Villa María | mayores | casos | Villa María

Son varios los abuelos que en contra de su voluntad los trasladan a geriátricos

La auditora general Alicia Peresutti aseguró que es preocupante la situación en la ciudad pero también en la región. En este sentido, declaró que el caso mediatizado en Villa María permitió revelar y destrabar varias causas

Semanas atrás, la ciudad se conmovió al conocer la historia de la abuela que fue engañada para ser trasladada un geriátrico en contra de su voluntad.

Al respecto, la auditora general de la ciudad Alicia Peresutti exteriorizó: “Es un tema que nos preocupa mucho, siempre tenemos casos” y agregó: “El hecho que se hizo público, sirvió para detonar la problemática en Villa María pero también en la región”.

En torno a esta problemática social que viven los adultos mayores, explicó que son varios en Villa María. “Vemos situaciones muy tistes, nunca en mi vida pensé que iba a ver y nunca pensé que podrían existir”, exteriorizó Peresutti.

Sobre cómo llegan los reclamos a la Defensoría del Pueblo, detalló que es por medio de notas escritas que llevan las personas que los cuidan.

En relación con lo que ocurre con los jubilados, explicó: “Son intentos de discapacitar a los adultos mayores, que no lo hacen legalmente en Tribunales porque sería rechazado”.

En este sentido, aclaró que todos “están en su sano juicio y en condiciones de manejarse con autonomía”. En efecto, enfatizó que en los casos en los que intervinieron, ninguno se judicializó.

“En realidad, la razón fue que los familiares no pudieron actuar porque todos los adultos mayores están bien y pueden tener autonomía”, recalcó.

Frente a esto, remarcó que las leyes están, solo que es necesario un organismo para que las haga cumplir.

Contra su voluntad

El intento de traslado de los domicilios particulares de adultos mayores a geriátricos en contra de su voluntad, se da en todas franjas sociales, aclaró Peresutti.

No obstante, resaltó que la situación es recurrente en abuelos y abuelas. Es decir, en aquellos adultos mayores que poseen familiares directos.

Sin embargo, no descartó que también han trabajado con quienes se encuentran solos y que en esos casos, dio a conocer que son menos dificultosos para llevar adelante.

El motivo, por lo que le fundamentó a este matutino, tiene que ver con el pedido propio de los adultos mayores a ser trasladados o de los vecinos.

Respecto a quienes tienen familiares directos, reveló que la mayor parte de intentos de llevarlos en contra de su voluntad se da en abuelos con ingresos económicos altos.

“Cuando intercedemos, notamos que ellos quieren quedarse en su casa y el financiamiento les permite hacerlo con alguien que los acompañe”, aseveró la entrevistada.

Por otro lado, subrayó que cuando interceden por los damnificados, “las familias dan marcha atrás”. En relación, sostuvo que en los casos de traslado involuntario sus parientes lo que buscan es “avanzar sobre sus derechos y su economía”.

En este sentido, expresó que también sucede “muy seguido” el cambio de apoderado, “porque les quitan el dinero de sus beneficios como jubilaciones y pensiones”. “Pierden la autonomía de los mismos”, exclamó Peresutti.

Intervención

“Nuestra intervención es para garantizar que ese adulto o adulta mayor acceda a sus derechos porque quieren pagarles a personas que los cuiden y continuar en sus casas con sus pertenencias”, destacó la funcionaria.

Sobre el accionar especificó que primero se dirigen hasta el hogar de la persona que manifestó la vulneración de los derechos.

“Generalmente los familiares cuando se enteran de que estamos de por medio, inmediatamente la situación se soluciona en beneficio de los derechos de la persona mayor”, señaló.

En caso contrario, indicó que acuden a la Defensoría de la Nación y de la Provincia. “Desde allí se deja sentado que tenemos la estructura necesaria para llevar adelante cualquier procedimiento legal y garantizar los derechos”, acentuó.

En torno a su función, recordó que su primer caso fue en el 2016 y que hasta el momento descartó encontrarse con una barbaridad como esa hacia una persona mayor.

En torno a las localidades de la región, apuntó que en la mayoría carecen de una institución que los acompañe, pero que trabajan mucho con la Defensoría de la Provincia y de la Nación que poseen la competencia para acompañar los casos. Aunque las denuncias sean recibidas en la Defensoría radicada en Villa María.

Traslados

Además de casos en los que son trasladados a geriátricos en contra de su voluntad, la auditora general de Villa María dio a conocer que existen algunos de abuelos que son llevados a las casas de familiares directos.

En este marco, en el último tiempo fueron dos adultas mayores que sus nietos las llevaron a Río Gallegos y Mendoza.

La entrevistada narró que ambas se contactaron porque querían regresar a Villa María en plena pandemia. Aún así, afirmó que lo más fácil fue el traslado.

“Querían volver a la ciudad, las familias no tenían una actitud colaborativa, tampoco positiva de dejarlas volver a sus respectivas casas porque resolvimos todo para que ellas regresaran”, contó Peresutti y siguió: “Llegamos e intervenimos y ambas fueron pudieron regresar a sus casa”.

Sobre los distintos hechos en los que intervienen y pensando en su posible obstaculización, declaró que siempre existen recursos para afrontar las diversas situaciones. En caso de que falten, enfatizó que lo necesario se conseguirá con tal de defenderlos.

Bancos

La entrevistada comentó que todos los meses se dirigen a varios geriátricos y al Hogar de Ancianos con una representación bancaria y puntualizó que lo hacen desde el inicio de la pandemia.

“Lo hacemos porque un abuelo envió una carta a mano detallando que por tres meses no pudo acceder a su dinero. Fue una nota de desesperación por parte de él”, lamentó Peressutti.

A partir del acontecimiento, llevaron a cabo un relevamiento. “Logramos evidenciar que eran varios los adultos mayores que no podían acceder a su dinero”, enunció. Frente a ello, insistió en que es importante su autonomía económica.

Para finalizar, mencionó que llegan casos de jubilados que regresan a Villa María después de varios años en otros lugares y solicitan acompañamiento para ingresar a un geriátrico