padres | Justicia | pareja

"Desde que comenzamos este proceso, ya nos sentimos papás"

Lo confirmó Luis Renaudo, quien junto con su pareja Andrés Zapata esperan la aprobación de la Justicia para continuar con el tratamiento. Es la última oportunidad que poseen para tener a su bebé en brazos

En el Día del Padre, PUNTAL VILLA MARÍA dialogó con Luis Renaudo y Andrés Zapata, una pareja que lucha por tener un bebé desde el 2014 y diferentes obstáculos impidieron tal cuestión. En este momento, esperan la aprobación de la Justicia para intentar con la tercera y última oportunidad de cumplir su sueño.

“Desde que comenzamos este proceso, ya nos sentimos papás”, aseguró con felicidad Renaudo, y agregó: “Este día es muy especial y anhelamos la primera celebración junto con nuestro hijo, porque desde el inicio empezamos a vivir esta fecha”.

En este marco, mencionó que tal vez su sueño quede en el anhelo, pero que se sienten partícipes de la buena fortuna de aquellas parejas a las que acompañan en el proceso.

Respecto a la nueva gestante, el entrevistado comentó que se trata de una familiar allegada que cumple con los requisitos puestos por la Justicia, una mujer que ya fue madre y que por altruismo llevará a cabo el tratamiento.

Sobre la primera gestante, su amiga Mariana, comentó que profesionales médicos advirtieron posibles riesgos por su edad.

En este marco, recalcó: “Lo que hicimos fue priorizar su salud, postergando nuestro sueño de ser padres, fue la mejor decisión”.

No obstante, remarcó: “Ella todavía continúa acompañándonos, seguimos siendo una familia que se ensambla cada vez más”.

Día del Padre

“Esta fecha es muy importante porque si bien uno no es padre, creemos que desde el deseo nos vamos preparando para el primer día en que lo podamos disfrutar con nuestro hijo”, exteriorizó feliz Renaudo.

En este contexto, señaló que “hay muchas maneras de paternar”, siendo progenitor es una, pero además comentó que uno puede serlo con sobrinos, amigos e incluso acompañando otras parejas que poseen el mismo sueño. “Cuando comenzamos este proceso nos dimos cuenta de eso, porque entre personas que pasamos por estas circunstancias nos acompañamos generando una red”, indicó.

En efecto, subrayó que hoy podrán celebrar “no solamente las personas que tienen hijos, sino también aquellas que son allegadas a la búsqueda de ser padre o madre”.

“Es un camino de apoyo y el día que llega podrá dársele otra significancia, con la llegada del pequeño ser”, manifestó.

Sobre la lucha que tuvo sus inicios en 2014 y que fue trascendental en la provincia y en el país, Renaudo dio a conocer que personas de toda la Argentina se han comunicado para recibir consejos, para felicitarlos e incluso agradecerles por devolverles las ganas de seguir luchando.

“Puede que nosotros no lo logremos, pero otra gente sí podrá o incluso ya lo hizo, y allí reside la importancia de esto, de luchar para todos”, garantizó.

Además, aseguró que dista de ser una lucha individual y que hay muchas parejas más que marcaron precedentes al “abrir caminos”, más allá de la orientación sexual.

Gestante

Cuando iniciaron con el proceso, Mariana fue la amiga que ofreció gestar el bebé de Luis y Andrés. Pero para ello, debieron obtener el aprobado por la Justicia que demoró dos años.

Por lo que narró Renaudo, la lucha por ser padres fue muy ardua, de muchos años. Cuando lograron ingresar la demanda a la Justicia de Córdoba, Mariana tenía 44 años, y al recibir la aprobación ya estaba camino a los 47.

Describió que intentaron dos veces en ese lapso, pero que los profesionales le recomendaron culminar allí tras dos intentos negativos.

“Estábamos buscando gestante y de la nada nos dimos cuenta de que se hacía re difícil”, sostuvo el entrevistado, y agregó que fue porque mujeres se contactaban pidiéndole sumas millonarias o bienes materiales costosos para subrogar.

