Tranquera Abierta | maizar | Corte | Alberto Morelli

Maizar pide una prórroga para la ley de bioetanol y que se aumente el corte

El titular de la entidad, Alberto Morelli, dijo que para el maíz sería fatal que no se extienda la norma. Pidió avanzar con un mayor corte

Desde la cadena de valor del maíz y el sorgo -Maizar- manifestaron en las últimas horas su preocupación porque restan apenas 38 días para que venza la ley que dio el marco para que desde 2006 se construyan 54 plantas de biocombustibles en 10 provincias argentinas.

La entidad fue una de las que trabajó junto a las provincias bioenergéticas para elaborar un proyecto de ley que luego terminó en una presentación en la Cámara de Diputados de la Nación a través del legislador Carlos Gutiérrez. Pero esa iniciativa nunca prosperó, el tiempo corrió y hoy el sector está en nivel máximo de incertidumbre. Si se vence el marco normativo y no se extiende o promueve una nueva ley, vaticinan que muchas plantas cerrarian inmediatamente sus puertas.

“Y más allá de que ahora busquemos la prórroga, dado el contexto, lo que queremos es una nueva ley porque la propuesta es subir el corte del 12%. Hoy por capacidad instalada podríamos estar en el 15% y la idea es llegar en 2025 o 2027 a un corte de 27,5% que nos igualaría a Brasil”, explicó a Tranquera Abierta el presidente de Maizar Alberto Morelli.

El interés de la institución está dado en la posibilidad de agregarle valor al maíz y evitar que se siga yendo por los puertos como grano. “Si el corte llegara a 27,5% el aumento sería absorbido mayormente por etanol de maíz porque la caña de azúcar tiene una zona donde desarrollarse y no mucho más. En cambio el maíz está presente en casi todas las provincias que tienen agricultura en Argentina. Eso daría la oportunidad para que las plantas actuales aumenten su capacidad así como también la radicación de nuevas plantas. Eso podría implicar una inversión de entre 800 y 1.000 millones de dólares. Y por supuesto que no hay que dejar de mencionar que no sólo es la producción de etanol, sino también de todos sus derivados, como la burlanda, con la que enganchamos con todo el ciclo ganadero”, explicó Morelli.

Alberto Morelli. Presidente de Maizar

Con respecto al riesgo de reprimarizar las exportaciones, el presidente de Maizar indicó que “cuando algunas voces se alzan, como las petroleras, que dicen que en los beneficios hay que descontar el maíz que se deja de exportar, es absolutamente falaz porque con ese criterio lo único que deberíamos hacer es primarizar las exportaciones y no hacer por ejemplo ningún tipo de carne. Y llama la atención que provengan de determinados sectores de relevancia. Y fundamentalmente, en el contexto de pobreza y desocupación que tiene Argentina lo que más necesitamos son inversiones que puedan generar más empleo. Y claramente en lugares como Río Cuarto o Villa María se ha visto cuál es el beneficio de tener este tipo de industria. Creo que no hay mayores excusas para que esta ley no vaya para adelante. Sólo se ven una serie de intereses fuertes que esperamos que se puedan resolver”, agregó.

Sobre el escenario normativo y los poco menos de 40 días que quedan para el vencimiento de la ley, Morelli indicó que “tuvimos una gran decepción la semana pasada cuando la sesión para tratar esta prórroga no tuvo quórum. La prórroga para todos los que estuvimos trabajando estos años es un camino hacia una nueva ley, y bajo ningún punto de vista ese futuro puede ser con un menor corte al que tenemos”, alertó.

Por último, frente al proyecto oficialista de bajar el corte, Morelli destacó que “para el maíz sería fatal si eso ocurre. El peor escenario es que no se prorrogue la actual normativa y con eso se caería el mandato del corte obligatorio de naftas. Las petroleras podrían no comprarlo, y como está el escenario no es difícil imaginar que no comprarían. Por lo tanto las plantas de etanol de maíz automáticamente cerrarían. Y para el azúcar también sería letal porque la producción de caña iría toda al azúcar, lo que terminaría tirando abajo los precios por sobreoferta. Por eso resulta inentendible que esto no sea mirado y que el lobby petrolero vaya por sobre el interés común del resto de los argentinos.