La Policía de Nueva York arrestó ayer al principal sospechoso del tiroteo en el subte de esa ciudad estadounidense que el martes dejó 23 heridos, 10 de ellos de bala, y será procesado por "ataque terrorista", informaron autoridades.

"Lo atrapamos", dijo el alcalde neoyorquino Eric Adams en conferencia de prensa al anunciar el arresto por videoconferencia, ya que el fin de semana dio positivo en Covid-19.

La Policía había identificado a Frank James, un afroestadounidense de 62 años, como el sospechoso de haber activado dos granadas de humo cuando el vagón se acercaba a la estación de la calle 36 en Brooklyn la mañana del martes, antes de hacer 33 disparos contra los pasajeros.

James fue detenido cuando caminaba por una calle de Manhattan, dijo la jefa de la Policía de Nueva York, Keechant Sewell. El arresto ocurrió sin incidentes y el hombre será acusado por el tiroteo del martes, agregó.