Villa María | mejoras | normativa | efluentes

Con créditos, incentivan a productores a la reutilización de efluentes pecuarios

Impulsando la economía circular, la Provincia fomenta estudios previos de manera gratuita y créditos blandos para equipamiento y bienes de capital. "Apuntamos al cumplimiento de las normativas ambientales", destacó Giordano

Con la intención de que las producciones pecuarias inicien un proceso más sustentable con el ambiente, apostando a un mejor aprovechamiento de los recursos y que muchos de los residuos que se generan puedan ser reutilizados, la Provincia lanzó una propuesta con financiamiento para prácticas ambientales. De hecho, inicialmente comprende emprendimientos avícolas, bovinos y porcinos, aunque se podrían sumar otras propuestas.

La iniciativa comprende la posibilidad de acceder a créditos blandos, previo diagnóstico ambiental efectuado de manera gratuita por profesionales. “Nos enfocamos en esas tres producciones, que son las más comunes que tenemos en Córdoba, pero de acuerdo con el resultado que obtengamos con esta primera etapa la idea para el año próximo es llegar también a los tambos”, destacó Juan Giordano, director general de Desarrollo Técnico de la Secretaría de Ambiente.

En la charla con este medio, explicó que la propuesta se basa tras un acuerdo entre la Provincia y el Consejo Federal de Inversiones. Lo que se busca es fomentar la cada vez más presente “economía circular”, mediante la reutilización de los residuos que se generan en los establecimientos. Para ello, pone a disposición créditos de hasta 15 millones de pesos para equipamiento y de 3 millones de pesos para bienes de capital.

Sobre qué llevó a avanzar en una propuesta de este tipo, Giordano explicó que en la actualidad los emprendimientos de cría intensiva y concentrada “funcionan con las habilitaciones de Senasa y Agricultura, pero no hay una misma respuesta en cuanto al cumplimiento de las normas ambientales”. “Tenemos un porcentaje bajo de establecimientos que de manera voluntaria se inscriben y someten al control de la Secretaría para el cumplimiento de las normas ambientales”, precisó.

Ante ello, se decidió avanzar en una tarea en conjunto con el Ministerio de Agricultura para generar una propuesta con el objetivo de que todos los sistemas intensivos “integren una mesa única junto con los organismos encargados de control”. De allí se desprende que la postura del gobierno apunta al fortalecimiento de la economía circular, que según Giordano comprende “el reúso agrícola a sus efluentes a través de una estabilización o tratamiento para que pueda ser utilizado como fertilizante orgánico, suplantando al de origen químico”.

Consideró que hasta se pretende incluso darles un tratamiento hasta a los animales muertos. “Antes el productor hacía un pozo y lo tiraba en la esquina del campo; ahora se le agregó una normativa en la que se deben cumplir ciertos estándares, y a su vez se le agregaron aspectos que permitan que ese cadáver se convierta en un recurso para fertilizar el campo”, destacó el entrevistado.

Giordano consideró que esto debe ser el puntapié para que los establecimientos empiecen a ser más amigables con el ambiente, “cumpliendo las normas ambientales”. “Para que el país sea productivo y exportador, debemos cumplir con normas ambientales que hoy en día es uno de los elementos que demandan los principales mercados internacionales, más allá de la sanidad animal y calidad de la carne”.

Diagnóstico ambiental

La propuesta está destinada únicamente a producciones concentradas, no a campo. “Necesitamos de que el productor voluntariamente se acerque y vea que existe una meta ambiental, que la mayoría no la percibe por desconocimiento”, resaltó Giordano.

Sobre cómo se pretende llevar adelante la propuesta, el entrevistado explicó que la Provincia aportará un profesional sin costo a cada producción “que recorrerá el establecimiento y realizará un diagnóstico ambiental, qué mejoras en el corto plazo puede hacer sin grandes inversiones para empezar a entrar en la rueda ambiental. Después, el productor, si entiende que la propuesta del profesional es convincente, puede acceder a créditos blandos”.

“Queremos que las producciones comiencen a ser amigables con el ambiente. En Córdoba estimamos que hay aproximadamente 10 mil establecimientos; con este programa se pretende alcanzar a un centenar de producciones. Pero lo relevante es que si tenemos una alta demanda seguramente el año próximo habrá una cantidad superior a disposición”, remarcó.

Giordano descartó que se persiga un fin “recaudatorio o sancionatorio”: “Lo que pretendemos es que cada productor vea todas las cosas que puede hacer amigables con el ambiente y que a su vez genera un beneficio propio porque reutiliza sus efluentes para fertilizar. También está la posibilidad incluso de vender ese fertilizando, que en la actualidad se vende alrededor de 180 dólares la hectárea”.