Deportes | Mayco Estadella | boxeo villamariense | campeón sudamericano

Brillante consagración de Estadella para obtener la faja sudamericana

En otra notable exhibición boxística, el villamariense noqueó en el quinto asalto al hasta entonces invicto Federico Pedraza en el Club Ajedrez de La Calera. El mejor pluma del país ratificó su proyección internacional

Sin ingresar en comparaciones odiosas, el Pumita, con sólo 23 años, brilló en La Calera, donde ratificó que es el mejor pluma del país y con clara proyección internacional.

Se llama Mayco Estadella (57,100 kilogramos) y se proclamó en las primeras horas del sábado (casi a las 2 de la mañana) como nuevo campeón sudamericano pluma, sumándole esa faja a la Argentina.

El zurdo lo logró en 11 combates, de los cuales ganó 10 (4 por la vía rápida) y empató 1.

El invicto púgil de Leonardo Rivera se impuso por nocaut en el quinto round al bonaerense Federico Pedraza (57,100), en el Club de Ajedrez de La Calera.

Se lo llevó por delante al hasta entonces invicto bonaerense Federico Pedraza, al que le sobran condiciones, pero por alguna razón había perdido el cinturón sudamericano por no defenderlo en el trayecto de un año, que fue afectado claramente por la pandemia.

Además, dio ventajas al no llegar en peso. El jueves en la báscula pesó 58,300 y sintió el esfuerzo físico para bajar a 57,100 kg.

No es excusa. Estadella se ocupó de ganar la pelea más dura que se le presentó, después de una lesión en su muñeca que no le impidió llegar en óptimas condiciones.

Con sólo 23 años, Mayco Estadella ingresó en la galería de los históricos boxeadores locales. Es el mejor pluma del país y de Sudamérica, está invicto en 11 peleas y tiene clara proyección internacional. Con sólo 23 años, Mayco Estadella ingresó en la galería de los históricos boxeadores locales. Es el mejor pluma del país y de Sudamérica, está invicto en 11 peleas y tiene clara proyección internacional.

Lo arrasó. Al minuto, Pedraza estaba en la lona. Un cross de derecha impactó en el rostro del bonaerense, que a duras penas se mantuvo en pie, demostrando que es un boxeador de cuidado.

Estadella había declarado: “Soy más fuerte y más rápido”. Lo demostró en el cuadrilátero.

Volvió a dejar sentido a su rival en el segundo asalto con una zurda al oído. Pedraza reaccionó en el tercer y cuarto round, con movilidad de piernas y un buen jab diestro. Pero Estadella dejó de pelear con los de afuera (son de palo) y en el quinto no le dio opción, para noquearlo sin piedad.

“Muy conforme con todo lo que hizo Mayco. Lo superamos en potencia y, cuando se dispuso a boxear, fue más. No fue una pelea fácil y lo sabíamos. El lunes vuelve a entrenar con miras a la revancha”, dijo Rivera. “Muy conforme con todo lo que hizo Mayco. Lo superamos en potencia y, cuando se dispuso a boxear, fue más. No fue una pelea fácil y lo sabíamos. El lunes vuelve a entrenar con miras a la revancha”, dijo Rivera.

Parecía desconcentrado por algún grito del rincón rival, que fue advertido por el árbitro. Pedraza recomponía su imagen tras pasarla mal, pero el Pumita ya le había cerrado el ojo izquierdo y le cortó la nariz. Ahora le cerró los caminos y lo golpeó con otro cross, lo volvió a encontrar con un gancho y con otro jab lo llevó contra las cuerdas para someterlo a un duro castigo, con una andanada de golpes con combinaciones letales, que motivó al árbitro Julio César Gómez a realizar una cuenta de protección que llegó a los 10.

Federico Pedraza (13-1-1) tendrá revancha en 60 días porque así lo habían establecido las empresas promotoras de ambos, Argentina Boxing Promotions, con Sampson y Tello. Será otra vez un rival de riesgo para Mayco Estadella, que se quedó con el cinturón sudamericano pluma al liquidarlo en 5 estupendos asaltos en la madrugada del viernes.

Ganó desde mucho antes de subir al ring. Su preparación fue óptima, el esfuerzo y la dedicación tuvieron premio. Si suma concentración y deseo por seguir aprendiendo, le sobran condiciones, hambre, agallas y determinación.

Su boxeo sentó supremacías desde la primera vuelta con aquel derechazo abierto al mentón que fue el principio del fin para Pedraza. El duelo de los 2 mejores del país en el límite de los 57,152 kg tuvo a un merecido rey.

Habrá que aprender a no derrochar concentración y a no perdonar como en la segunda vuelta, cuando conmovió con una potente izquierda al oído del rival, que se mantuvo en pie sólo por guapo.

Habrá que aprender que no fue casual que Pedraza reaccionara en la tercera y cuarta ronda, con el jab como bandera y golpes ascendentes que frenaron a un Pumita que se fue de la pelea por los gritos de un Patricio Tedesco, que apeló a sus mañas para desconectarlo.

Estadella volvió al plan de pelea en el quinto segmento, cuando su presión le ganó a su distracción.

Y entonces fue “más fuerte y más rápido” que Pedraza, para terminar la pelea restando 20 segundos para el cierre del capítulo, con explosivas combinaciones que lo transformaron en nuevo monarca sudamericano pluma.

También ostenta el cetro nacional y, en caso de volver a vencer a Pedraza en la revancha que obligatoriamente debe ofrendar, habrá un antes y un después, porque reinando invicto en Sudamérica tendrá vía libre para proyectar sus sueños internacionales, que pedirán antes de lo pensado, y quizás también recomendado, impensados desafíos a nivel mundial.

Hoy Mayco Estadella ya está entre los grandes de la historia del boxeo local y es el mejor pluma del país y Sudamérica. No es poco a los 23 años. Grande, Pumita.

“El lunes empieza la revancha”

El flamante campeón sudamericano reforzó su convencimiento acerca de sus declaraciones previas cuando dijo: “Soy más fuerte y más rápido”. Aseguraba: “Cuando lo encontré, le dolieron mis manos, fue a la lona y pude sacarlo en el segundo. Después me tomé un respiro, pero en el quinto cerró todo lo que nos propusimos. Lo fui a buscar y se terminó”.

Mayco Estadella lucía feliz, al igual que su entrenador Leonardo Rivera, quien sostuvo: “Se lo vio fuerte a Mayco y bien recuperado de la mano. Muy contentos porque en los planes era una pelea difícil y de hecho no fue fácil”.

Agregó: “Pedraza se mantuvo siempre atento a las manos de Mayco. Considero que lo superamos mucho en potencia y, cuando Estadella se disponía a boxear, era más que el rival. Hubo dos rounds que se confundió mucho con los gritos del técnico y eso lo sacó de pelea, pero hablándole en el rincón en el cuarto round entró más concentrado y luego lo noqueó”.

Afirmó estar “muy conforme”. “Ahora vendría la revancha pactada con Pedraza y esperaremos más novedades buenas. No hay tiempo para perder, el lunes vuelve al gimnasio y empieza a entrenar de nuevo para la revancha”.