Los valores de mercado del trigo incentivan su inclusión en la rotación de los cultivos

Carlos Ghida Daza, especialista en economía agropecuaria, explicó los motivos por los cuales el precio se mantiene firme en pizarra y a cosecha. En campos arrendados lograr rentabilidad requiere alta tecnología.

Para aquellos lotes que hayan recibido agua en las últimas semanas el trigo se transforma en una alternativa, no solo por su importancia en la rotación de cultivos sino porque el precio es tentador. En los últimos días la pizarra marca cifras que rondan los 200 dólares y a cosecha no baja demasiado, ubicándose en torno a los 190. Los precios están por encima del promedio histórico. A su vez, los costos de producción, a precios constantes, se mantienen en niveles similares a la campaña anterior, mejoraron incluso la relación con el principal insumo que es el nitrógeno. De todas maneras, según explicó el experto en economía agropecuaria del INTA Marcos Juárez en la Jornada de Actualización Técnica para Profesionales que se llevó a cabo en la entidad, Carlos Ghida Daza, eso no asegura la rentabilidad en campo alquilado, cuyos valores quedaron elevados a partir de los buenos resultados anteriores. Por ese motivo recomendó utilizar buena tecnología para elevar el rinde promedio del cultivo.

“En los últimos años el trigo tuvo un incremento muy grande de superficie a nivel nacional y provincial por el cambio de política económica. Se pasó a sembrar más de 1,5 millones de hectáreas en Córdoba, cuando años atrás estuvo en 400 mil. Eso se debe a que financieramente le ofrece al productor liquidez a fin de año para encarar la siembra de soja. Este año incluso con una mejora esperada del precio, ya que justamente por la sequía estival la soja, maíz y trigo treparon ante la posible menor oferta”, comenzó diciendo Ghida Daza.

“Por ese motivo –añadió- el valor actual está cerca de 200 dólares la tonelada. También a cosecha la cifra es muy interesante, 190 dólares, teniendo en cuenta que el valor medio se ubica entre 160 y 170 dólares. Se trata de una alternativa bastante atractiva”.

Con respecto a los costos de producción, el especialista indicó que se actualizaron en paralelo con el índice de inflación.

“Entre año y año subieron un 25 por ciento en moneda corriente, pero si se elimina el efecto inflacionario están en términos constante. Eso hace que sea atractiva la relación de precios con el principal insumo, que es el nitrógeno. Se transforma en una alternativa para un uso con tecnificación”.

Igualmente, cabe consignar que aunque el cereal muestra un incremento en los valores eso no implica alcanzar fácilmente la rentabilidad en campo alquilado.

“En la campaña anterior subió el costo de arrendamiento, sobre todo porque veníamos de dos campañas con buenos rindes. En zona núcleo un alquiler de 18 quintales de soja se hizo común. En el doble cultivo trigo - soja se reparten 9 quintales para cada uno y ese costo hace que esté en un nivel de indiferencia con el rinde promedio. Con un manejo promedio de tecnología y un promedio de 33 quintales de trigo saldría hecho el contratista pagando esos 9 quintales de soja. Eso hace que sea un poco más arriesgado y debería tener alta tecnología para obtener rindes superiores a 40 quintales de trigo y así lograr una ganancia”.

Otra opción sería renegociar los alquileres, lo que seguramente sucederá en mucho casos ante el cambio de condiciones en la actualidad.



Soja



También se le consultó al especialista su visión sobre los precios esperados en soja, teniendo en cuenta que en las últimas semanas hay una clara tendencia hacia la suba, aunque con oscilaciones muy marcadas.

“La soja es muy variable porque por un lado se juntó el problema local de la sequía, que fue positiva a nivel de precios, y por otro el conflicto por el proteccionismo y la guerra comercial entre Estados Unidos y China, principal consumidor y demandante de la soja estadounidense. Aunque China redirija todo su poder de compra hacia el cono sur, Brasil y Argentina no pueden compensar su demanda total, que oscila en 80 y 90 millones de toneladas. Entre los dos países pueden llegar a 65 millones. Por eso ahora hay cosas raras, como la compra de soja desde Argentina a Estados Unidos, que puede llegar a ser un mecanismo para una posterior triangulación a China”.

Agregó que “lo importante es que el hemisferio sur va a tener un plus de mejora de precios con respecto a Estados Unidos, que es interesante para el productor nacional. Eso explica los buenos precios actuales y la expectativa es que se mantengan”.



 

Comentá esta nota

Noticias Relacionadas