Provinciales | Online | juego | Empresas

Punto por punto, qué dice la ley que habilita el juego online

La nueva normativa establece un canon del 10 por ciento que cobrará el Estado. Además, las empresas que se queden con las licencias -que serán 10- dispondrán de la explotación del negocio por 15 años

La polémica ley que acaba de aprobar la Legislatura de Córdoba, que le da estatus legal y a la vez regula el juego online, establece que habrá al menos diez empresas que estarán habilitadas para esa actividad y, además, que podrán explotar el negocio por un plazo de 15 años.

¿Qué dice la ley que fue presentada por 5 miembros de Juntos por el Cambio y apoyada mayoritariamente por el oficialismo de Hacemos por Córdoba?

El texto tiene 26 artículos. El primero da un marco general a la nueva normativa: “La presente ley tiene por objeto regular el juego en línea, con la finalidad de garantizar el orden público, erradicar el juego ilegal y salvaguardar los derechos de quienes participen en ellos”.

Esos objetivos se cumplirían a través de la legalización del juego, que hoy funciona clandestinamente, y del cobro de un canon para el Estado que será, como mínimo, del 10% de la facturación bruta, que contempla los ingresos menos los premios otorgados.

Las empresas licenciatarias deberán llevar un registro de cada uno de los jugadores.

Otro artículo relevante es el segundo porque define qué es el juego en línea:“Es aquel realizado por medios electrónicos, informáticos, de telecomunicación o a través de otros procedimientos interactivos”. Y están incluidos los juegos de casino, las apuestas deportivas, loterías y los que se definan por vía reglementaria donde se arriesguen cantidades de dinero sobre resultados futuros e inciertos.

También están las prohibiciones, que incluyen la imposibilidad de que los juegos online habilitados en Córdoba atenten contra la dignidad de las personas;tampoco pueden participar menores de edad ni accionistas de las empresas licenciatarias del juego online. También quedan afuera deportistas, entrenadores u otros participantes de actividades deportivas sobre las que se hacen las apuestas. Tampoco podrán participar los árbitros.

La explotación de licencias -artículo 5- podrá ser realizada por personas humanas o jurídicas, entidades públicas o privadas con domicilio en Córdoba.

En el artículo 6 se establece que se darán hasta diez licencias, aunque la autoridad de aplicación podrá duplicar ese número.

Nadie puede ser titular de más de una licencia y el plazo máximo de vigencia de las licencias será de 15 años.

Los licenciatarios estarán obligados a llevar un registro de jugadores. Además tendrán prohibido conceder préstamos a los jugadores. Y estarán obligados a respetar la ley contra el lavado de activos y a colaborar en la detección de juegos ilegales.

La ley también detalla cómo deberá hacerse la homologación de los sistemas técnicos -software, equipos y más equipos- que se usarán en el sistema cordobés de juego online.

El sistema técnico debe garantizar la confidencialidad de las comunicaciones, resguardar la identidad de los participantes y permitir la emisión de reportes cada vez que la Provincia los solicite.

Además, los licenciatarios estarán sometidos a un sistema de control en línea.

El artículo 14 señala que sólo se podrán recibir apuestas de personas que figuren inscriptas en un registro de jugadores. Allí deben estar el nombre y el apellido de cada jugador, DNI, dirección y datos adicionales. “Los licenciatarios deben comprobar la exactitud de la información aportada por el jugador”, dice la ley.

Además, cada empresa que explote el juego online debe tener una cuenta de juego única para cada jugador en la que deben registrarse las transacciones. “El jugador puede efectuar acreditaciones y retiros a través de transferencias bancarias. No puede realizar acreditaciones en su cuenta con recursos provenientes de cuentas que tengan su origen en planes o programas de ayuda social, financiados por el Estado”, se lee en el artículo 15.

La ley también establece que las empresas licenciatarias tendrán prohibido publicitar o promocionar los juegos de azar online.

El canon obtenido del juego online será destinado a programas sociales de manera íntegra.

Y será, como mínimo, del 10 por ciento.