Deportes | liga | torneo | alumni

"Alumni va a volver a levantarse"

El "Chacho" dirigió a los mejores clubes locales y regionales

Recuerda Jorge Peñaloza que inició su carrera como futbolista en Unión Central, pero primero fue campeón con Central Argentino.

Acota que “los clubes de pueblo de Ligas vecinas pagaban más dinero que en Villa María. De Unión me fui a Río Tercero. Trabajaba en EPEC, pero ganaba lo mismo en la empresa que en el fútbol”.

Destacó que “apenas pasé los 21 años, me pude comprar un auto gracias al fútbol. Acá se pagaba bien en esa época, pero allá ganaba 3 veces más. Mi primer club afuera fue Independiente de Hernando y, aunque luego volví a Unión, me fui 3 años a jugar a Almafuerte en la Liga de San Francisco, donde pagaban más aún”.

Peñaloza sostuvo que “salimos campeones de un torneo Absoluto en 1979, muy recordado. Me lesioné el tobillo y me llevó 8 meses de recuperación. Previamente había jugado un torneo Provincial con gran equipo en Alem, y en la selección de la Liga participé de dos Campeonatos Béccar Varela”.

Contó que “en 1982 el DT de Unión era ‘Tatá’ Requena, pero se fue a Mendoza. Me piden que sea el DT, pero yo aún quería jugar”.

Llegó su hora como DT

Peñaloza se tuvo que convencer que su hora como DT había llegado. “Jugué y era DT un par de partidos, y me terminé peleando con un amigo, porque como compañeros era una cosa, pero como DT me tenía que hacer caso”.

“Para que entendiera que mi rol había cambiado, tuve que llamar al árbitro y pedirle un cambio. ¿Quien salió?: yo”, dijo.

Explicó que “ni el árbitro lo entendía. Ese día colgué los botines. Ese compañero me entendió, y yo comprendí que no podía hacer las dos cosas en ese equipo de Unión”.

“Con ese Unión ascendimos a la A en 1982. Ese comienzo como DT me abrió las puertas de otros clubes. Después de dirigir hasta 1983, me fui a la Liga Bellvillense, donde dirigí a Talleres de Ballesteros”.

“Luego volví a nuestra Liga para dirigir a Alem. Me encontré con un grupo de ‘leones’ como Mazzini, Abate Daga, ‘Pipío’ Martínez, ‘Pelado’ Montes. No eran tan fáciles, pero son ahora grandes amigos, y siempre fueron muy buena gente”.

Sus caminos fueron cambiando de Ligas. “Independiente de Hernando me vino a buscar cuando estaban desafiliados de la Liga Riotercerense. El desafío fue doble, porque no los dejaban irse a la Liga Villamariense”, explicó.

Remarcó que “estaban más cerca de Río III que de Villa María por 4 o 5 metros. Allí hicimos historia”.

“Lo llamé a Eduardo Bassi como PF, y armamos las divisiones inferiores. Empezamos de cero y logramos el ascenso a la A. Luego logramos el título de Río Tercero con jugadores del club. Llevaban mil personas a las canchas. Después de 3 años volví a la Liga”, dijo.

De su etapa en River Plate recuerda con orgullo a aquel joven equipo que “fue subcampeón en 3 finales recordadas ante Alem, que nos ganó por penales. También jugamos un Provincial muy bueno”.

Otro equipo que dirigió fue Acción Juvenil. “Río Cuarto está por encima de las otras Ligas”.

Su primer ciclo en Alumni

Dirigir a Alumni en la ACF era el sueño de todos los DT locales. “Me tocó empezar de nuevo. Daniel Esper y Fabián Yuón me dijeron ‘esto es lo que tenemos en el club’. Pero no había quedado nada”.

“Tuvimos que ir a repatriar a varios jugadores con Gustavo D’ambrosio como PF. Hicimos un torneo de transición, y el 8 de diciembre empezamos una larga pretemporada en Embalse para el año siguiente. Me acuerdo el día porque dijimos que la Virgen nos iba a ayudar. Y así fue”, sostuvo.

Remarcó que “jugamos con Tigre un amistoso, y nos ganó 1-0. Nos querían llevar los jugadores. Ese Alumni terminó ganando invicto un torneo de 17 fechas en la ACF, con ‘Laucha’ Brusa como goleador con 18, y ‘Panadero’ López con 15. Armamos una estructura de 30 jugadores, y era tan bueno el remanente como la Primera”.

Estimó que “la Primera tenía a Mondadori, Cardozo, los Sachetto, Rena, Romero, López, Brusa, Sánchez, Casas, Gardiol, Miranda, Pinto, Amarilla. De abajo aparecían Ferrer, Albornoz, Carrizo. No sabías a quién poner”.

Alumni nunca le permitió cerrar los procesos que inició, ya que cada vez que armó un buen equipo eligieron a otro DT. Sin embargo, volvió a empezar 3 veces y siempre sembró títulos, campañas muy recordadas y grandes equipos. “Es el equipo de la ciudad. Hay buena relación y grandes dirigentes, que estaban un paso adelante. Va a volver a levantarse”.

Lo que se lee ahora
las más leídas