obra | Teatro | director

Insólito accionar de la Policía en una obra de teatro de adolescentes

Cuatro efectivos de la Departamental irrumpieron en el Chalet Hereje, espacio donde se llevaba a cabo una función teatral. Incómodo momento para el director de la propuesta, que fue acorralado y apuntado con armas y linternas

La compañía local “Teatro de Herejes” -espacio que funciona en el histórico chalet céntrico de calles San Juan y Lisandro de la Torre- fue víctima este sábado de un incómodo y disparatado procedimiento policial, llevado a cabo por cuatro efectivos de la Departamental, quienes de manera inadecuada irrumpieron en una obra de teatro de adolescentes.

El hecho más insólito le ocurrió al director de la obra, Andrés Brarda, quien durante el confuso episodio fue tratado como un delincuente y apuntado con armas y linternas.

Todavía sorprendido, el artista habló con Puntal Villa María y contó con lujo de detalles cómo se dieron los hechos, calificados por él mismo como “un atropello”.

“Todo ocurrió durante la primera función, que empezó a las 22.05 (del sábado). Yo dirijo la propuesta pero también soy técnico. Actúan en la obra cinco pibes de entre 15 y 20 años. La experiencia para ellos fue fuertísima y los marcó mucho”, aseguró.

Según Brarda, cuando recién comenzaba la obra, cuatro efectivos de la fuerza provincial se hicieron presentes en el edificio y al grito de “Abran, Policía” cortaron con el clima que se había generado en la sala.

“Yo como técnico me encontraba en la parte baja del edificio y abro la puerta del frente preguntando qué sucede, cuando de pronto ingresan cuatro policías y me apuntan con los revólveres diciéndome que levante las manos y que las apoye contra la pared”, relató el director.

La puerta de la sala quedó entreabierta. Uno de los policías asomó su cabeza, miró hacia adentro y pudo confirmar que efectivamente se trataba de una función teatral. En las instalaciones del chalet había 25 espectadores. También estaban los actores y los encargados del sonido y la iluminación.

Los policías le explicaron a Brarda que actuaron de tal manera por un llamado que llegó a la central, alertando que en inmediaciones del chalet había movimientos extraños y hasta sospechosos.

“Yo les expliqué que el contexto era el de una obra de teatro. Les señalé los carteles, entre ellos, el que decía: ‘Hoy, función’”, indicó el entrevistado ante este matutino.

“Este es un espacio cultural, tenemos 150 alumnos, casi 20 docentes, movemos más de 200 personas por semana, se trata de un lugar privado que es conocido por todos”, acentuó.

Para Brarda, los funcionarios públicos “no leyeron el contexto de lo que pasaba” y actuaron “sin sentido común”.

“La función siguió bien, los chicos hicieron un trabajo increíble, de oficio, porque pudieron continuar a pesar de todo. Cuando terminó la obra, salí a explicar la situación y a pedir disculpas. Lo extraño resultó en que la gran mayoría de los presentes pensaban que la intervención de la Policía era parte de la obra, se mezcló la realidad con la ficción”, contó el joven director.

Casualmente, la propuesta artística se llama “El Juego. Cuando el terror supera la ficción”. Y, realmente, se trató de un momento terrorífico.

“Es una obra del género terror con una temática sobre bullying, hecha por adolescentes de entre 15 y 20 años”, detalló el representante de la compañía Teatro de Herejes.