Villa María | Municipio | trabajadores | taxistas

Tras contagios y brote, taxistas y recolectores pidieron vacunas

Presentaron notas ante el Municipio. Entre los taxistas, el 30% ya fue inoculado por ser mayores de 65 años. Los recolectores se movilizaron frente al palacio comunal para demandar ser vacunados al ser considerados esenciales

Taxistas de la ciudad, tanto permisionarios como choferes, y recolectores de residuos demandaron al Municipio la necesidad de ser vacunados a las brevedad, luego de padecer focos de contagios –con víctimas fatales incluidas- y por considerar esencial la tarea que llevan adelante.

Ambos sectores hicieron el pedido al Ejecutivo, aun sabiendo que el listado de beneficiarios se confecciona a nivel provincial. Incluso, los recolectores encabezaron en horas del mediodía de este miércoles un “bocinazo” que se focalizó en el Municipio. En este aspecto, tanto el sindicato como la empresa efectuaron el pedido para que los trabajadores reciban la vacuna a la brevedad.

Con relación a los taxistas, aproximadamente el 30% de los choferes y permisionarios ya fue vacunado, en virtud de ser mayores de 65 años, una de las primeras franjas etarias en recibir la inoculación. El pedido apunta a alcanzar al 70% restante. “Estamos expuestos de manera permanente a la enfermedad”, sostuvo Eduardo Pedano, de Radio Taxi. Para mañana las prestatarias del servicio acercarán a la Comuna un listado de trabajadores.

Consultado sobre cómo afrontan el contacto permanente con los usuarios, Pedano confirmó que se detectan contagios de manera diaria: “Somos como el común de la gente y todos los días hay algún infectado. Hubo varios decesos, alrededor de 10 o 12 choferes que perdieron la vida a la fecha; todo está muy complicado y cada vez que salimos a la calle nos exponemos”.

Insistió: “Ningún pasajero sube al taxi y dice que tiene síntomas, entonces no sabemos a quién llevamos y qué puede tener”, resaltó. Sobre las medidas de bioseguridad que aplican, dijo: “Tratamos de llevar la ventanilla baja, tenemos el nylon divisorio, que es una exigencia. Si hay un reclamo de que un auto no lo tiene, se lo hace bajar a la central y no se le otorga viajes hasta que no lo tenga. Además del uso del barbijo y el alcohol en gel y la desinfección del auto cuando se baja el pasajero. De todos modos, como está la situación, por más que se tomen los recaudos muchas veces se pasa alguno”.

El listado que acercarán al Municipio incluye a choferes y permisionarios.

Bocinazo de recolectores

Los recolectores realizaron este miércoles un bocinazo para visibilizar el reclamo, que calificaron de “pacífico, para que no haya inconvenientes con los contribuyentes ni con los vecinos”, resaltó Cristian Cabral, delegado sindical a nivel local.

“Queremos una solución, somos esenciales desde que empezó la pandemia y nunca nos dieron respuestas ni garantías”, indicó. Confirmó ante la consulta de este medio que ya padecieron un brote a nivel local, por el que dos trabajadores permanecen “internados con oxígeno”. De igual manera, confirmó que a la Comuna acercaron “una nota del gremio como institución y también por parte de la empresa hubo un escrito para que sea tomado como prioritario” el trabajo que desempeñan, aunque hasta el momento “no hubo respuestas”.

Cabral mencionó que en la ciudad prestan servicio 65 trabajadores y existe en el grupo “temor por estar en la calle. En otras ciudades murió gente que se contagió y son jóvenes sin ningún tipo de patologías. Por eso es el reclamo”. De igual manera, confirmó que hasta el momento “en ninguna ciudad de Córdoba se vacunó a los recolectores”.

Pocos viajes

“Estamos tratando de sobrevivir. La realidad nuestra es la del país, no somos excepción de nada”, admite Pedano al exhibir la realidad de los taxis en la ciudad. Al respecto, remarcó: “Hoy tenemos una tarifa acorde a la situación, la realidad económica de la gente es complicadísima. No gana lo que tiene que ganar, está desesperada para ver cómo hace con su negocio, cómo puede abrir”.

Reconoció que “bajó la cantidad de viajes”. Como se recordará, el servicio sufrió un aumento y luego fue decretado el confinamiento. “En un día trabajás regularmente, con viajes más cortos. En un viaje que era de 10 cuadras, la gente camina 5 y pide un remís por el resto”, graficó.