Deportes | Mundial | Iván Prato | puesto

"Ya sé lo que es jugar un Mundial y sigo creciendo"

Iván Prato sostuvo que "compartir con los mejores jugadores de mi país y enfrentar a los mejores del mundo de clase 2005 fue increíble"

El joven basquetbolista villamariense, Iván Prato (15 años), comentó su experiencia mundialista.

El jugador de Unión Central, categoría 2007, jugó con la camada 2005 de Argentina el Mundial U17 desarrollado en Málaga, España, donde finalizó en el undécimo puesto.

La selección nacional dirigida por Leo Gutiérrez logró 3 triunfos y sufrió 4 derrotas, en una semana de pura acción. Culminó en el undécimo puesto tras debutar con éxito ante Egipto, cayó con Polonia y Australia en la fase de grupo.

Prato sostuvo que “el grupo fue duro. Nos tocó ganarle a Egipto (59 a 50), pero Polonia nos venció en el segundo partido (48 a 71), y aunque jugamos bien contra Australia, ellos demostraron que eran el mejor de los cuatro (50 a 86)”.

Las 16 selecciones clasificaban a los octavos de final, pero al terminar tercero en el grupo debió emparejarse ante el siempre difícil Eslovenia. “Hicimos un buen partido, y hasta el cuarto final se lo peleamos (perdió por 55 a 69)”.

En la reclasificación para definir los puestos 9 al 16, el elenco nacional obtuvo una clara victoria ante Japón por 80 a 66, pero Canadá le negó la posibilidad de jugar por el noveno lugar (80-91), y en el último encuentro del Mundial U17 de Málaga, Iván Prato tuvo acción en la victoria ante Nueva Zelanda.

Argentina ganó 80 a 70 y se quedó con el undécimo puesto. Para el villamariense de 15 años enfrentar a los mejores U17 del mundo (al torneo lo ganó EE.UU., al vencer a España en la final) junto a pibes que ya juegan en Europa o Estados Unidos, fue una experiencia inolvidable.

Sus compañeros fueron Santiago Bilbao, Lucas Giovannetti, Drazen Sinigoj, Juan Bocca, Máximo Lomello, Emir Pérez Barrios, Tiago Drocezesky, Joaquín López Lorens, Ignacio Respaud, Tiziano Prome y Lautaro Viatri. DT Leo Gutiérrez.

Iván Prato consideró que “es un orgullo jugar con la selección en cualquier torneo que te toque, y más en un Mundial, con jugadores de los mejores 16 países, con otras culturas como Japón, por ponerte un ejemplo. Para mí es increíble poder representar a Argentina”.

Rescató mucho de su experiencia. “Me sirvió para seguir creciendo, jugar con pibes más grandes te da otro roce. Conocer diferentes culturas, por ejemplo en el partido ante Nueva Zelanda nos hicieron el Haka, que forma parte de su tradición. Es muy lindo observar, dialogar y aprender un poco de cada una de sus culturas”.

Sobre el undécimo puesto dijo que “nos hubiera gustado quedar entre los 8 primeros. Con los chicos y los profesores, todos esperábamos y teníamos expectativas de llegar a los cuartos de final, pero perdimos ante un equipo muy duro, fuerte y alto como Eslovenia y se nos complicó”.

Prato convirtió 2 libres ante Polonia y un doble contra Nueva Zelanda, con buenos porcentajes y cinco rebotes. “Lo más importante fue aprender cómo se juega un Mundial. Pudimos ganar tres partidos, es muy lindo compartir con los mejores del mundo, estar con los mejores clase 2005 del país y el puesto 11 es meritorio”.

De cara al futuro “mis expectativas están puestas en el Torneo Nacional de Clubes con Unión Central en agosto y luego se verá qué hacer con el paso del tiempo”.

Con sus 2,08 metros, Iván Prato no quiere mirar más alto. El sueño está cumplido, pero en 2 años le espera un Mundial con su categoría.