Deportes | Mundial | Giraudo | villamariense

"La Panterita" villamariense

Camila Giraudo fue confirmada entre las 12 jugadoras que representarán a la Selección Argentina M20 en el Mundial que se desarrollará en Bélgica y Países Bajos del 9 al 18 de julio. Parten el próximo martes

La villamariense Camila Giraudo participará en el Mundial U20 de Vóley, que se disputará en Bélgica y Holanda del 9 y al 18 de julio.

El equipo dirigido por el villamariense Martín Ambrosini iniciará su participación en Bélgica, donde compartirá zona con el seleccionado local, Serbia y Cuba.

Participan 16 seleccionados divididos en 4 zonas. Los dos mejores de cada zona seguirán en carrera por el título.

“Me siento orgullosa y muy emocionada por ir a mi primer Mundial”, no duda en expresar Camila Giraudo, tras confirmarse su lugar entre las 12 “panteritas”, luego de la última concentración en General Rodríguez, en la que participaron 16 jugadoras.

Nació en Villa María el 03/04/2002, se formó en el Instituto Bernardino Rivadavia e insiste en que “estoy muy feliz. Se hizo el corte definitivo, y quede elegida entre las 12 jugadoras. Trabajamos mucho para lograrlo, e iremos a buscar un lugar entre las 8 mejores”.

Martin Ambrosini, también villamariense y ex DT, de la entidad “canaria”, es el entrenador del plantel. Lo acompañan como asistente Javier González, el estadígrafo Nicolás Ippólito, el preparador físico Pablo Trabadelo, la médica Alejandra Valdez, y el manager Víctor Ríos.

Las 12 elegidas por el entrenador villamariense, que afrontará su quinto Mundial, son las armadoras Aylén Ayub y Catalina Rochaix; las opuestas Bianca Cugno y Valentina Vaulet; las centrales Julieta Sández, Julieta Holzmaisters y Josefina Ossvald; las puntas receptoras Nicole Pérez, Valentina Paredes, Guadalupe Martín Ramella y Camila Giraudo; y la líbero Victoria Caballero.

El plantel viajará el martes 6 de julio rumbo a Bélgica.

Sueño cumplido

A los 19 años, Camila Giraudo afirma que “es un sueño cumplido. Estar dentro de las 12 jugadoras para disputar el Mundial Sub 20 con la Selección Argentina fue lo que siempre soñé. Estoy muy orgullosa de lo realizado en mi carrera y del esfuerzo que hice”.

Asegura que “esperé ansiosa la noticia, porque falta muy poco para el Mundial. El último corte era entre 16 jugadoras que todas merecían ir. Lo tomé muy sorprendida y me emociono mucho”.

Recordó que “en 2019 estuve en todo el proceso y no quedé tras el último corte, después de la última concentración, y me perdí el Mundial. Para un deportista son momentos muy difíciles, porque empezás a cuestionarte muchas cosas, y a no es fácil seguir intentando e ir por el mismo camino, esforzándote cada vez más para lograr otra convocatoria a futuro. Luego de eso, apareció la posibilidad de jugar la Liga Argentina con Gimnasia y Esgrima de La Plata, y jugar dos años la Liga ayudó”.

Agregó que “ahora se me dio esta posibilidad de jugar mi primer Mundial en una categoría más grande y con un nivel de vóley mucho más desarrollado y exigente. Es un orgullo, me emociona un montón jugar en la Selección. Quiero agradecer a mi familia, a mis amigos, a todos mis entrenadores que me formaron, quienes aportaron un granito de arena para que hoy este sueño sea posible”.

Sobre sus inicios dijo: “Arranqué jugando en el Colegio Rivadavia a los 6 años. Estuve hasta los 18, donde me surgió la posibilidad de jugar en Gimnasia de La Plata. Amo este deporte y agradezco a todos los que me ayudaron a llegar hasta acá”.

El salto a Gimnasia

Con relación a la decisión de partir a La Plata mencionó que “sentí que tenía posibilidades, y que era mi oportunidad. Fui por primera vez a los 17 años a La Plata y empecé a jugar torneos para Gimnasia y Esgrima, pero recién en el año 2019 hice un proceso completo”.

Agregó que “en 2020 tuve la posibilidad de jugar mi primer Liga con Gimnasia, que no la pudimos terminar por la pandemia. Recién este año completamos una Liga, y logramos el subcampeonato en la Liga Nacional. Fue una experiencia muy linda para todo el equipo, cuerpo técnico y el club”.

Sostuvo que “ese subcampeonato personalmente me sirvió para dar un salto de calidad muy grande y hoy se ve en mi rendimiento comparado con el año pasado”.

Resalta que previamente “también me surgieron participaciones en selecciones provinciales y en Ligas Argentinas con Rivadavia, que me abrió las puertas para formar parte de entrenamientos y concentraciones con la Selección Argentina”.

Apuesta a disfrutar su primer Mundial, sin medir hacia donde irá su carrera en los próximos años. “El vóley para mi es todo, es mi vida. En mi familia tiene un peso muy importante también, porque mis hermanos Nicolás y Matías lo realizan desde niños y a niveles profesionales. Siento que es algo que nos une, una disciplina donde he formado mis mejores amistades, y al ser un deporte que se juega en equipo, te podes apoyar siempre en tus compañeras. Me ayudó un montón en mi vida personal”.

Asegura que “estar en procesos de selecciones provinciales y nacionales me hizo entender que siempre se logran éxitos. Eso me ha servido para superarme, para tener perseverancia y seguir intentando. Me estimuló para continuar entrenando para el objetivo siguiente y no bajar los brazos”.

Con respecto a sus expectativas con miras a su primer mundial no dudó en señalar que “las mejores. Me voy a superar en cada partido, espero dar lo mejor de mi y dejar bien parada a mi ciudad, y a la selección de mi país”.