Villa María | mujer | menor | secuestro

La mujer de uno de los acusados dice que el hecho "fue un malentendido"

Preocupada por la salud de su marido, Mariela Cantero pidió que la fiscal Silvia Maldonado acelere los tiempos de la indagatoria. La causa tiene cuatro imputados por privación ilegítima de la libertad en grado de tentativa

“Fue todo un malentendido”, sostiene ante los micrófonos de varios medios de prensa Mariela Cantero, esposa de Julián Alberto Martín, uno de los cuatro hombres imputados por el intento de secuestro de un menor de 15 años, episodio que se desarrolló hace una semana, a plena luz del día, en el centro de transferencia de esta ciudad.

Entre lágrimas, la mujer pidió que la fiscal a cargo de la investigación, Silvia Maldonado, acelere los tiempos de la indagatoria, instancia que todavía no se desarrolló.

Cantero contó que junto con su marido son vendedores ambulantes, tarea por la cual muchas veces abandonan su ciudad, Bialet Massé.

“Él les dio trabajo a las otras personas que están detenidas; tengo boletas de todo el trabajo que hace mi marido, somos personas honestas”, afirmó.

Vendiendo ollas, medias y repasadores, entre otros elementos, Martín ha viajado a otras ciudades e incluso a otras provincias, como La Pampa y San Luis.

Problemas de salud

Según Cantero, su esposo tiene cáncer, enfermedad por la cual le debieron extirpar un riñón. “Mi marido se descompensó dos veces en la cárcel antenoche y no le dieron bolilla. Qué explicación me va a dar la fiscal si me entregan a mi marido en un cajón, qué me va a explicar”, reclamó.

Y añadió: “Mi marido no tiene antecedentes, no toma, está luchando por vivir, mi desesperación hacia él es muy grande. Estoy pagando fortuna por quedarme acá todos los días”.

“Un malentendido”

Consultada sobre el hecho, la mujer dijo que el supuesto intento de secuestro no fue más que “un malentendido”. Asimismo, aclaró que todo se inició por “unas palabras” que le lanzó su cuñado al menor, aparentemente, sin malas intenciones.

“Me pongo en lugar del adolescente y lo entiendo, porque tengo hijas adolescentes y también les enseñé que si se acerca alguien tienen que salir disparando, pero este caso fue un malentendido. Ellos en ningún momento siguieron a la criatura y en ningún momento la tocaron, ni siquiera le hablaron, porque el chico salió corriendo. No hay nada para que los acusen”, declaró Cantero

Un auto blanco y un pedido de ayuda

La Fiscalía de Instrucción de Primer Turno, a cargo de Silvia Maldonado, investiga por estas horas un supuesto intento de secuestro, hecho que según pudo conocer este matutino suma varios testigos, quienes han sido citados a declarar.

Todo ocurrió el martes 22 de marzo sobre calle Alem al 200, justo donde se localiza el centro de transferencia.

En dicho lugar, una mujer llamó a la Policía. Alertó que un menor de 15 años acudió a ella para pedirle ayuda porque habían querido secuestrarlo.

El menor contó que fue abordado por cuatro hombres que circulaban en un auto blanco (luego se supo que era un utilitario Renault Duster). El adolescente contó que los individuos dijeron que eran de la Policía Federal. Ante esta situación, el menor salió corriendo. El auto también se fue del lugar.

Intervino el centro de monitoreo y por las cámaras localizaron al auto en un hotel cercano a la terminal. Allí los detuvieron por los supuestos delitos de “privación ilegítima de la libertad en grado de tentativa” y “usurpación de autoridad”, ya que en su accionar habrían manifestado pertenecer a una fuerza de seguridad.