Provinciales | Mestre | provincia | gastos

Mestre: "Hace falta alivianarle la carga fiscal a la gente"

Ramón Mestre, expresidente de la UCRprovincial y exintendente de Córdoba, manifestó que la compleja situación sanitaria que vive la provincia impone que se tomen medidas para resguardar la salud pero, a la vez, que también se considere la actividad económica porque la situación que vive una gran cantidad de familias “no da para más”.

Mestre indicó que es hora de que desde la Provincia se acompañe el sacrificio que está padeciendo la gente; que además se aliviane la carga fiscal que están padeciendo los comerciantes, los emprendedores y quienes dependen de la actividad económica para sobrevivir. “Esta mañana estuve en lo de un cerrajero y me contó que tiene que trabajar diez días más para poder pagar el sueldo de su empleado.Esa es la situación que están viviendo muchos y no hay de parte del Estado una comprensión de esa situación”, manifestó el expresidente del radicalismo.

Mestre reclamó que tanto la Provincia como la Municipalidad de Córdoba avancen en un esquema que elimine obligaciones fiscales que hoy tienen los contribuyentes, como si existiera una situación de normalidad.

“Pero, además, tampoco hay gestos de austeridad de parte de la política. Más allá de lo que decimos siempre sobre que la política ha perdido los valores, también debe mostrar racionalidad a la hora de gastar. Se sigue como si no ocurriera nada. En 1995, cuando no se podían pagar los sueldos por la crisis, se dejaron de usar los autos oficiales, se eliminaron gastos superfluos, se cortaron gastos de publicidad y propaganda, que en este contexto deberían estar circunscriptos a la comunicación para la salud. Pero esas decisiones hoy no existen, no se ven y es una falta de empatía con lo que le sucede a la sociedad”, manifestó.

El exintendente de Córdoba además remarcó que los trabajadores y profesionales del sistema sanitario están viviendo situaciones de gran estrés y en un contexto de falta de insumos. En ese sentido, reclamó que los recursos del Estado se direccionen a esos destinos y se eviten gastos improductivos.