Tranquera Abierta | Lluvias | Córdoba | Federico Pagnan

Maíces y sojas tempranas, los más complicados en Córdoba

Los lotes que se sembraron entre octubre y noviembre son los que más daño tienen

En Córdoba hay una región que por estos días hace la diferencia en cuanto estado general de los cultivos: el sur. El resto se encuentra atravesando la ola de calor con un déficit hídrico importante que se acumuló desde diciembre, cuando las lluvias comenzaron a ser esquivas.

“Hay una situación algo diferente en el sur provincial, que en parte se pareció a lo que fue La Pampa, que tuvo lluvias con registros altos y hasta zonas anegadas. Eso implica que tienen una recarga y niveles de agua en suelo hoy adecuados. Pero en el resto de la provincia hay una condición generalizada de estrés, con escasa recarga en el perfil. Cuando uno observa los mapas se ve que la recarga es muy baja”, explicó a Tranquera Abierta, Federico Pagnan, jefe de la Agencia de Extensión Rural de Justiniano Posse del INTA.

Pero agregó: “Si a eso sumamos la ola de altas temperaturas y la baja humedad relativa se conforma una condición de estrés muy superior. Y con el correr de los días se va agravando porque quedan menos reservas en el perfil, que se van agotando. Y entonces cada vez más lotes y zonas entran en estrés severo”, alertó Pagnan.

El cuadro podría cambiar si los pronósticos aciertan en las posibles lluvias en el inicio de la próxima semana, aunque hay pérdidas ya irreparables. “Estamos esperando si eso se va a interrumpir con las lluvias que dan para la semana que viene”, indicó.

¿Cuál es la situación de cada cultivo en general?

En los cultivos depende la fecha de siembra y zona. En Marcos Juárez y Unión, lo que se sembró muy temprano, con influencia de napas, están en condiciones aceptables. Hoy están en etapas de desarrollo avanzados, en llenado de grano, y escaparon en buena medida a esta etapa. Pero en los que se sembraron en octubre, en suelos con menor recarga, hay pérdidas ya mucho más grandes y sin posibilidad de revertirlas. Hay maíces tempranos con suelos inferiores que tienen pérdidas casi totales, incluso muchos que iban a grano se están picando. Y muchos lotes que iban a picado, en zona de tambos como Villa María, lo adelantan pero con bajo contenido de grano. En los maíces tardíos, que es la mayor parte de la provincia, los de diciembre, están en etapa vegetativa, con cuadros de estrés, pero eso no implica una merma de rinde. Hay posibilidad de revertir eso todavía. Si llueve la próxima semana y no se corta, muchas de las siembras de maíz tardío van a tener rendimientos aceptables. Pero si se corren las precipitaciones, empiezan a estar en riesgo.

¿Y la soja?

En el caso de soja, para las siembras de octubre y noviembre estamos entrando en período crítico y en un contexto muy malo, sin reservas y con ola de calor. Está claramente en situación de estrés con porcentajes de pérdidas asumidos.