Treinta organizaciones sociales de izquierda realizaron ayer un acto en la Plaza de Mayo en reclamo de "trabajo, aumento salarial y contra la miseria" como culminación de la Marcha Federal de la Unidad Piquetera, que el martes pasado iniciaron desde distintas provincias del país.

El dirigente del Polo Obrero (PO), Eduardo Belliboni, uno de los oradores en el acto, dijo: "Lo que reclamamos es el trabajo, el salario y que no haya hambre en la Argentina, que produce alimento para 400 millones de personas".

"Esta marcha catalizó un problema de la clase obrera y le pusimos un título: por 'Trabajo, aumento salarial y contra la miseria'", señaló el dirigente en el escenario montado en la Plaza de Mayo, desde donde también hablaron por el Movimiento Territorial de Liberación Rebelde (MTL), Sandra Vila; del Frente de Organizaciones en Lucha (FOL), Damaris Rolón; del Movimiento Sin Trabajo Teresa Vive (MST), Mónica Sulle.

Belliboni, asimismo, criticó a la Confederación General del Trabajo (CGT) y la Central de Trabajadores de la Argentina (CTA) al señalar en la plaza -a donde los manifestantes comenzaron a llegar a partir de las 16- que "no tienen ningún mandato para seguir apoyando a este Gobierno" y afirmó: "Le exigimos a la CGT un paro nacional en todo el país contra el ajuste".

Por su parte, la referente nacional del Movimiento Territorial de Liberación Rebelde, Sandra Vila, advirtió: "No vamos a permitir que nos ajusten y que sigan gobernando para los mismos de siempre: las grandes empresas, los monopolios y el Fondo Monetario Internacional (FMI)".

La referente del Frente de Organizaciones en Lucha, Damaris Rolón, dijo a su vez en el acto: "Esta Plaza de Mayo rechaza rotundamente el plan económico de ajuste y el plan del FMI".

La dirigente histórica del Movimiento 12 de Abril, Cristina Mena, sostuvo que "no quieren escuchar a un pueblo que reclama por salario digno, vivienda y salud".