Tras varios meses en esa situación, mencionó que pensaron en terminar y no hacer nada. Asimismo, explicó que en caso de poseer el recurso económico para hacerlo, tampoco lo llevarían adelante, dado que la demanda aprobada por el juez Sebastián Monjo requería que sea una decisión altruista por parte de la gestante.

Cuando vieron todo perdido, indicó que apareció su nueva gestante, una familiar allegada. “Fue volver a arrancar, presentamos la semana pasada los documentos correspondientes al juez para hacer en la demanda el cambio del nombre”.

La siguiente instancia, según detalló Renaudo, consiste en obtener la aprobación por parte de la Justicia Villamariense y llevar a cabo su tercera y también última oportunidad.

“Si todo sale bien, es probable que este año volvamos a intentar hacer una transferencia embronaria para poder ser papás. Estamos muy contentos”, alegó.

Acompañamiento

El entrevistado reveló que cuando comenzaron a luchar por ser padres se trató de una lucha como pareja, pero de manera individual.

Sin embargo, que esa situación cambió al atravesar el proceso legal. “Nos dimos cuenta de que era un abanico de posibilidades para que las parejas, sean dos hombres, dos mujeres, un hombre y una mujer o monoparentales puedan lograr ser padres”, exclamó

Frente a esto, destacó que se trata “de cumplir un sueño” y que por medio de la difusión las personas empezaron a llamarlos y pedir consejos.

A partir de allí, afirmó que contribuyen a evitar ciertos problemas legales que tuvieron desde el desconocimiento, “al ser la primera pareja igualitaria en hacerlo en Villa María”.

“Nos llamó gente de toda Argentina. Incluso gente que reconoce nuestra lucha, nos ven en la calle y nos preguntan cómo va el proceso”, apuntó, y agregó: “Es una referencia y la gente lo tomó bien”. Sobre la lucha, enfatizó que la importancia reside en que muchas otras personas lo pueden hacer también.

“Esto tiene que ver, enmarcado en el mes del orgullo también, en reconocer y dar derechos a quienes no los tenían. Para que muchas parejas igualitarias puedan ser padres o madres sin la necesidad de afrontar estos procesos, que sepan que se puede”, declaró.

Sobre los obstáculos, señaló la Justicia y aseguró que en Villa María hay “varios casos estancados y que los jueces no resuelven para darle la oportunidad de ser padres”.

“El tiempo pasa y es importante, porque implica una posibilidad menos en cuanto a la gestante, ya que la salud reproductiva se va viendo complicada”, remarcó.

Identidad

“El proceso y la Justicia son muy importantes en el marco del derecho de la identidad del bebé”, garantizó Renaudo.

De este modo, explicó que podrían realizar el tratamiento en Buenos Aires, ya que legalmente el bebé puede nacer sin ningún amparo legal.

En este sentido, aclaró que -mediante un acuerdo entre la pareja y la gestante- el bebé es anotado en el Registro Civil bajo el nombre de sus padres de intención. A diferencia de la provincia de Córdoba, donde es necesario un aval de la Justicia.

Sobre la oportunidad de hacerlo en Buenos Aires, aseveró que no quiere, porque desean que en Córdoba “todas las parejas puedan hacerlo”.

En efecto, el entrevistado se dirigió al juez villamariense y le solicitó: “Queremos que nos dé la posibilidad de cumplir nuestro sueño mediante esta nueva gestante”, y agregó: “Nos queda solo un embrión, es nuestra última posibilidad y lo queremos hacer, porque por sobre todas las cosas queremos festejar el día del padre”.

“Hay que soñar en grande. En mi caso sueño, valga la redundancia, con mi imagen junto a un niño jugando. Eso me llena de regocijo”, comentó feliz.

Para finalizar, comunicó que están trabajando para lograr un amparo colectivo con el fin de implementar en la Provincia de Córdoba la misma política que en Buenos Aires.

“Esto es para que sea legal poder ser padres sin la autorización de un juez, porque son muchos obstáculos que uno tiene, salvaguardando que somos una pareja de varones, pero las heterosexuales también”, cerró.