Nacionales | marcha | CGT | gremios

Masiva marcha contra el ajuste de Milei: los gremios pidieron no traicionar a los trabajadores

La CGT, las dos CTA y organizaciones sociales concretaron un paro general para oponerse a las medidas del Presidente. Reclamaron a los diputados rechazar el DNU y la ley ómnibus

La CGT, las dos CTA, los trabajadores de la economía popular, los movimientos sociales y las multisectoriales llevaron a cabo ayer un paro de 12 horas en todo el país y una movilización hacia el Congreso en contra del proyecto de ley Bases y el DNU de desregulación económica impulsados por el Gobierno y exhortaron a los diputados a "no traicionar" a los sectores populares y rechazar esas iniciativas.

Desde el Gobierno, en tanto, surgieron voces para descalificar a los convocantes de la huelga y advertencias de que el Poder Ejecutivo "no cederá" ante las presiones de los sindicatos, sino que avanzará para lograr la aprobación de ley ómnibus y mantener en vigencia el DNU.

Como parte del paro general que se inició a las 12 en todo el país, con extensión hasta la medianoche, las centrales obreras se movilizaron hasta la Plaza Congreso, frente al Parlamento, y les reclamaron a los legisladores que "no actúen agazapados en la oscuridad" y rechacen el DNU y la ley Bases.

Las centrales obreras, con actos en réplica en diversas ciudades del país, se manifestaron en esos términos ante la inminencia de la sesión de la semana próxima en la Cámara de Diputados, donde se debatirá la ley Bases presentada por el Poder Ejecutivo.

Fue el primer paro general de la CGT durante el gobierno de Javier Milei, a 45 días de iniciada la administración del presidente libertario.

“No actúen agazapados en la oscuridad, miren al pueblo a la cara. Vamos a seguir la lucha hasta que lleguemos al éxito, hasta que caigan el DNU y la ley ómnibus; no vamos a dar un paso atrás", advirtió el cotitular cegetista Héctor Daer ante una multitud reunida en la Plaza Congreso.

Daer sostuvo que los planes de la administración Milei "destruyen los derechos individuales de los trabajadores, los derechos colectivos, los sindicatos y la libertad de acción sindical" y afirmó que "una cosa es andar en una camioneta con una motosierra y la otra es gobernar".

Al cuestionar el discurso libertario, el referente sindical señaló: "La 'libertad' la utilizan para hacer pelota la fórmula de actualización para los compañeros jubilados y con la 'libertad' quieren vender todas las empresas del Estado, regalar Aerolíneas Argentinas y meternos a todos presos”.

“Lo advertimos antes de las elecciones y nos decían que metíamos miedo a la sociedad, pero nos aumentaron todo: los alimentos, los combustibles y ahora nos dicen que no hay aumento para los jubilados", dijo Daer, y acusó a La Libertad Avanza (LLA) de querer “destruir los sindicatos” y “quitarles la posibilidad de acción gremial y sindical”.

Al referirse a los diputados que discuten el DNU y la ley Bases, el gremialista les pidió: "Miren a todos a la cara, que nos miren a los ojos, que actúen en consecuencia, que no actúen en la oscuridad, agazapados, porque les dijeron que son coimeros", en referencia a las acusaciones que habían sido lanzadas por el propio Milei contra los legisladores.

“Hoy vinieron acá la CGT, las CTA y todos los sindicatos y organizaciones obreras de nuestro país, los científicos, la cultura, el deporte, los inquilinos, los jubilados, los socialistas, los de izquierda, de la Unión Cívica y los radicales que no olvidan a (Hipólito) Yrigoyen ni a (Raúl) Alfonsín”, destacó Daer y valoró el apoyo de organizaciones internacionales como la Confederación Sindical de las Américas.

El paro fue rechazado por el Gobierno a través de declaraciones de diversos portavoces. “Sindicalistas mafiosos, gerentes de la pobreza, jueces cómplices y políticos corruptos, todos defendiendo sus privilegios, resistiendo el cambio que decidió la sociedad democráticamente y que lidera con determinación el presidente Javier Milei”, afirmó la ministra de Seguridad, Patricia Bullrich, en su cuenta personal en la red X.

A su vez, el vocero presidencial, Manuel Adorni, consideró que el paro de la CGT resultó una "complicación" y "una pérdida de dinero para muchísimos argentinos", en tanto que desestimó la posibilidad de que el Gobierno establezca un diálogo con la central obrera.

"Encontrar hoy una vía de diálogo con gente que intenta complicar la vida al resto de los argentinos… No dejan de ser un grupo minoritario", afirmó.