Villa María | medidas | camas | pacientes

Directores de clínicas de la ciudad opinaron sobre las nuevas medidas

Médicos y referentes de los centros asistenciales de Villa María fijaron sus posturas y sostuvieron que, si se aplican las medidas a conciencia, la circulación va a descender. Además afirmaron que no hay camas disponibles

La ocupación de camas en las clínicas privadas de Villa María es total, esta situación compleja no es novedad en los últimos días.

A raíz de las medidas anunciadas por el ministro de Salud de la Provincia en el mediodía de ayer, desde PUNTAL VILLA MARÍA se entabló diálogo con directores, médicos y referentes de los centros de salud para conocer sus opiniones.

Todos coincidieron en que la circulación va a descender pero que esto se va a ver recién en unas semanas, también señalaron que las medidas se tomaron tarde y que siguen trabajando a destajo con la ocupación total y derivaciones de otras localidades que están pendientes.

Leopoldo Ballarino, presidente del Directorio de la Clínica Marañón, sostuvo: “Obviamente que cuando haya menor cantidad de gente en las calles, va a disminuir la circulación del virus. Más allá de la decisión de estas horas, creo que se han tomado decisiones políticas incoherentes, no puede ser que un café esté abierto y no haya clases presenciales”.

Además, argumentó: “En Buenos Aires se vio una merma cuando se acotaron los horarios pero no es una baja que puedar marcar un notable descenso, la situación es muy compleja”.

En referencia a la ocupación de camas, el médico expresó: “Hace 15 o 20 días que está completa el área de terapia intensiva”.

En torno a las vacunas, Marañón dijo: “El problema está en la falta de vacunas. Hubo negligencia y no se consiguieron las dosis cuando había que hacerlo. No hay una programación, hay lugares donde la gente inmune puede abrir su negocio, se pueden implementar diferentes horarios comerciales, unos a la mañana, otros a la tarde”

Para finalizar, Ballarino puntualizó: “Nos esperan tres semanas complicadas”.

En el mismo sentido, Guillermo Abramián, director de la Clínica Especialidades, expresó: “La medida es importante, empezaremos a ver los resultados en unas semanas con el nivel de internación. La situación es muy compleja. De todas maneras vamos a tener un tramo largo por delante para recorrer”.

Ante la cantidad de pacientes y la ocupación alta, Abramián expresó que en su clínica: “Esta semana incorporamos 5 camas más para el área de Covid-19, lo que hace un total de 17 y están todas ocupadas”.

-¿Ha bajado la edad de los pacientes internados?

-La franja etaria ha bajado notablemente en el último tiempo, en la actualidad tenemos un promedio de 45/50 años, también es notable cómo evoluciona la neumonía, indudablemente la cepa ha ido mutando. El suero equino nos ha dado la posibilidad de que algunos pacientes no se compliquen.

Javier Fernández, médico y uno de los responsables de la Clínica San Martín, manifestó: “Las medidas son necesarias para disminuir el virus o cortar los contagios. Las restricciones tienen que ser estrictas, entiendo que el comercio está pasando por una situación compleja, pero si las medidas se realizan en forma parcial, los resultados serán parciales”.

En referencia a la ocupación de pacientes, mencionó: “En el ala Covid tenemos 14 camas y están todas completas, ahora vamos a incorporar más camas. Tuvimos que derivar pacientes a sus casas y los monitoreamos por teléfono”.

Para finalizar, Fernández resaltó: “Las medidas son necesarias, pero tardías e insuficientes”.

Marisol Del Barrio, directora médica de la Clínica Cruz Azul, expresó: “La idea es que haya menor circulación en los pasillos, las cirugías han quedado pendientes, los turnos están más espaciados en el tiempo, los auxiliares se han suspendido con el objetivo de que no se amontone gente en la clínica”.

Sobre las medidas, dijo: “Considero que en la medida que la gente no tome conciencia de lo que está sucediendo, esto va a ser una continuidad”.

Para finalizar, Del Barrio puntualizó: “Las salas están completas, en la clínica las 22 camas están ocupadas y siempre hay derivaciones pendientes”.

La situación es compleja, los médicos siguen agotados y no hay camas disponibles. La conciencia de la gente será vital para encarar los próximos días en Villa María, los resultados estarán en semanas.