Villa María | moda | conexiones | dudas

El último cyber de Villa María que resiste al paso del tiempo

A principios del año 2000 fueron un boom y en la ciudad llegó a haber 150 locales. Los adelantos tecnológicos, internet en casa y los teléfonos inteligentes terminaron con el rubro. Pero hay uno que todavía persiste

Parece que fue ayer que la gente se agolpaba en los cybers para chatear con familiares, amigos o parejas a la distancia. Sí, había que esperar para tener la chance de sentarte en una computadora, y la espera muchas veces era eterna.

La mayoría tenía la misma característica, salones de grandes dimensiones con una numerosa cantidad de computadoras de escritorio para ofrecer el servicio que se fraccionaba cada 15 minutos.

Esto se daba porque tener una computadora en casa y una buena conexión de internet era muy costoso. En aquellos tiempos, los celulares inteligentes no existían y la aplicación de moda era el Messenger, que funcionaba muy similar al WhatsApp, solo que en vez de usar un número telefónico, tenías que tener un correo electrónico. La aplicación la usaban muchos los jóvenes para organizar las juntadas y aquellos que tenían familiares fuera de la ciudad e inclusive del país para poder tener una comunicación en vivo y aun costo mucho menor que el de la llamada telefónica.

Sin lugar a dudas que entrado el 2000 la principal distracción era el cyber.

Villa María llegó a tener 150 cybers en el año 2006. Ahí fue la explosión de la moda.

Damián Lambert es propietario de Ultra Cyber, el último espacio de este tipo que tiene la ciudad y con 18 años en el rubro, así cuenta su historia: “Comienza en el año 2003, después de haber sido empleado de una firma de venta de ropa deportiva durante más de cuatro años y contar con conocimientos informáticos, además de ser estudiante de Ingeniería en Sistemas, decidí encarar el propio emprendimiento y con la ayuda de mis hermanos (Cristian fue uno de los fundadores de otro cyber emblemático de la ciudad como fue La Cueva). Abrimos en Santa Fe al 1100, al frente de la Plaza Centenario”.

Lambert agrega: “Empezamos con 12 máquinas donde se ubicaban en boxes privados y cada una contaba con auriculares, micrófono y cámaras, características que rápidamente nos permitió diferenciarnos del resto”.

-¿Cuándo fue el boom del rubro?

-Ya había varios cybers, pero fue en el 2006 que se produjo la explosión masiva y el número de cyber en la ciudad llegó a superar los 150. En esos tiempos se abría a las 8 de la mañana y se cerraba a las 4 de la mañana. Los días feriados era cuando más clientes teníamos y era muy habitual que la gente tuviera que esperar para poder usar una computadora.

-¿Qué promedio de gente ingresaba al local?

- Fue mucho el gasto. Era habitual tener mas de 300 personas diariamente.

La nueva ola

Luego de la aparición del chat, nació Facebook y eso fue un nuevo boom. Esta red social trajo una nueva camada de clientes.

Damián Lamber analiza el cuadro posterior: “Con el avance de la tecnología, los costos de las PC se fueron reduciendo, las conexiones a internet mejoraron vertiginosamente y llegaron a todos los hogares y finalmente la aparición de los celulares inteligentes les dieron a las personas la posibilidad de tener un acceso permanente a internet y a bajo costo, ese combo fue marcando la continua desaparición de los cyber.

-¿Cómo lograron aggiornarse a los tiempos?

- Ultra Cyber logró mantenerse en el tiempo, priorizando la calidad de los equipos, lo cual significa una inversión constante, y la comodidad del cliente. Al mismo tiempo se debió perfeccionar la atención en mostrador, ya que a medidas que muchos portales (EPEC, ANSES, PAMI, etc.) comenzaron a digitalizar sus servicios, el público, en especial, los mayores debieron recurrir a nuestro local para poder realizar los trámites pertinentes.

-¿Cómo fue la situación en pandemia?

- Todo se acentuó porque es necesario sacar turno por internet para poder ir a cualquier ente gubernamental o de servicio, e inclusive trámites como los de solicitud de servicio de luz y gas se hacen completamente y casi sin excepción a través de internet. Tratamos de estar permanentemente informados de cada trámite nuevo que puede hacerse a través de internet para poder así satisfacer la mayor cantidad de clientes posibles.

Lambert también se refirió a los costos que tienen que palear: “Se deben afrontar alquiler, impuestos, electricidad, servicio de internet ya no pueden cubrirse solo con lo que el cyber genera en la actualidad, es por ello que se ha anexado kiosco y más recientemente el cobro de servicios a través de Rapipago.

Nos limitó durante muchos meses la actividad, principalmente por la reducción horaria, y provocó la pérdida de numerosos clientes, en especial los nocturnos, los cuales seguramente han cubierto su necesidad adquiriendo su propios equipos y ya no volverán al cyber.

-¿Qué cantidad de computadoras poseen?

- Llegamos a contar con casi treinta computadoras y en 2013 nos mudamos a Catamarca 1065, donde actualmente seguimos. En este momento el cyber cuenta con 14 PC.

-¿Cuál es el uso que le da el cliente a la computadora?

- La principal utilidad que le dan los clientes es la apertura de correo electrónico, creación de archivos para su posterior impresión y la navegación (googleo) por diversos sitios de internet, principalmente YouTube para la visualización de videos y la descarga de música.

-¿Crees que en algún momento van a volver los cybers?

-Aun cuando hemos conservado muchos clientes, creo que éste ha sido el golpe final para muchos cyber, si bien en la ciudad ya casi no quedaban desde antes de la pandemia por los factores antes mencionados.

-¿Por qué crees que aún siguen en pie?

-Nosotros con dieciocho años de trayectoria nos hemos mantenido porque supimos adaptarnos a los cambios constantes y brindamos la mejor atención posible tanto en forma y tiempo. El cyber como se lo conoció en otros tiempos seguramente ya no volverá, hoy, más que cyber, somos un centro de servicio, que hace de intermediario entre los usuarios que carecen de conocimientos y/o medios (scanners, impresora, mail, etc.) y diferentes organismos, como Municipalidad, EPEC, Ecogas, Bancos, Anses, Pami, por citar alguno que establecen a internet como el único canal de comunicación.

Los espacios cibernéticos han pasado de moda salvo uno que plantó bandera y resiste el paso del tiempo.

CYBER 1.jpg