismo que una fotocopia”, explicó la directora de la institución que recibió el material desde el Ministerio de Educación de la Nación.

Refuerzo

Los libros de texto y literarios que cada estudiante ingrese a su hogar colaborará en la relación entre la escuela y la familia, facilitarán el seguimiento de las actividades escolares y permitirán construir lectores críticos, que amplíen sus universos y estimulen su imaginación.

“Es un recurso valiosísimo, primero porque hoy sabemos cuánto es el costo real de los libros y es muy alto y a veces son inaccesibles para las familias y más cuando cuentan con varios niños y hay que dotar de libros a todos. Por eso esta posibilidad de que cada niño tenga su material es invalorable e irremplazable porque no hay cómo remplazar el libro, cuando los sacamos de las cajas hasta nos entusiasma el olor del papel nuevo, la tapa, los colores y las ilustraciones”, expresó y agregó:“No es lo mismo leerlo de una pantalla que tener el libro en la mano, ya que es otra forma de manipular el texto y posicionarte frente a la lectura”.

La directora de la escuela Paraguay señaló que los docentes y el equipo directivo valoran la posibilidad de contar con el material, ya que es un recurso para las educadoras tras dos años de aislamiento y modalidades distintas de trabajo. “Hoy volver a recuperar la posibilidad de que cada niño tenga su libro es valioso y estamos muy contentas por los chicos y las familias”, dijo la directora.

La iniciativa es una política que busca cumplir con el derecho a la educación y garantizar el acceso universal a los libros esenciales para el aprendizaje de los niños.