Villa María | obispo | Obispado | local

Dolor en la ciudad por la muerte del exobispo Rodríguez

Padecía Covid y falleció ayer por la mañana. Desde hace varios años residía en Jesús María

El exobispo de la diócesis local monseñor RobertoRodríguez dejó de existir este sábado a causa de Covid. Quien fuese el cuarto obispo de la diócesis Villa María falleció en horas de la mañana en Jesús María, población en la que se había radicado desde hace varios años.

El obispado dio a conocer la triste noticia, que rápidamente se viralizó a través de las redes sociales, donde centenares de mensajes lo despidieron. Rodríguez había nacido en Temperley, Buenos Aires, el 14 de agosto de 1936 y fue ordenado sacerdote el 31 de enero de 1970 en Cosquín por monseñor Raúl Francisco Primatesta.

El 12 de noviembre de 1992 San Juan Pablo II lo nombró obispo auxiliar de Córdoba y fue ordenado como tal por el cardenal Primatesta. Tomó posesión del obispado local el 13 de setiembre de 1998 y permaneció hasta el 23 de julio de 2006, para trasladarse a la diócesis de La Rioja.

Allí permaneció hasta el 9 de julio de 2013. Desde el Obispado local recordaron que el exobispo, quien además era licenciado en Teología por la Pontificia Universidad Gregoriana de Roma, tenía como lema episcopal “Tened los mismos sentimientos de Cristo”. “Destacó en la vida sacerdotal y episcopal por su dedicación a la educación así como a promover la amistad social”, remarcaron.

Tras resaltar el servicio prestado por el ahora extinto, dieron gracias a Dios “por el don de su vida y su ministerio al servicio de la Iglesia, especialmente en nuestra diócesis de Villa María. Con la esperanza de la resurrección final por Cristo, nos unimos en oración pidiendo por su eterno descanso, e invitamos a toda la comunidad a la Santa Misa funeral” prevista para hoy a las 11 en la iglesia Catedral.

Despedida en las redes

“Querido Padre Obispo Monseñor Rodríguez con dolor te despedimos, pero sabemos que tu vida de entrega, enseñanza y ejemplo por construir un mundo más cristiano tendrá la recompensa de Dios. Elevamos una oración por tu descanso, nunca olvidaremos tu paso por nuestra comunidad y por nuestras vidas”, publicó el secretario de Obras Públicas de la Nación, Martín Gill.

Nora Bedano, por su parte, despidió al exobispo pidiendo a Dios “que le permita a su alma tan bondadosa seguir impartiendo el bien a toda la humanidad”. “Gracias, muchas gracias querido amigo”, expresó.

“Ha sido un hombre comprometido con su tarea pastoral y su tiempo en la comunidad. De diálogo sincero y constructor de consensos, así lo voy a recordar. Ha partido al descanso final, que sea en paz, y su testimonio edificante estará siempre presente”, remarcó Marcos Bovo, secretario de Comunicación de la Provincia.