normativa | peressutti | apdh

"Con el reciclado hacemos una tarea que no se ve y que reduce la contaminación"

Marcela Durán, titular de la entidad que cumple tareas en el vertedero, consideró que con la ley se legitimiza el trabajo que hacen. Remarcó la situación particular que se vive en la ciudad y que se diferencia del resto de las poblaciones. Instarán a reforzar la diferenciación

Integrantes de la Cooperativa 7 de Febrero se reunieron con diferentes entidades con el objetivo de difundir la importancia de contar con la denominada Ley de Envases, pero además del debate surgió la importancia de potenciar la recolección diferenciada a nivel local. La iniciativa nacional ya tiene media sanción por parte de Senadores y busca ahora tener eco en Diputados.

En el Congreso se apunta a que con la nueva ley los fabricantes de diferentes productos tengan responsabilidad sobre los contenedores con residuos reciclables que ponen en circulación en el mercado, entendiendo que de esta manera se minimizaría el impacto ambiental de los mismos, pero también aumentaría la cantidad y variedad de productos que se recuperan.

De igual manera, serviría como puntapié para que los propios fabricantes generen envases con mayor nivel de reciclabilidad. El encuentro se desarrolló en la Defensoría del Pueblo, en la que Alicia Peressutti ofició de anfitriona de representantes de la Cooperativa 7 de Febrero, entre ellos, Marcela Durán, pero también referentes sindicales y de APDH, entre otros.

Durán explicó que la normativa contempla hasta la creación de una tasa para aquellos fabricantes que deciden no tratar sus propios residuos reciclables, fondos que serían destinados para los recicladores urbanos. “Ese dinero se destinaría para pagarle a esa gente que comúnmente se conoce como cartoneros. Habitualmente se los mete en un vertedero para que junten las cosas y de ahí ellos deben sacar para su vida diaria, pero está comprobado que ese sistema no funciona así”, destacó la entrevistada.

Remarcó que con la normativa se busca darles dignidad a quienes realizan la recolección de ese tipo de residuos. “Se busca darle un marco legal a todo, porque incluso a nosotros nos tratan de cirujas, carreros o indigentes. Hacemos una tarea que muchas veces no se ve, ni es reconocida, y que tiene que ver con el reciclado, que en definitiva evita la contaminación y tala de árboles”.

Incluso, destacó que a nivel local “Villa María es una de las pocas ciudades del interior en donde se reconoce la tarea y se paga un canon mensual”. Durán entendió que el rol que cumplen debe ser reconocido como trabajadores y cumplir incluso hasta con las obligaciones que cada empleado en relación de dependencia o no debe afrontar.

Visibilizar el trabajo

A la charla con este medio se sumó Alicia Peressutti, quien destacó que el sector de recicladores busca “visibilizarse”, ya que entiende que padece “discriminación por parte de la sociedad por ser los encargados de separar la basura”. Consideró además que la normativa debe avanzar también en la responsabilidad social de las empresas, “que hasta ahora fue discursivo y nunca se llevó a la práctica, a excepción de algunos casos puntuales”.

Entendió que a los trabajadores les afecta una problemática social grave “que es la falta de conocimiento y compromiso por parte de la sociedad”. “Por eso vamos a impulsar una campaña para mejorar su calidad de vida”. Puntualmente se pretende plantear “qué debe hacer cada ciudadano. La importancia de separar en casa, de volver al uso de la bolsa de la abuela y también de envases retornables”.

“Nos estamos rifando nuestro presente. No el de la posteridad”, destacó Peressutti. Otro de los aspectos que se abordaron en el encuentro fue la necesidad de reglamentar la normativa ni bien se apruebe para que pueda aplicarse prácticamente de manera inmediata.

Destacó que si bien en la ciudad existe “un reconocimiento por parte del Estado local” a la tarea que desarrolla el grupo de mujeres en el vertedero ubicado a la vera de la ruta 2: “Como sociedad hacemos poco y no colaboramos. Exigimos mucho pero no cumplimos con la ordenanza”.

Profundizó que es normal negar el involucramiento cuando se habla de residuos, por lo que bregó para relanzar “la separación en casa”. “Si nosotros no lo hacemos, las exponemos a enfermedades, ya que tienen que separar la basura. Pero, si uno lo hace en casa, el trabajo sería otro y sólo clasificarían”. Ante ello, entendió: “Tenemos que comprometernos como sociedad, con algo simple que se puede hacer en el hogar”.

Peressutti recordó que Villa María es pionera en materia de normativa y que incluso en el lanzamiento del centro de gestión ambiental que se prevé desarrollar en el actual vertedero “especialistas plantearon que si no hay conciencia de la sociedad, por más que tengamos la planta más cara del mundo, no funciona. Y eso es lo que debemos lograr, que la gente se comprometa y colabore”. Adelantó que a la brevedad planteará al Ejecutivo local “a través de una resolución que se reactive la recolección diferenciada”.