Policiales | Martinengo | Pozo del Molle | arma

Apareció el arma con la que habrían dado muerte a Martinengo

La pistola que presuntamente utilizó Barrios para asesinar al reconocido genetista fue hallada entre las malezas, a unos 100 metros de la ruta 158, cerca de la localidad de Arroyo Algodón

Entre las malezas y cubierta de polvillo, así fue hallada la pistola que habría utilizado Alexis Barrios (40) para ultimar de tres disparos al reconocido genetista Daniel “Pájaro” Martinengo (50), episodio que conmovió a la pequeña localidad de Pozo del Molle en vísperas de Año Nuevo.

El hallazgo del arma, según lo indicado por fuentes policiales, se dio a escasos metros de la ruta nacional 158, en proximidades de Arroyo Algodón, lugar que hasta ayer era intensamente rastrillado por personal de diferentes fuerzas.

La prueba fundamental, que le permitirá al fiscal René Bosio unir los extremos investigados, fue hallada “sobre la misma cuneta donde ya se habían secuestrado dos cargadores”, se informó al respecto.

Arma 1.jpg

También se indicó que este jueves la búsqueda era llevada a cabo por unas 15 personas, pertenecientes al Departamento Unidades de Alto Riesgo (Duar), dependiente de la Dirección Bomberos, la División Canes del cuartel bomberil de Arroyo Algodón y personal de la Comisaría de Pozo del Molle.

Sobre el arma que habría sido utilizada por Barrios para asesinar a Martinengo, se indicó que se trata de una pistola marca Bersa, calibre 9 m.m., modelo BP.

Un pueblo que no sale del asombro

El episodio que conmocionó a toda una localidad ocurrió durante las primeras horas del viernes 29 de diciembre, alrededor de las 7.15, en la vereda del bar Punto Café&Restó.

Testigos dieron cuenta de que Martinengo se encontraba desayunando en dicho lugar cuando de repente se presentó Barrios, productor lechero de la zona.

El detenido se sentó junto con el genetista y ambos sostuvieron una charla durante varios minutos. Cuando Martinengo se levantó para irse, Barrios apuntó su revólver y le disparó tres veces. El hombre de 50 años se desplomó y falleció a centímetros del cordón de la vereda.

Esa misma mañana, Barrios llegó con un abogado a la Unidad Judicial y se entregó.

Según lo que pudo saber este medio, los disparos que recibió la víctima impactaron en una pierna, en la zona abdominal y entre la nariz y un ojo.

Martinengo era una persona muy querida en el ámbito del Holando Argentino, ya que había sido jurado en diversas pistas del país y el extranjero, entre ellas en Palermo. Además, por muchos años revistó en la empresa Reproductores (hoy Select Sires Argentina). También trabajó en la cabaña Don Nura de SyC Tambos, en San Marcos Sud.