Nacionales | mapuche | Protocolo | Provincia

Polémica por la idea de someter el gasoducto a una consulta con los mapuches

Intensas críticas en Neuquén a un "protocolo" por el cual la realización de las obras quedaría sujeta a una negociación

Una gran polémica se generó en Neuquén luego de que el gobernador de la provincia patagónica, Omar Gutiérrez, presentara un protocolo de consulta a las comunidades mapuches sobre las obras para la construcción del gasoducto Néstor Kirchner.

Se trata de la "Consulta Previa, Libre e Informada (CLPI) a la Confederación Mapuche" a poco de comenzar los trabajos para la obra energética que se extenderá desde Tratayén, en el yacimiento de Vaca Muerta, hacia Salliqueló, en el oeste de la provincia de Buenos Aires.

El mandatario provincial propuso el proyecto en un acto que encabezó con representantes de la comunidad mapuche, desde donde advierten que "deberá aplicarse antes de emprender o autorizar cualquier programa de prospección o explotación de los recursos naturales existentes en tierras de comunidades indígenas; siempre que se considere que su capacidad de enajenar sus tierras o transmitir de otra forma sus derechos sobre estas tierras fuera de su comunidad".

El protocolo en cuestión se realizó sobre la base del artículo 6 del Convenio 169 de la Organización Internacional del Trabajo (OIT), la Constitución Nacional y la Constitución de la provincia del Neuquén, que fijan "la consulta a los pueblos interesados, mediante procedimientos apropiados y en particular a través de sus instituciones representativas, cada vez que se prevean medidas legislativas o administrativas susceptibles de afectarles directamente".

¿Permiso de peaje?

El protocolo suscitó numerosas críticas en Neuquén, sostenidas en el argumento de que transmitía la impresión de que se estaba pidiendo autorización a la organización mapuche -que según informaciones periodísticas ni siquiera tiene personería jurídica- para habilitar la construcción de una obra esencial para el país, sumada a la sospecha de que ese “permiso” se obtendría a partir de una compensación económica de dudosa legalidad.

También se ha advertido que el gasoducto en realidad no atraviesa tierras que se reconozcan como pertenecientes a alguna comunidad mapuche, sino que son terrenos que apenas reclaman como propios, sin títulos que los avalen y a veces sin que los hubieran ocupado efectivamente antes de que se conociera la traza por donde pasará el gasoducto.

Hermandad e integración

Frente a estos cuestionamientos, Gutiérrez afirmó que la consulta apunta a lograr una "mayor hermandad e integración" en la provincia, uno de los escenarios de los conflictos que se desataron en los últimos años en torno de la comunidad mapuche.

Al respecto, el referente del Movimiento Popular Neuquino (MPN) señaló que se trata apenas de una idea que presentaron y "no una imposición de parte", por lo que "habrá que consensuar lo que dice la interpretación".