Deportes | Mundial | deporte | mayores

"Me atraparon la adrenalina y la intensidad del deporte"

Fernando Ergueta resalta: "Ser pelotari es mi pasión desde niño. Gané 10 torneos argentinos, 3 mundiales y un Panamericano"

“El deporte me atrapó, la paleta me permite descargar la adrenalina por su intensidad. Soy pelotari desde la cuna, es mi pasión”, afirma Fernando Ergueta.

Villa María tuvo la suerte de verlo en acción nuevamente en diciembre y se fue convencido de que “es buena plaza para realizar torneos como el que organizó Central Argentino”, dijo el pelotari nacido el 25 de mayo de 1979, en Unquillo.

Empezó a jugar “a los 6 años, en el frontón que mi padre había construido en mi casa. A los 9 años inicié mi carrera en los interclubes”. Obtuvo 10 campeonatos argentinos, 3 medallas de oro en mundiales, 1 medalla de oro en el campeonato panamericano y 1 medalla de oro en un abierto internacional.

Continúa jugando muy bien, pero ya no a nivel internacional.

Cuenta su carrera con gran pasión. “Mis inicios fueron a los 6 años, casi de casualidad, ya que mi papá dejó de jugar al fútbol a los 35 años en liga local y junto a mi tío decidieron hacer una cancha de frontón en su propia casa y ahí caí yo justo (sonríe)”.

Agrega que “a los 6 años los observaba y cuando descansaban entre partido y partido me metía a la cancha y peloteaba solo. Pero a los 8 años empecé a competir. Mi primer certamen junto a Gastón Muñoz fue con 9 años en un Torneo Argentino Pre-infantil en Unquillo, paralelo a un Campeonato de Mayores de Primera y recuerdo que ganamos. Esa fue mi primera experiencia competitiva fuerte”.

Insiste en que “quedé atrapado con este deporte. Me llamó la atención, más allá de la competencia, porque me permite descargar la adrenalina por su intensidad. Conocí a mucha gente y lugares muy lindos en mi trayectoria”.

Su mentor fue “Rogelio Grosso. A Unquillo iba este profesor de Río Ceballos. Era un referente para los niños de la época que nos iniciábamos en la paleta en la localidad y hubo una escuela que llegó a tener 60 alumnos en su mejor momento, pero luego se disolvió. De allí salimos varios jugadores de una buena camada”.

Con el paso de los torneos, “la paleta me permitió viajar mucho y conocer lugares lindos del país y el mundo, junto a destacados pelotaris, como el fallecido Daniel Gala, Federico Isaía, Javier Nicosia, que compartió esta disciplina conmigo desde los 12 años. Hemos jugado juntos Mundiales, Copas del Mundo y torneos Abiertos”.

Su primera experiencia internacional “fue en 2002. Jugamos un Mundial en España de Primera Categoría de Mayores en Pamplona, y ahí fuimos campeones con Javier Nicosia, Marcelo Franco y Tagliarelli”.

Recuerda especialmente cuando “en 2006 en México, nos adjudicamos la medalla de bronce en otro Mundial. Ese año, en España, ganamos el Certamen Abierto de Valencia, junto a Nicosia y Franco”.

Enumera logros inolvidables: “En 2010 en Francia, ganamos el Mundial en Pau. En México, en 2011 fuimos campeones en el Torneo Panamericano en Guadalajara, con Nicosia. Fue una medalla de oro muy importante y de basta repercusión para nuestra carrera”.

Nunca olvida su primer mundial en el país. “Mi primer Mundial fue en la categoría Sub 22 en Buenos Aires y lo gané. Luego obtuve todos los Campeonatos Argentinos en las categorías Promocionales. En Mayores, de Primera Categoría tengo 10 títulos, y Javier Nicosia tiene 11. Realmente miro para atrás y no puedo creer lo que he logrado, estoy muy conforme”.

Destaca que “el título más significativo para mí fue en Baradero en provincia de Buenos Aires, se trató de un Campeonato de Primera que gane con Daniel Gala en 2009, porque estaban los mejores exponentes de ese momento. No éramos candidatos nosotros y ganamos. Daniel en ese momento tenía 52 años, tiene el récord de edad en los Campeonatos Argentinos. Era mi ídolo y compañero, fue increíble”.

También fue especial en “Guadalajara, en el 2011, el título panamericano fue muy significativo, no solo por la repercusión de traer una medalla dorada para el país, sino por la forma que se dio la final. Empezamos perdiendo 7-0 con Javier Nicosia y logramos dar vuelta ese set, ganamos 12-11 y el segundo set 12-9. Teníamos todo el público mexicano en contra, que son los rivales por excelencia de Argentina. Después nos reconocieron con el Rombo de Oro en Córdoba”.

Manifiesta que “la paleta me permitió cosechar amigos, es un estilo de vida, y competir tanto tiempo en el alto nivel, te va formando la personalidad y te ayuda a sobreponerte de situaciones difíciles”.

Saboreó la gloria en su deporte. “A nivel internacional no compito más, solo intervengo en Campeonatos Argentinos o Provinciales. Me retiré en 2016 porque formé mi familia y tengo un trabajo que requiere de mí todos los días, así que no puedo dedicarme a entrenar ni competir tanto como antes, pero lo recomiendo, y es mi pasión”.