Deportes | munch | Pelé | Unión

"Ya era técnico en la cancha, pero 'Pelé' fue nuestro capitán afuera"

Munch consideró que "el liderazgo que tenía como jugador lo tuvo afuera. Puso a 'Pato' Delfino como capitán y él fue más que un DT"

Silvio Munch conoce el fútbol local y estima que “jugadores de calidad sobran. Está en el compromiso y el esfuerzo poder progresar. Y un buen grupo ayuda”.

Eso fue lo que sucedía en Unión Central cuando obtuvo el torneo Provincial 2002. “No cobrábamos, pero no faltaba nadie a entrenar. Era muy buena la química que existía para resolver los problemas. Es como todo en la vida: si querés llegar a algo, hay que laburar y sacrificarse primero. Ese grupo laburó para ser campeón”.

union pele.jpg
La banda de Aureliano Sánchez tocó en la Plaza. Se cumplió el sueño del “Rey Pelé”.

La banda de Aureliano Sánchez tocó en la Plaza. Se cumplió el sueño del “Rey Pelé”.

“Creo que allí empezó Gustavo Guzmán como dirigente, porque jugaba, al igual que Gustavo Formía. Otro que estuvo fue ‘Bicho’ Quintana. Por culpa nuestra el presidente ‘Quique’ Bencivenga y Oscar Felipe se enfrentaron con toda la comisión directiva”, recuerda con risas.

Los pibes ganan campeonatos

En contra de lo que indican los libros, Aureliano Sánchez consolidó una defensa con pibes que rondaban los 20 años. “El único con cierta trayectoria de esa defensa que armó ‘Pelé’ era Velasco”.

Explicó: “Los centrales terminaron siendo Franco Ortiz y Andrés Lazo, que llevaban pocos partidos en Primera. Tan bien se complementaron que parecía que hacía años que jugaban juntos. Y respondió muy bien César Orviz por derecha. Se armó una defensa, con Paulo Velasco por izquierda, que fue impasable. No nos hicieron goles en la final”.

“Marcaban diferencias”

Precisó: “De mitad de cancha hacia adelante había jugadores con más experiencia y trayectoria. Desde ‘Pato’ Delfino, ‘Bicho’ Aguilera, Ariel Berterame, ‘Beto’ Arena, ‘Nacho’ y Leo Negrini, José Volmaro y Franco Miranda”.

“Eran jugadores que marcaban diferencia en cualquier momento, pero había que consolidar y equilibrar el equipo. El vuelo que tuvo en la final fue increíble”.

Destacó: “No era un plantel largo, pero todos se mataban por los compañeros: Marcelo Orellana, César Berardo, Sergio Casas, Marcelo Araya, Gustavo Pereyra, Sánchez y había pibes que jugaban bien. No sufrimos lesiones ni expulsiones y eso ayudó a que no necesitáramos un plantel largo”.

Munch consideró que “el compromiso y la solidaridad del grupo también ayudaron mucho. Todos querían jugar, pero los que ‘Pelé’ elegía respondían y muchos de los que ingresaban tuvieron aportes decisivos, como Sergio Casas, en la final en Colonia Tirolesa”.

Un liderazgo que cambió de función

Insistió: “Por la trayectoria, pero especialmente por lo que significaba para este grupo, ‘Pelé’ Sánchez fue fundamental. Era el capitán del equipo y pasó a ser el técnico, pero ya era técnico en la cancha y fue un capitán afuera”.

Resaltó que “por su forma de ser fue muy respetado y a la vez muy de hablar con los jugadores. Acertó al poner de capitán a ‘Pato’ Delfino y él fue mucho más que un DT. El equipo que arrancó no fue el que terminó. Le buscó la vuelta y encontró el equilibrio con Aguilera como volante central y cambiaba a Berterame, Defino o Negrini. Volmaro y Miranda. Fue un equipo con mucho gol”.

Mencionó que “la vieja escuela indica que primero hay que entrenar, después formar un buen grupo, que, aunque nunca van a ser todos amigos, hay que ser buenos compañeros, y de allí en más podés aspirar a ser campeón”.

“Fue extraño que las ideas fluían y se hacían polladas o rifas. Yo no tenía guantes y mi posición económica era complicada, pero empezó el torneo y aparecieron los guantes. El grupo funcionó y más fuertes nos hicimos porque apoyaban 5 y había 200 en contra”.