Villa María | mujer | democracia | Justicia

Caso Bessonart: "Desde el primer momento que me enteré, supuse que algo malo le había pasado"

Lo aseguró la amiga de Mariela, Miriam Angelelli, y agregó que a ninguna persona "se la traga la tierra". Recordó que se trata de una desaparición en democracia y pidió a toda la ciudad que se una a la marcha para saber dónde está y poder seguir adelante

El próximo martes se cumplen 16 años de la última vez que vieron con vida a Mariela Bessonart. Desde entonces, no hay rastros de su paradero ni respuestas de lo que pasó.

Una de sus mejores amigas, Miriam Angelelli, recordó ese 28 de septiembre cuando Mariela no regresó al departamento en el que vivía con su hija.

“Desde el primer momento en el que me enteré supuse que algo malo le había pasado, porque ella no hubiera desaparecido”, aseguró la mujer, conmovida al recordarla, y siguió: “Hubiera llegado a dormir a su casa porque siempre lo hizo”.

Con lágrimas, mencionó lo que fueron estos años sin saber qué sucedió y expresó: “Siempre la recordamos, solo en algunos momentos parece que todo es normal y cuando volvemos a pensarla, te ponés triste y te quebrás”.

En torno a la actualidad del caso, exteriorizó: “Cuando reanudaron la búsqueda me sentí muy feliz porque yo creo que es una necesidad personal, social y de esta democracia” y resaltó que nadie tiene que desaparecer, sea Mariela o cualquier otro ciudadano.

La entrevistada, emocionada, remarcó que después de tantos años desean saber la verdad, saber qué pasó con ella “porque a ninguna persona se la traga la tierra”.

Pidió que toda la ciudad, conozca sobre la desaparición de Mariela o no, acompañe el pedido de justicia para que ninguna mujer vuelva a desaparecer en democracia.

2005

La entrevistada le garantizó a este matutino que Mariela no tenía esas actitudes, que siempre fue una madre muy presente, por lo que ella no abandonaría sus hijos y afectos sin decir nada.

“Cuando sucedió eso lo llamé a Delpino (Rodolfo, exmarido de Mariela) varias veces, hasta que me atendió. Después le hablé al oficial Mauricio Rantica”, describió.

Al efectivo, comentó, le preguntó por accidentes, secuestros, personas heridas o algún indicio sobre su amiga.

“Le seguí insistiendo a Delpino, se acercó a mi trabajo y le dije que hiciera la denuncia, si no iba a ir yo. Entonces hizo una exposición por abandono de hogar y ahora que lo pienso, no tiene sentido”, enfatizó Angelelli.

Sobre el contexto y el vínculo entre Mariela y su exesposo (también único imputado en el caso) precisó que estaban separados, “no había manera que abandonara el hogar, no vivían juntos”.

Sobre la medida que presentó Delpino ante la Policía, Angelelli señaló: “Cuando lo hizo fue con un tono despectivo, diciendo que ella se había ido con otro hombre y así tomaron la exposición”.

En relación, remarcó: “Fue una conducta muy machista de la Policía en ese momento, de toda la investigación. Siempre pensaron que fue así”.

La entrevistada reveló que en la búsqueda le mostraban fotos de una mujer en bikini en medio de una playa y le preguntaban si era Mariela. “Yo decía que no era ella, porque realmente era así”, ratificó.

En torno a la hipótesis de que “se fue con otro hombre”, Angelelli sostuvo: “¿Qué mujer se va sin llevarse nada?. No llevarte nada de nada, dejar el auto, todo, sin dinero. Nadie se va sin nada”.

Asimismo, recalcó que Mariela “no estaba en una situación mala en su casa”, tenía una buena relación con sus hijos.

De este modo, la mujer sigue pensando sobre los hechos y continúan sin cerrarle. “¿Cómo se iba a ir sin decir nada? Si se iba, tenía todo su derecho, pero no iba a marcharse sin comunicarle nada a los chicos. Imposible”, ratificó.

Sus hijos

“Ella ha sido una mamá presente siempre, sé que jamás se hubiera ido, jamás hubiera dejado los chicos. Quien la conocía, lo sabía”, resaltó la amiga de Mariela.

De este modo, habló sobre los hijos de Mariela y expuso que hay muchas cosas que no entiende y no le “cierran” respecto a que no tienen interés en marchar, pedir justicia o querer encontrarla. “Los hijos ahora la consideran viva pero la consideraron muerta para reclamar la herencia”, declaró.

Asimismo, dio a conocer que actualmente no tiene relación pero que sí tuvo una muy buena sin inconvenientes años atrás.

“A raíz de que yo he seguido insistiendo en la búsqueda, obviamente que ellos se fueron alejando”, manifestó.

La entrevistada contó que dejó de hablarse con la hija de Mariela cuando hizo un comentario en Facebook para el día de la madre pidiendo que ojalá ella esté guiando y acompañando siempre a sus hijos.

En el mismo posteo de su red social, escribió que la persona que le hizo algo a Mariela “el día de su muerte diga dónde está”.

Investigación

En torno a la desaparición de Mariela en 2005, Angelelli mencionó que “toda la sociedad era machista, incluso las mismas mujeres” porque juzgaban fácilmente.

Sobre la investigación que llevó a cabo el fiscal, Gustavo Atienza, aseveró qué jamás fue a declarar siendo que pidió varias veces hacerlo.

“Creo que hubo una mirada machista, desde mi punto de vista. Puedo estar equivocada o no, pero es mi sentir”, consideró.

“Nadie desaparece de la nada, debemos saber lo que sucedió. No puede quedar impune el que le hizo algo a Mariela”, acentuó.

Respecto a lo que dijeron los hijos en las últimas declaraciones, Angelelli destacó: “Ellos dicen que está viva, si es así, ¿dónde está?, ¿A dónde?. Después de tantos años, ¿que pasó con ella?, una persona no se esfuma como si nada”.

Este año, la fiscal del Segundo Turno, Juliana Companys, reabrió la búsqueda de Mariela. “Lo único que le ruego a Dios es que no le pongan palos en la rueda a la fiscal y que pueda hacer su investigación. También que quienes tengan que colaborar con ella, lo hagan”, subrayó y agregó: “Confiamos en ella”.

Marcha

La entrevistada recordó que el martes a las 19:30 van a salir todos desde la esquina San Martín.

Sobre el 28 de septiembre afirmó: “Queremos recordarla y pedir justicia, que se sepa la verdad, que se sepa dónde está”.

También dio a conocer que ya están con los preparativos para que cada uno tenga su vela y marche.

“Nuestra esperanza es que no alcancen las que llevemos y deban llevar una propia. No obstante, lo más importante es que asistan y que la desaparición de Mariela se pueda resolver”, exteriorizó.

La entrevistada, con tristeza, finalizó: “Lo más relevante para nosotros es que no nos olvidemos que esto sucedió y que sucedió en democracia”.