El FMI no realizará el desembolso previsto para septiembre próximo si la Argentina no desarrolla un ajuste fiscal "en serio", advirtió el presidente de la Fundación Mediterránea, Carlos Melconian.

En un almuerzo de festejo de los 45 años de la Fundación con economistas, políticos y empresarios, el extitular del Banco Nación estimó que habrá una "presión muy fuerte" por parte del Fondo Monetario, que podría incluir un pedido de devaluación.

Dijo que la clave es si el Fondo autorizará el desembolso de septiembre de US$ 4.000 millones para la Argentina.

"Si no hay ajuste, esos US$ 4.000 millones no van a entrar. La nueva exigencia será volver a la ruta de los números fiscales, monetarios y externos", consideró el economista e insistió en que el acuerdo con el FMI es "incumplible".

Melconian opinó que existe un "riesgo político, no institucional" y señaló que "la democracia tiene que encontrar una solución a la economía".

Precisó que existen diferencias entre la actual situación y las que desembocaron en el "Rodrigazo" o en el "Sigautazo" (en referencia al exministro Lorenzo Sigaut) y mencionó que el "Fabregazo" (durante la gestión de Cristina Kirchner) se dio en una situación mejor que la actual.

Melconian dijo que el equipo de la Mediterránea está convencido de que la recuperación "viene por el sector privado" y añadió que lo que se aproxima son tiempos de "acuerdos, primero con los tuyos, y después con el resto".

El economista proyectó una inflación de entre el 6% y 7% para julio y alertó que "no se puede seguir devaluando al dólar oficial detrás de la inflación".

Estimó que, "si la Argentina hubiera mantenido la inserción internacional de hace seis décadas, debería estar exportando seis dígitos. Lo que llamamos festival de importaciones son datos raquíticos en un país raquítico y decadente", lamentó.