Villa María | merendero | personas | familias

La crisis golpea en los sectores más vulnerables de la ciudad

Desde el merendero "Pancita llena corazón contento" de barrio Nicolás Avellaneda aseguran que se incrementó la demanda de alimentos. Solicitan donaciones para festejar la Pascua

Con la suba de la inflación y el encarecimiento general de muchos productos básicos, los precios de los alimentos no dan tregua y son los hogares de menos ingresos los que sienten en mayor medida la presión en sus bolsillos.

Los comedores y merenderos son quienes receptan estas demandas en los barrios más vulnerables de la ciudad y, con esfuerzo y dedicación, familias voluntarias se ponen al hombro la merienda y la cena en la semana.

Tal es el caso de Estela, referente del merendero “Pancita llena, corazón contento” de barrio Nicolás Avellaneda, quien advierte que nuevamente reciben una importante demanda de familias por la situación económica actual.

“En plena pandemia fue terrible para nosotros. Cuando las restricciones se levantaron un poco, la gente pudo salir a trabajar y muchas familias dejaron de venir, gracias a Dios, se pudieron acomodar con sus trabajos”, explicó a este medio.

Pero, tras pasar por el cuarto mes del año, Estela advierte que nuevamente la demanda comenzó a crecer. “Ahora está fea la situación, otra vez. No solamente abrimos el merendero los días que lo hacemos siempre, hay oportunidades que si tenemos elementos entregamos los días lunes”, señaló y agregó: “Yo trabajo por la mañana y estoy por la tarde disponible y me encuentro con que vienen los días que no abrimos y si vienen es porque están desesperados y necesitan algo urgente, no van a esperar al día de la apertura del merendero”, puntualizó la mujer encargada de poner en funcionamiento el espacio solidario.

Cabe señalar que el merendero abre sus puertas los días martes y jueves, se entrega la cena y sábados y domingos, la merienda.

“La crisis y necesidad es tremenda. Hay mucha gente mayor que viene a buscar la comida, no son solo niños”, se lamentó Estela, asegurando que provoca inmenso dolor no poder ayudar a todas las personas. “Son personas grandes que pudiendo estar en sus hogares tienen que salir a buscar un plato de comida”, resaltó.

Necesidades

La responsable del merendero solidario de calle Salta al 2578 manifestó que las necesidades de los vecinos son diversas: “Solicitan comida principalmente, elementos como azúcar, yerba, té, leche, fideos, lo que yo pueda ayudar”, indicó,

Y declaró que el último tiempo creció la demanda de ropa. “Para todas las edades, hay niños muy pequeños hasta gente grande que necesita vestimenta”.

Ante las necesidades que advierte, la mujer pudo señalar que los motivos por los cuales se acercan son diferentes. “Hay personas mayores que viven en una casa alquilada, algunos tienen pensión o jubilación, pero es mínima y no alcanza, entonces no solo tienen que pagar el alquiler, sino la luz, el agua y los demás servicios para vivir”, relató y agregó: “Algunas personas me cuentan que también toman remedios y nos les alcanza”.

Más demanda en el merendero

En el último tiempo, la mujer advirtió que se incrementó la cantidad de personas que asisten. “Hoy puedo decir que van a cenar 70 personas de diferentes edades, en plena pandemia había 200 y había mucha ayuda por la situación que atravesábamos y la gente no podía salir a trabajar”, ponderó.

Al mismo tiempo, hizo referencia a que la ayuda de las personas descendió. “Hay menos ayuda que antes, porque esto nos afecta a todos, entonces los que antes hacían una donación hoy ya no pueden hacerlo”, dijo.

Estela apeló a la colaboración de la comunidad para sostener el espacio y acompañar a las familias que asisten al mismo. “Mi nombre es Estela y se pueden comunicar conmigo al 154771833 y si no pueden venir al merendero, Salta 2578 en barrio Nicolás Avellaneda, por la tarde me van a encontrar seguro”.

Sobre las donaciones, sostuvo que reciben alimentos, ropa y calzado para todas las edades. “Yo la voy juntando y cuando tengo una cantidad significativa para que todos se puedan llevar se entrega a las familias. Sobre todo ropa de invierno, ahora que llega el frío”, aclaró.

El merendero cuenta con la participación de 6 personas, aproximadamente, que preparan la comida y organizan las donaciones que llegan para las familias.

“Para los eventos especiales a veces viene más gente que ayuda para la organización porque yo sola no puedo con la cantidad de gente que se acerca”, dijo.

Celebración de Pascua

Desde el merendero señalaron que uno de los desafíos del mes de abril es poder celebrar las Pascuas y que cada niño y niña que asiste al espacio pueda tener el tradicional huevo de pascua y compartir el domingo con las familias que concurren.

“El objetivo es entregarlos el domingo 17, creo que vamos a conseguir, hay mucha gente solidaria. Sé que está difícil la situación; pido para los más pequeños, que son 35, pero si juntamos más, hay muchos más niños para entregarles, priorizamos los más chiquitos”, dijo Estela sobre la campaña que llevan adelante.

Sobre la celebración, la mujer encargada del espacio de barrio Nicolás Avellaneda adelantó que organizarán una merienda. “Como tenemos la copa de leche los días domingo, vamos hacer algo distinto y al final del día, antes de que se vayan a sus casas, se entregarían los huevitos de Pascua”, señaló.

Estela comentó que el último evento que se realizó en el merendero fue para celebrar la Navidad, cuando hubo una importante convocatoria, no solo de vecinos del barrio sino de otros sectores de la ciudad que se acercaron a compartir.

Las donaciones para celebrar la Pascua se pueden realizar en el merendero: Salta 2578, en barrio Nicolás Avellaneda. También se pueden comunicar al teléfono 154771833. Las donaciones para celebrar la Pascua se pueden realizar en el merendero: Salta 2578, en barrio Nicolás Avellaneda. También se pueden comunicar al teléfono 154771833.