Villa María | licencia | gill | candidatura

A dos meses del vencimiento de la licencia de Gill, la oposición rechaza una posible prórroga

El concejal radical Luis Caronni aseguró que "hay que tener mucha imaginación" para interpretar que la Carta Orgánica permite otros seis meses de licencia

El intendente en uso de licencia, Martín Gill, necesita ganar tiempo para instalar en la comunidad la candidatura del concejal Pablo Rosso. Por eso lo ubicó de forma temporaria en el Sillón de Viñas, pese al rechazo que generó en gran parte del PJ local.

No le alcanzará con los seis meses de licencia y seguramente pedirá otros seis más. El gillismo argumentará en el Concejo Deliberante que la pandemia del coronavirus impide avanzar en un proceso electoral y allí encontrará los argumentos para pedir la extensión de la licencia, que automáticamente le permitirá seguir a Rosso en el Departamento Ejecutivo.

Esta idea choca con la posición del bloque opositor. Para el edil radical Luis Caronni, “hay que tener mucha imaginación” para interpretar que la Carta Orgánica Municipal (COM) permite una prórroga. Incluso amenazó con judicializar esta resolución del cuerpo legislativo, en caso que se trate y apruebe.

Falta poco más de dos meses para que culmine la licencia de Gill. Exactamente el 27 de junio. Caronni pidió estar unidos para enfrentar la pandemia y dejar las discusiones políticas para las próximas semanas, aunque sí le reclamó a Gill que regrese a la ciudad para encabezar las acciones en contra del virus.

La gente lo eligió hace un año, es el capitán del barco

Dijo además que un pedido de prórroga de licencia “es muy tirada de los pelos” y que no tiene sustento legal.

Al ser consultado sobre las acciones políticas que la oposición local debería encarar en caso de haber elecciones municipales en el corto plazo, el concejal señaló que “el primer paso es garantizar la unidad de todos los sectores, el PRO, el Frente Cívico, la UCR y la Coalición Cívica”.