Tranquera Abierta | Observatorio de la Cadena Láctea Argentina | Jorge Giraudo | Leche

"Si a la lechería le sacan retenciones, el crecimiento no tendría límites"

Jorge Giraudo, titular del Observatorio de la Cadena Láctea Argentina, advirtió que hoy hay una crisis de costos en el sector por la escalada del precio de los commodities que impacta en raciones y los alquileres

De manera cíclica, la lechería en Argentina transita una vez más una crisis de proporciones pero que reviste algunas diferencias con respecto a algunas anteriores. Es que en este caso se observa que la participación del tambo en el precio final de la leche se encuentra en el máximo histórico y que los valores de su producción acompañaron en el último año al proceso inflacionario. Lo cual podría dar una falsa idea de bienestar en el sector primario. Sin embargo, los problemas comienzan a percibirse cuando la mirada se orienta hacia los costos de la producción, que en los últimos 12 meses aumentaron mucho más que la alta inflación general empujados particularmente por el valor del maíz y la soja.

Jorge Giraudo, Directo del Observatorio de la Cadena Láctea Argentina, da cuenta de esta coyuntura y cuestiona también la política de precios máximos que impulsa al Gobierno porque funciona como un tope que impide corregir las asimetrías de la cadena.

“Hay dos problemas en dos extremos, uno es que el sector genera un valor que no logra percibir; esto es en el mercado interno con la existencia de controles de precios, y cuando exporta (el 25% de la producción) también tenemos un recorte por los derechos de exportación; entonces los ingresos de la cadena se restringen”, comenzó relatando el directivo.

“Por otro lado, la participación del productor es máxima en el valor que se consigue, el precio de la leche subió 44% interanual, casi igual que la inflación y el tipo de cambio, pero los costos de producción de leche subieron 65% por la suba muy fuerte del precio de los granos, básicamente maíz y soja, dos componentes fundamentales para la producción como alimentos centrales en los rodeos lecheros”, aclaró.

Pero hay un dato más por el cual el precio de los granos impacta en la lechería y no está referido al alimento: “El 50% de las superficies que se destinan a la producción de leche es sobre campos alquilados y normalmente esos alquileres están fijados en quintales de soja, porque compiten con la agricultura, y quien accede a esa tierra para alquilarla tiene que pagar un valor igual que el que pagaría un sojero, entonces esos alquileres subieron al ritmo del precio internacional de la soja”, aclaró.

Por lo tanto, remarcó Giraudo, “a pesar de que el precio de la leche subió un 45% los costos de producción subieron 65% y eso hace que la frazada quede corta”.

Hacia afuera

“En la producción de leche además tenemos una particularidad, normalmente el precio internacional de los lácteos se fija por la subasta que se hace en Nueva Zelanda, con precios de 4.100 dólares para la leche en polvo que es nuestro principal producto de exportación. Sin embargo en América Latina esos valores no se están logrando, están en 3.700 a 3.800. Nueva Zelanda logra estos precios por su gran cercanía a un país que salió a comprar muy fuerte como lo es China. Nueva Zelanda tiene dos ventajas para atender a China: accede a una preferencia arancelaria y está en el patio trasero, para nosotros el costo del flete marítimo para proveer a China es muy costoso”, explicó el titular del OCLA.

¿Podría declararse la lechería como economía regional?

La lechería en realidad no es regional, es nacional, tenemos producción de leche en Córdoba con el 33%, Santa Fe el 31%, Buenos Aires el 27%, Entre Ríos el 4%, y luego Misiones, Tucumán, Salta y La Pampa con el 1%; pero igualmente hay 200 tambos en Misiones. La lechería no es una economía regional. Si para beneficiarla la quieren nombrar como tal, el sector dice ‘nómbrenla como quieran’, el tema es sacarle los derechos de exportación que son los que están dañando terriblemente al sector.

JORGE GIRAUDO

Jorge Giraudo Director del Observatorio de la Cadena Láctea Argentina

¿Qué haría eso?

Si a la lechería le sacas los derechos de exportación Argentina puede crecer sin límites en producción porque le sobra espacio, tienen un clima adecuado, le sobra disponibilidad de agua, le sobra conocimiento del negocio, tenemos industrias locales de peso mundial, puede crecer muy rápido. Es una visión cortoplacista cuando se usa el derecho de exportación para regular los precios internos, cuando en realidad el derecho de exportación tiene un solo fin que es el recaudatorio.

¿Continúa el proceso de concentración de tambos en el país?

Es un proceso inexorable de la lechería mundial. La tasa de reducción de tambos a nivel mundial es del 4,5% y la producción viene subiendo a una tasa de entre el 1 y 2 % con lo cual se concentra en unidades productivas más grandes, más eficientes y a mayor escala con el uso de robotización.

En Argentina pasa algo similar...

Argentina está dentro de ese esquema con una tasa menor, tiene una deserción del 2% al 3%. Y el 3% de los tambos en Argentina son de más de 10 mil litros de leche, son unos 350 tambos y producen la misma cantidad de leche que el 51% de los tambos que son los de menos de 2 mil litros, que también producen el 21% del total. Entonces hay 350 tambos que producen la misma cantidad de leche que 5.500, eso demuestra que es imposible que compitan unos con otros.

¿La producción de leche se sigue sosteniendo alrededor de los 11 mil millones de litro anuales?

El años pasado subió 7% y en lo que va de 2021 estamos 4,5% por encima del año pasado, venimos en un proceso de franco crecimiento y esto explica que si se empiezan a dar condiciones competitivas para la lechería, que no tiene, crecería muy fuertemente, el tema es dejarla que crezca y no meterle palos en la rueda como son estos planes de precios máximos, precios cuidados y derechos de exportación.

¿Cayó mucho el consumo interno con la crisis?

Viene entre 185 y 190 litros, lo que sí tuvo es una caída en calidad, más que en cantidad. Es un consumo más básico de leche en tetrabrik, queso cremosos y yogur bebible de litro, todo en detrimento de los productos de mayor valor agregado que son los productos en potes o procesados, quesos untables y quesos duros que son más caros, ese es otro problema para la cadena porque recauda un mix de precios más bajos que el que habitualmente tenia.