Trabajadores del Hospital Regional Pasteur se lanzaron este domingo a las calles de la ciudad para hacer escuchar otra vez su reclamo.

Los profesionales de la salud encabezaron una marcha en la costanera, que dio inicio al caer la tarde.

La misma gente que los vitoreó y aplaudió durante los meses más críticos de la pandemia volvió a acompañar, esta vez, para que las autoridades provinciales escuchen el siguiente pedido: recomposición salarial, incorporación de todos los profesionales al grupo ocupacional 1, recuperación del 82% móvil de las jubilaciones, reconocimiento laboral a todos los residentes, unificación de las leyes de Salud y bono de fin de año de 150 mil pesos.

Vale mencionar que el jueves el personal que se desempeña en las instalaciones del nosocomio publico de barrio Ramón Carrillo tomó la decisión de realizar un paro por tiempo indeterminado, medida que fue compartida por todas las personas que participaron ese mismo día de una asamblea.

La disconformidad del personal sanitario volvió a quedar plasmada este domingo en la movilización. Durante los minutos finales, y ante todos los presentes, se leyó a viva voz una carta dirigida a la ministra provincial de Salud, Gabriela Barbás.

El escrito, redactado por el psicólogo del área de Salud Mental del Hospital Pasteur, Néstor Ribotta, incluyó en sus líneas a todo el equipo que se desempeña dentro de las instalaciones de Avenida Larrabure.

El mensaje leído ante el público sostenía que no existen intereses políticos en la lucha de los trabajadores sanitarios, sino que se trata de “un aire fresco de pasiones alegres que militan la recuperación de la dignidad laboral”.

Lo que se lee ahora