Villa María | ordenanza | conciencia | Seguridad

El juez de Falta considera "factible" que se implemente el trabajo comunitario como sanción en Villa María

Lo afirmó el magistrado Julio Aliciardi, quien además la consideró una medida de "gran impacto". Aseguró que la puesta en práctica dependerá del accionar de Seguridad Ciudadana

El jueves pasado fue aprobado por unanimidad el proyecto de ordenanza del bloque Vamos Villa María, en el que apuestan por el trabajo comunitario como sanción para poder fomentar la toma de conciencia sobre el contexto sanitario vigente en la ciudad.

En este sentido, desde el Juzgado de Faltas Municipal, Julio Aliciardi aseguró: “Es totalmente factible, en lo particular, considero a la medida de gran impacto”. Asimismo, agregó que la puesta en práctica de la normativa “dependerá fundamentalmente de la actuación de los agentes de Seguridad Ciudadana, porque en definitiva, el juez va a evaluar la conducta a seguir en función de su actuación”.

Por otro lado, aclaró que el trabajo para poder implementarla depende del órgano Ejecutivo. “Entendemos que esta semana ya debería estar en condiciones de publicarse y luego de los días que corresponde entrar en vigencia”, precisó.

Factibilidad

El magistrado mencionó que una vez entrada en vigencia comenzará a regir. No obstante, apuntó que la importancia de la ordenanza reside en “coincidir en que es necesaria una toma de conciencia de lo que está pasando”. Debido a que “el rango etario ya está por debajo de los 40 años y los cuadros son más complejos”.

En torno a la sanción para quienes organizan fiestas, difunden o asisten a ellas, Aliciardi describió que son una de las principales causas “de la escalada de contagios”. En referencia, indicó que el trabajo comunitario en diferentes espacios relacionados con el Covid permita la real toma de conciencia.

Con la implementación, destacó que es imperante la puesta “en el lugar del otro –dirigiéndose al personal de salud y voluntarios- de la manera que corresponde”. De esta manera, que quienes incumplen los protocolos vean “lo que está pasando en primera mano con esta pandemia”.

En este marco, sobre la posibilidad de generar conciencia, brindó su apreciación personal y dijo: “Creo que la ordenanza es un instrumento que coadyuva” y agregó que al ser sancionadas 21 horas como mínimo y 100 como máximo, inclusive que puedan duplicarse por reincidencia, será posible la toma de conciencia.

Implementación

En torno a cómo será reglamentada, explicó que será ante la constatación de la falta. “Creo que hay que dividir, puede ser que la fiesta sea desactivada por la Policía de la Provincia sin la colaboración de Seguridad Ciudadana, en la cual las sanciones ya irían por vía judicial eventualmente en el caso de alguna imputación o a través las sanciones que establecidas”, detalló

En cambio, señaló que toda vez que el Municipio, a través de los agentes de Seguridad Ciudadana, procede a la desactivación de una fiesta no autorizada -más allá de la presencia del personal de la departamental-, tendrá que identificar a las personas para luego aplicar esta ordenanza y las sanciones ya existentes.

Asimismo, especificó que será para fiestas clandestinas, reuniones y “todo lo que no esté permitido dentro de las modificaciones que ha habido últimamente y que son de conocimiento público, por ejemplo, que las reuniones deben ser de 10 personas y demás”.

Facultad

Sobre la ordenanza, precisó que todavía no fue publicada, por lo cual no rige. En efecto, tras entrar en vigencia, habilitará a los jueces para sancionar con trabajo comunitario “cuando se advierta alguna violación a la ordenanza que consiste en no atender las normas de bioseguridad en general”.

En este sentido, expresó que el Juzgado de Faltas es el órgano de aplicación de la normativa que apunta “contra la realización de fiestas clandestinas, ya sea en casas particulares o en lugares públicos, como ha pasado en la zona de la costanera y del puente andino”.