Villa María | Municipio | comerciantes | OIM

La eximición de tasas alcanza a más de 2.200 comerciantes

Del total, unos mil son contribuyentes monotributistas. "El Municipio no quiere que se pierda un solo comercio o empresa, ni un solo empleo", destacó Daniela Lucarelli, titular de Economía. El impacto será de entre 3 y 5 millones de pesos

Más de 2 mil comerciantes de la ciudad se verán alcanzados por los últimos beneficios que el Municipio aplicará como paliativo para afrontar la pandemia y que se suman a los aportes entregados meses atrás –a través del decreto 440- y que aún tiene vigencia. En términos económicos significará que a las arcas comunales dejarán de ingresar entre 3 y 5 millones de pesos mensuales, sólo en las eximiciones de tasa. Pero, además, esa cifra crece exponencialmente si se tiene en cuenta el OIM.

“Estamos muy preocupados, no queremos que cierre un solo comercio. Queremos ser un elemento distintivo por la pujanza de nuestros empresarios”, sostuvo Daniela Lucarelli, titular de Economía al explicar los alcances de los anuncios efectuados ante las centrales comerciales. Incluso fue más allá al decir que los aportes no sólo llegarán a los empresarios de los sectores más afectados, “sino que si es necesario llegar a los trabajadores” lo harán a través de una asistencia social.

Al Municipio le representan “al menos 3 millones de pesos mensuales, aproximadamente, porque hay rubros que no venían presentando la base imponible. Será una pérdida que en mi base seguramente estará entre los 3 y 5 millones de pesos, sin contar el OIM”.

Con relación al OIM, en virtud de que la medida es aplicable a lo largo de un año, precisó: “Lo que dejará de percibir el Municipio se determinará recién cuando Epec me informe la facturación. Tengo que ver cuánto facturó en función del consumo y de la tarifa, que seguramente se moverá a lo largo de ese período”.

Insistió: “Recién al cabo del año veremos cuánto perdemos”, aunque recordó que la misma decisión aplicada tiempo atrás significó “80 millones de pesos por año, que seguramente se superará”. “Para nosotros es una cifra considerable la eximición del OIM, pero también entendemos que es una manera de ayudarlos”, precisó.

Los beneficios impactarán en los principales sectores, entre los que se destacan hotelería, turismo, salones de fiestas, eventos, servicios de esparcimiento, academias y gimnasios y gastronomía. También aparecen transporte, guarderías, kioscos, peluquerías y agencias de taxis. A todos les impactará la suspensión por un año del OIM, que es la tasa que el Municipio cobra en comercios e industrias sobre el consumo de energía.

Según lo informado, en total serán 2.294 los comerciantes en los que impactarán las medidas, de los cuales 1.002 son monotributistas de las categorías A, B y C.

Además se agregó la eximición del pago que incide en comercio, industria y servicios para los contribuyentes de actividades no habilitadas. “Es un beneficio que estaba y había vencido en marzo, pero que se prolongará hasta el reinicio de las actividades. Y no es que en esa reapertura se les exigirá, sino que seguramente habrá un período de gracia o diferimiento de pago. Es necesario que esos contribuyentes se reacomoden nuevamente”, mencionó Lucarelli.

En tanto, los contribuyentes de los rubros gastronómico, transporte, hotelería y turismo, salones de eventos y afines y espacios deportivos el beneficio será sólo para los meses de mayo y junio. “Existe la vocación de analizar todo y si es necesario extenderlo en julio y agosto se otorgará. Queremos ir viendo cómo vamos”, remarcó planteando la posibilidad de una prórroga siempre y cuando no existan cambios favorables en cada sector de manera particular.

Pequeños comerciantes

La medida incluirá también a los pequeños comerciantes, muchos de los cuales son locales que funcionan en los barrios y están encuadrados en las categorías A, B y C del monotributo. “Los fuimos a ver a través de los Municerca, que son los que están en contacto permanente” con la realidad que sucede en cada barrio.

En esta ocasión no se tendrá en cuenta la actividad que realicen, sino que sólo se tomará la categoría de tributación. “Todos los pequeños contribuyentes no pagarán el tributo durante mayo y junio, sin importar lo que vendan”, remarcó la titular de Hacienda.

“El Municipio no quiere que se pierda un solo comercio o empresa, ni un solo empleo. Nadie lo desea, ponderamos el valor y riesgo que significa invertir y emprender. En lo privado tengo actividades y cuando se dispone el cierre también lo vivo en carne propia, por lo que entiendo que forma parte del riesgo empresario”, remarcó sobre la presencia del Estado municipal en acompañar a los comerciantes.

Sobre los encuentros con las centrales comerciales, admitió: “A partir de ahora tendremos reuniones semanales y hasta que termine todo esto, o se normalice mucho más la actividad sin estar pensando la ocupación de cama o nivel de contagio, sino con una perspectiva más positiva y hacia adelante, de futuro”. “Es una ayuda de forma directa del Municipio para que los fondos que el comerciante tiene que tributarnos los utilice para sostener la fuente de trabajo y el comercio”, cerró diciendo.