Villa María | negocios |

Halloween, la celebración que crece a pasos agigantados

Comerciantes dedicados al rubro de cotillón y accesorios brindaron sus sensaciones sobre el festejo de "noche de brujas", cómo ha crecido en los últimos años y el boom durante esta temporada. "La gente quiere celebrar"

Las vidrieras de los negocios de Villa María han canbiado en el último tiempo. Calabazas caladas, máscaras de Drácula, murciélagos, telas de araña, esqueletos y diferentes trajes con capa negra fueron la sensación del centro de la ciudad.

Cada 31 de octubre, antes de la festividad católica del Día de Todos los Santos (1º de noviembre), se celebra Halloween o, traducido al español, Víspera de Todos los Santos. Aunque también es mayormente conocida por Noche de Brujas o Noche de Víspera de Difuntos.

La fiesta, originalmente relacionada a países anglosajones como Estados Unidos, Canadá e Irlanda, se ha ido extendiendo a todo el mundo . Su decoración temática se asocia con los colores naranja, negro y morado. Y cada actividad está ligada a personajes de fantasía, como fantasmas y brujas, además de las infaltables calabazas caladas.

La cultura ha crecido a pasos agigantados en los últimos años y sumado a que el año pasado no hubo festejos por la pandemia, el evento creció exponencialmente. No solo es un divertimento para chicos, sino que los mayores también se suman a la movida con fiestas temáticas en la ciudad y en toda la Provincia.

Puntal Villa María dialogó con comerciantes de cotillón y accesorios, que son referencia en la materia y explicaron el boom.

Luciano Franco, propietario de Cotillón Villa María 2, comentó: “Pensábamos que iba a comenzar el movimiento en la semana, pero sinceramente estamos vendiendo hace dos semanas productos para Halloween y eso es muy satisfactorio. Este año se sentió mucho más. Si lo comparás con años anteriores, siempre estuvo muy tranquilo”.

Sobre los productos más buscados, Franco, que también cuenta con un local de disfraces, comentó: “Carameleras para que los chicos salgan a buscar dulces, capas, sangre artificial que fue furor, maquillaje artístico, alas de ángel, hachas y cuchillos”.

-¿Cuanto dinero necesitó una padre/madre para vestir a su hijo?

-Sinceramente pensé mucho en la economía de los padres, creí que íbamos a tener un Halloween muy tranquilo y no me aboqué tanto al disfraz, sino al set, que trae una capa con accesorio y una capucha. Eso tiene un costo de 560 pesos, cuando un disfraz ronda los 2.000 pesos.

-¿A qué le atribuye el auge de la celebración de Halloween?

-Son tendencias. Si bien el auge de Halloween está creciendo en los últimos años, son momentos, por ejemplo hace muy poco que salió la serie “El Juego del Calamar”y lo que llega se vende, sorprende como se ha instalado en los jóvenes que muchas veces entran al local con una imagen de internet a preguntar si tenemos determinado producto.

La celebración no se limita a los niños y adolescentes, también los mayores disfrutan del evento y el máximo exponente es la fiesta de El Pungo (tradicional festejo que se realiza en el Camino de los Artesanos, La Cumbre), en ese sentido el propietario de Cotillón Villa María expresó: “Además de los accesorios, también hemos vendido muchos disfraces para la fiesta de las sierras. También hubo un festejo de algunos colegios de Villa María, con lo cual la demanda ha sido enorme”.

En el mismo sentido, César Cordero, propietario de La Casa del Comercio, dijo: “La celebración tiene que ver con la globalización, hace 20 años no era lo que está sucendiendo ahora. Desde hace 10 que las ventas han aumentado notablemente y cada año es más”.

Además, Cordero, que lleva adelante su negocio hace 20 años, agregó: “Hoy los chicos tienen accesibilidad a YouTube y ahí encuentran todo. Hay mucho youtubers centroamericanos en las redes que le dan importancia a esta celebración pagana y se ha expandido por el mundo”.

-¿Qué se busca y que eligen los chicos?

-Los adolescentes no se inclinan tanto por las caretas sino van por el maquillaje; precios hay para todos, con una buena imaginación podés gastar 200 pesos para un niño y queda bien.

Hay armas, caretas, accesorios, el abanico es amplio, la caramelera sale 340 pesos.

Cordero puntualiza: “Muchas fotos de Google de cómo se quieren vestir, desde nuestro lugar los vamos guiando, tratamos de que se vayan con todo lo que se pueda”.

-¿Cómo han sido las ventas respecto a los años anteriores?

-Este año se ha vendido en un 200% más que el año pasado. Creo que también está acompañado a que la gente tiene la necesidad de celebrar después de tanto tiempo.

Sobre las tendencias el comerciante analiza y dice: “Halloween fue reemplazando con el tiempo a otras celebraciones como el Día de la Primavera, antes era furor y hoy ya no lo es tanto. Halloween pasó a ser una fecha importante en ventas en los últimos años ( después del Día del Niño y Navidad).

Los requerimientos para los disfraces también pasaron por las ventas online. En ese aspecto, Estela Demarchi, propietaria de Andorinha Kids, sostuvo: “Se cubrieron todas las expectativas que teníamos para esta fecha. Las ventas han superado a los años anteriores”.

-¿A qué le atribuye este avance de la cultura de Halloween?

-En los últimos dos años, noto que se festeja más, los niños esperan esta fecha quizás solo con el fin de pedir golosinas a cambio de un truco.

En referencia a los artículos más pedidos, fue el esqueleto que brilla en la oscuridad y el costo promedio fue de 1.000 pesos.

La tendencia crece y los villamarienses se han sumado en forma masiva a esta celebración que no distingue entre grandes y chicos. El objetivo fue divertirse y en ese punto se ha logrado, sobre todo luego de estar un largo tiempo sin festejos.

Hallowen.jpg