Villa María | oscar-fasolis | James-Craik |

“Lo que hicimos hasta ahora es poco con relación a lo que hay que hacer”

El actual mandatario precisó que la localidad debe continuar por la misma senda de crecimiento al menos unos 8 o 10 años más. Destacó que trabajan en un banco de tierra cuyos terrenos saldrían a la venta antes de fin de año

Oscar Fasolis logró un contundente respaldo popular para ser reelecto intendente de James Craik, por lo que continuará al frente del Municipio hasta el año 2023. Lo hizo prácticamente con el mismo caudal de votos que en 2015, en representación del Movimiento de Acción Vecinal.

Tras los festejos por la victoria, el mandatario dialogó con PUNTAL VILLA MARÍA y reconoció que el resultado “es un respaldo a lo que se viene haciendo”, y entendió que el proceso de transformación de James Craik se deberá extender “al menos durante los próximos 8 o 10”.

“Esto no es el resultado mío, sino de todo un equipo de trabajo. Es muy raro que en estas épocas se hable de grupo, porque Argentina en realidad quiere caciques y lo que está haciendo falta son equipos. En James Craik logramos eso”, sostuvo.

Entendió que el respaldo popular se debió a que “la gente vio lo que se hizo, gestionándose mucho afuera para poder hacer mucho adentro. Los avances fueron categóricos. Veníamos con un estancamiento de muchos años”.

Insistió en que el pueblo “ahora empieza a resurgir, y nos pone en una situación de responsabilidad grande, porque nos tenemos que empezar a medir con nosotros mismos. Todo lo que hicimos hasta ahora es poco en relación a lo que hay que hacer de ahora en más”.

Abordado justamente sobre lo que se viene, Fasolis mencionó que “venimos de más de 10 o 15 años de estancamiento, prácticamente no había obras de infraestructura, ya que se priorizaron edificios. Tenemos una escuela de cultura que es muy buena, la Municipalidad es fantástica, el escenario del anfiteatro, pero teníamos un problema muy grave en los otros frentes”.

Y recordó la ausencia de “cordón cuneta, calles pavimentadas, el pueblo se inundaba y no había un proyecto de desagües. Todo lo que no se hizo lo empezamos a hacer con un esfuerzo muy grande, y no son obras que se terminan en cuatro años más; James Craik necesita este ritmo por los próximos 8 o 10 años”.

“El objetivo es seguir haciendo lo que hicimos, afianzarlo y mejorarlo. Pero también duplicar los esfuerzos en materia social”, remarcó, y aclaró que el avance que tanto demanda “no es igual en todos los pueblos. Muchos avanzaron más rápido, pero nosotros debemos sentirnos orgullosos de lo que tenemos”.

Vivienda y empleo, las demandas

Las poblaciones tienen demandas comunes que las unen. Entre ellas, la necesidad de contar con una vivienda y la generación de empleo es común en toda la región. Al respecto, Fasolis reconoció que James Craik no escapa a esa realidad, aunque aclaró que cumplirla al 100% es imposible.

“La demanda total nunca se puede cumplir. En cuanto a viviendas, James Craik tiene un problema grave de tierras, porque las que hay están en condiciones muy precarias de documentación y no es sencillo avanzar al respecto”, sostuvo.

Reconoció además que se está migrando a un sistema distinto al utilizado durante años, donde los gobiernos impulsaban la construcción de barrios: “Ahora prácticamente toda la infraestructura es financiada por los bancos o externos, y apuntan a darle un crédito a una persona para que construya su casa”. 

Entonces, “es difícil poner en la cabeza de la gente que ya no se van a construir barrios como antes. Está cambiando el sistema, y esto ya no es responsabilidad del Municipio, sino de los gobiernos centrales. Hay muchos municipios que tienen programas habitacionales que andan bien, y otros no tanto. Pero en Municipalidades como estas que no lo iniciaron en su momento, hoy no tienen los recursos como para iniciarlo”. 

Apuntó que desde hace años “venimos trabajando en la recuperación de tierras, y seguramente antes de fin de año tendremos un paquete interesante de lotes sociales para poner a la venta”.

En cuestiones laborales, “James Craik tiene una tasa de empleo importante, con industrias y cooperativas que generan mucha mano de obra, como así también el Municipio. Nunca alcanza, pero siempre se busca generar”.

Puso como ejemplo el proyecto de la planta de cemento, próxima a inaugurarse, “que se realizó con intervención pública y privada que permitirá mejorar el precio del hormigón y poder volcarlo a las obras del pueblo”.

Y pronto también empieza la construcción “de la planta de biogás, que servirá para la generación de energía eléctrica. Estuve reunido semanas atrás con los inversores y entiendo que en 30 o 40 días comienza la construcción de la planta, lo que también generará mano de obra”. “Intentamos cubrir la demanda con empresas privadas, ya que el Municipio tiene un límite. Trabajo hay, pero el dinero no alcanza para pagar”, dijo.



Daniel Brusa.  Redacción Puntal Villa María

Comentá esta nota

Noticias Relacionadas