Provinciales | Ministerio de Transporte | Marcelo Casaretto | Jorge Solmi

Subsidios al transporte: las empresas esperan al menos una actualización por inflación

Alertan que, si se mantiene el presupuesto sin cambios, en el interior habrá una gran crisis

as empresas de transporte del interior del país esperan que el proyecto de presupuesto que el Ministerio de Economía envió al Congreso para su tratamiento tenga profundos cambios en el apartado vinculado al reparto de subsidios, especialmente en lo referido a las provincias. Es que la cifra prevista para 2022 es la misma que recibieron las empresas este año, lo que implicaría un fuerte ajuste teniendo en cuenta el proceso inflacionario en torno al 50 por ciento.

Este año las empresas van a recibir en total unos 27 mil millones de pesos, cifra a la que se llegó por un refuerzo acordado en el arranque del segundo semestre. “Ese dinero dio alivio al sistema en Córdoba porque venía mal”, admitió una fuente empresaria. Sin embargo, el directivo explicó que “si se congela el monto para 2022 sería una vuelta atrás muy crítica, que volvería a poner al sistema otra vez en una situación extrema”, aseguró.

En ese sentido, hay muchos proyectos, incluso del propio Ministerio de Transporte, que avanzan sobre el proyecto de presupuesto ingresado al Congreso y prevé mejoras en los recursos. Según trascendió, una de las intenciones sería llevar la relación de subsidios entre AMBA e interior a 65-35. Actualmente se estima en 80-20. Pero además se analiza establecer esa relación de manera fija, de tal forma que, si aumenta uno, tenga necesariamente que incrementarse el otro. De todos modos, eso todavía está en etapa de estudio.

Desde hoy se reabre el aeropuerto Monseñor Taravella de la capital provincial. Anoche se conoció la resolución firmada por el jefe de Gabinete, JuanManzur, en la que se lo declara “corredor seguro”.

Mientras tanto, hay incertidumbre por parte de las empresas de transporte de pasajeros del interior que también siguen de cerca el proyecto de ley que presentó el diputado entrerriano Marcelo Casaretto que propone llevar la cifra de subsidios para el interior a 35 mil millones de pesos. En esa propuesta están representadas las provincias que vienen trabajando para equiparar las cifras con el AMBA y que se reúnen en el Consejo Federal de Transporte.

“Si es la misma plata con una inflación del 50% el dinero no va a alcanzar y vamos a estar ante una crisis mayor. Al menos hay que pensar en equiparar la inflación u otro instrumento, otra metodología, pero no lo mismo”, alertó la fuente consultada.

Y agregó: “Se está haciendo una reingeniería en el sistema y cada empresa utilizó su propia metodología. El transporte ya no va a ser el mismo. Veníamos de una mala experiencia de funcionarios que nos obligaban a poner servicios cueste lo que cueste. Y ahora hay otro criterio más apropiado de brindar el servicio que se puede para hacer sustentable el sistema. No era posible que el corredor Córdoba - Carlos Paz tuviera más frecuencia que una línea urbana y las empresas que competían llevaban 5 pasajeros por ómnibus, eso fue insostenible”, finalizó el dirigente del transporte provincial.

Otro foco de tensión entre el Gobierno y el campo: el maíz

Luego de una semana con idas y vueltas entre el Gobierno y la dirigencia agropecuaria, que incluyó momentos de tensión, como cuando se anunció la Ley de Promoción de la Agroindustria que no contó con los integrantes de la Mesa de Enlace, ayer irrumpió un nuevo elemento: el secretario de Agricultura Jorge Solmi admitió que siguen de cerca la relación entre oferta y demanda de maíz para resolver si es necesario o no “tomar medidas”.

La declaración del funcionario generó un cimbronazo entre la dirigencia. “Estamos siguiendo día a día cómo vienen las anotaciones de las exportaciones y la demanda interna. Y, si hay que tomar alguna decisión, llegado el momento se tomará”, lanzó Solmi, un exrepresentante de la FederaciónAgraria.

En la dirigencia agropecuaria los teléfonos explotaron. “Nos quieren empujar a la ruta”, advirtió a este diario un alto integrante de la conducción ruralista. Y recordó que el 31 de diciembre de 2020 el Gobierno anunció el cierre de exportaciones que desató una serie de protestas y anuncios de medidas de fuerza que hizo revisar la decisión. Incluso en aquel momento se admitió un error de cálculo sobre las existencias del cereal en el país.

Hay otro dato que llamó la atención anoche en la dirigencia agropecuaria: las estimaciones de las Bolsas del país hablan de un crecimiento de la superficie destinada a maíz en esta campaña que está comenzando y eso aseguraría un volumen importante de producción. ¿Por qué lanzar esa amenaza en plena siembra y con esas perspectivas?