Villa María | normativa | impacto | limpieza

Estiman que sólo se consigue en la ciudad el 40% de precios congelados

En algunos súper consideran que las ofertas propias tienen un precio menor a las del programa nacional. "Estas cosas nunca funcionaron, esa es la realidad", destacaron desde uno de los locales

A casi un mes del lanzamiento del congelamiento de precios en productos alimenticios y de limpieza el impacto a nivel local es bajo. Mientras algunos comerciantes sostienen que son muy pocos los productos que se exhiben en góndola y que esto se debe a que no todos llegan a la ciudad, otros sostienen que las ofertas propias tienen un costo menor que las de los congelados.

De igual manera, la coincidencia entre ambos es que la medida será insostenible en el tiempo, con la particularidad de que hoy en día “la gente no entra al local y pregunta por los precios congelados. Directamente busca las ofertas del lugar y compra”, sostiene Pablo Andersen, gerente de un súper de la calle Tucumán. En otros comercios más pequeños, la situación se replica.

Es más, en los comercios denominados “súper chino” son contados los locales que tienen promocionados los precios congelados. En estos predios, los responsables se muestran reacios a dar cuenta de la situación, aunque por lo bajo admiten que prácticamente no se comercializa la canasta impuesta por el gobierno nacional. En la recorrida que realizó este medio, dialogando con los comerciantes, se puede estimar que en la ciudad se puede encontrar un 30% a 40% de los productos.

Andersen explicó que si bien los precios congelados están y se encuentran exhibidos, los clientes “recurren a los folletos y se encuentran con precios más bajos que los congelados”. Entendió que al gestionarse desde Buenos Aires la iniciativa, “muchos de los artículos no llegan al interior, y menos al interior del interior, a veces por una cuestión de logística. Pero también hay veces que nos encontramos con códigos que no están actualizados y fueron reemplazados por otros, entonces ese artículo no llega”.

Acerca del porcentaje que se llega a exhibir con relación al total de la canasta, entendió que puede estar en el porcentaje citado por sus pares, y sobre el desafío del Gobierno de sostener al menos hasta principios del año próximos entendió que “pensar en mañana en este país es todo un tema. Obviamente que por una cuestión de presión del Gobierno esto se va a mantener, aunque habrá que ver cuánto se sostiene”.

Consideró que desde el sector y a título personal “nos atenemos a la normativa. Está todo dentro de la ley, pero está claro que el cliente llega y se puede encontrar con ofertas a precios más bajos. Hay productos que comparamos y tienen una diferencia hacia abajo” en beneficio al usuario. “Estas cosas nunca funcionaron, esa es la realidad”, precisó, y las calificó de “maquillaje electoral más que otra cosa”.

“Post elección creo que los controles se van a relajar un poco, lo que no quiere decir que uno no vaya a cumplir por eso”, aunque entendió que se trató “más de una medida electoralista que otra cosa, siempre ha sido así”. Dijo que también se dan situaciones de manera diaria “en la que el cliente llega y no pregunta por los precios congelados” sino que directamente consume los productos que busca.