“En el primer torneo con Alumni en la temporada 2004/2005 jugamos una final contra San Martín de Tucumán con Agüero y D’ambrosio. Tenía 19 años y un defensor me negó un gol con la espalda en la línea. Ganamos 1-0 en la Plaza, pero habíamos perdido 2-0 en La Ciudadela”, manifiesta Herrera.

Recuerda: “Ese defensor era Mario Vera. Con él jugué en Chacarita (allí debutó ante River Plate en 2011 en la B Nacional). El centro fue de David Vega (ex Olimpo y Talleres). Era un gran equipo Alumni y si esa pelota que me sacó Vera entraba íbamos a los penales”.

Destaca: “Debuté ante Policial en Catamarca. Me metieron una piña en la boca en un córner. Luego Agüero me hizo debutar como titular ante Central Córdoba. Ganamos 2-1, y me dijo: ‘Equipo que gana no se toca’. Me dio confianza. Le hice el gol del triunfo a Sportivo Belgrano. Me tiré contra el cartel de publicidad. Fue mi primer gol y ganamos 1-0 el clásico”.

“Al Clausura no lo jugué. Me llevó Gustavo Miranda a Rivadavia, pero jugaba con Diego Sachetto, Rodrigo Santoni, Berardo, los López, Rivera, Grande. No le ganamos a nadie, pero aprendí mucho de esa gente. Rivadavia no hizo pie con un plantel bárbaro. Fue un privilegio jugar con esos grandes futbolistas que la rompieron en la Liga. En Rivadavia conocí gente buena”.

“Gustavo D’ambrosio me reabrió la puerta de Alumni. Porque Claudio me fue a ver a la Liga y Raúl González me puso en el banco. ‘Mirá si voy a llevar como refuerzo a un suplente de la Liga’, me contó que dijo. Pero me llevó”, recalcó.

“Los jugadores de renombre jerarquizaron el plantel. La presentación fue ante Belgrano a cancha llena. Alumni tenía sueño y hambre de querer conquistar”, afirmó.

“En 2005 se invirtió. Hubo convocatoria, orden y organización”, consideró como razones de ascenso. “Igual me pasó con Central Córdoba en Santiago (hizo el gol del recordado ascenso)”.

Razones del descenso

Agregó: “Sin ánimo de ofender, no se puede jugar con fuego. Fueron muchas promociones salvadas y nos tocó descender en el partido que menos merecimos perder. Brown de Madryn quería ir a los penales. No querían más cuando Tevez nos hizo el gol en tiempo suplementario. Fue un manotazo de ahogado de ellos. Y para nosotros fue una piña de Tyson”.

Precisó: “Pasó que Alumni jugó tres promociones antes. Coquetear con el fuego es malo. En ese momento había que esperar un mes para jugarlas. Cuando se salvaba, ya estaban todos los otros planteles armados y entrenando”.

Señaló: “Quedaban muchas deudas, no había presupuesto, pero además sólo quedaban los jugadores que no habían arreglado con los demás clubes”.

Alumni va a volver

Herrera destacó: “No hablo del Alumni de los 80, pero el de Santoni o Casas eran equipos muy buenos de Alumni”.

“El que ascendió fue un gran plantel, por algo se ascendió, pero hubo otros muy buenos”, dijo.

Remarcó: “El Tano Riggio armó un equipo que estaba entre los mejores, pero como habíamos sumado 10 puntos en la primera rueda hubo que salvarse del descenso. Le ganamos a Talleres, Estudiantes y se hizo un campañón. Después nos salvamos en Roca”.

Enfatizó: “Esos goles me marcaron. Sé que convertí ante Roca y con Unión de Villa Krause (los 3) en las promociones”.

Fue más allá: “Es un orgullo que me recuerden, pero esa gente que tuve al lado lo dio todo, igual que yo por Alumni. El último intento por ascender fue con Patito Raymonda, Acosta, Godoy, Quiroga, Ronco, Yocca, Caler, Aloi. Se cruzó el parto. En Río Cuarto pensaban que ascendíamos y ellos lo lograron. Pero Alumni va a volver”.

Lo que se lee ahora
las más leídas