Villa María | Nutrición | alimentación | harvard

“El plato de Harvard está pensado para la población estadounidense”

La nutricionista Melisa Manzur refuta la idea de reemplazar la pirámide alimenticia tradicional por esta nueva modalidad que sugiere comer 50% frutas y verduras, 15% harinas y legumbres y 15% carnes y pescado

“El plato de Harvard está pensado para la población estadounidense”, así lo señaló la nutricionista Melisa Manzur, refutando la idea de que se ha reemplazado la pirámide alimenticia que se rige actualmente en nuestro país, por esta nueva modalidad. Este plato propone que la mitad del mismo sea destinado para frutas y verduras, un cuarto del plato para granos integrales y el otro cuarto para las proteínas. 

“En la población argentina contamos con las guías alimentarias, que son específicas para nuestra comunidad ya que están basadas en alimentos autóctonos y que se consumen en nuestro país”, aseveró la profesional.

“Los nutricionistas no aplicamos el plato de Harvard porque es estadounidense, nos basamos en las guías alimentarias”. Manzur explicó además que dichas guías sugieren consumir, en primer lugar, la mayor cantidad de veces al día las frutas y verduras, ya que aportan principalmente vitaminas y minerales; en segundo lugar consumir todos los derivados de las harinas integrales y legumbres. “Elegir la papa, la batata, el choclo, pastas y panes, siempre y cuando hablemos de integrales porque nos aportan más fibra, y son la base de nuestra energía para el resto del día”. 

En tercer lugar, se encuentra el aporte de los lácteos, leche, yogur y quesos, que son fuente de calcio principal. “En cuarto lugar tenemos el consumo de carnes y huevo, los cuales nos aportan proteínas, básicamente, fundamentales para el desarrollo muscular”, agregó. Seguidamente y con moderación, hay que consumir grasas y aceites, en este caso de grasas y aceites saludables. En el cual se pueden incluir aceite, frutos secos, semillas, por su excelente aporte en vitaminas liposolubles A, D, E y K. 

“Por último, tenemos el aporte de azúcares y dulces, los cuales deben estar presentes en nuestra alimentación ya que la misma no debe ser restrictiva, no debe ser limitante, entonces si queremos darnos con algún gustito de un alimento que nos guste, realmente lo podemos hacer siempre y cuando moderemos la cantidad”, enfatizó Manzur.  

Asimismo, la nutrióloga indicó que en cuanto a las bebidas, el agua es el principal hidratante que nos aporta lo que necesitamos realmente. “Todo esto involucra un aporte de hábitos saludables y un estilo de vida saludable, para lo cual se adapta y un comité científico y nutricional lo pensó para nuestra población”, señaló.  

“La diferencia radica que el plato de Harvard está pensado principalmente para la población estadounidense y las guías alimentarias están pensadas para la población argentina”, resumió. A su vez, cada modalidad prioriza diferentes grupos de alimentos con proporciones distintas, de acuerdo a la rutina diaria, hábitos de consumo y comidas preferentes de los norteamericanos.

“En las guías tenemos en segundo lugar a los hidratos de carbono y poniendo como principal de almidones a las harinas integrales, prefiriendo las legumbres, que eso no está contemplado por el plato de Harvard”, expresó.

 “Si bien son prácticamente los mismos alimentos, hay algunos que están específicamente destinados a nuestra población, y es un comité específico nutricional que lo elabora, está pensado para la alimentación autóctona”. Asimismo, las guías promueven la actividad física y disminuir el consumo de sal. 

“Está pensado también para lo que nos falta consumir, porque por ahí nosotros tenemos muy bajo consumo de vegetales y de frutas en la rutina diaria, por eso es importante ampliar su consumo y hacerlo más general, para que ocupe la mitad de nuestro día por lo menos”, finalizó. 



Aldana Pszybylski.  Redacción Puntal Villa María

Comentá esta nota

Noticias Relacionadas